Yves Saint Laurent, diseñador eterno

“En moda, el estilo es eterno”; Yves Saint Laurent.

Yves-Saint-Laurent-diseñador-eterno-00

      Mientras estudiaba mi segundo curso en el instituto recuerdo vestir la primera camisa de marca. Era una YSL. Mil rayas azules tan finas que se convertían en un liso -malva- cuando se veía a escasa distancia. Clásica. No sabía absolutamente nada de moda, pero ese logotipo de tres letras superpuestas -diseñado por Cassandre en 1961 y que haría las delicias del diseñador gráfico actual más vanguardista- era garantía suficiente para identificar a una prenda con la suprema elegancia.

      Yves Mathieu Saint-Laurent (Orán 1936 – París 2008) fue desde niño un enamorado del diseño. De la alta costura femenina. Provocador. Inseguro. Drogodependiente. Homosexual. Genial. Llego a recibir la legión de honor -máxima distinción de su país- de manos del Presidente de la República.

      Su madre –Lucienne Andrée Saint-Laurent– fue su primera musa, protectora e inspiradora; y junto a su socio, amante y amigo –Pierre Bergé– las personas más cercanas en su vida.

      Desde muy joven el modisto apodado como El Principito por sus paisanos sufrió episodios de depresión. El primero fue provocado por su fugaz estancia en el ejercito francés. Sin embargo estas enfermedades mentales no le impidieron tener el arrojo suficiente como para fundar su propia marca con solo 26 años, tan pronto como es despedido de la empresa de su protegido y mentor Christian Dior. Firma para la que trabajaría durante poco más de un lustro, mitad del tiempo junto al maestro Dior y la otra mitad dirigiéndola en solitario tras la muerte del fundador.

      Se empeñó en vestir a la mujer con prendas exclusivas hasta la fecha de hombre. Así, en 1966 las vistió con esmoquin. Y paulatinamente fue diseñando para ellas su conjunto de chaqueta con pantalones incluidos (impensable en la alta costura de la época), las bermudas o la sahariana.

      Tuvo como clientes destacadas a la mujer del Duque de Windsor y a las damas más famosas del momento: Catherine Deneuve, Sofia Loren, Elizabeth Taylor, Marlene Dietrich o Farah Diba entre otras.

      Su vida como la de tanto genio estuvo regada del alcohol, plagada de escándalo y alimentada con todas las sustancias prohibidas. Sin embargo hay que rendirse a los números de la obra de Saint-Laurent: facturó más que la Renault con su propia firma (YSL) y el 50 % de las exportaciones de moda en Francia eran de DIOR mientras él la dirigió.

      Fue por muchos motivos un erudito. Primero en incorporar a modelos negras en un desfile, precursor de una colección completa de prêt-à-porter para democratizar la alta costura, se inspiró en los pintores mas vanguardistas -como Piet Mondrian- y es el único modisto hasta la fecha cuyos vestidos han sido expuestos en museos de la talla del Metropolitano de Nueva York.

      Demostró que para hacerse eterno hay que adelantarse al tiempo que se vive, rompiendo las reglas imperantes pero destacando en excelencia. Apoyándose para ello en provocaciones como lo fueron: vestir a las mujeres con transparencias que no dejaban lugar a la imaginación o promocionar su propia colonia Pour Homme (1971) desnudándose integralmente para posar solo con el frasco. Todo genio.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Yves-Saint-Laurent-diseñador-eterno-01

[mc4wp_form]