Visita a Luis Sans en Santa Eulalia 1843

“Los humanos forjan su propia historia, pero no en circunstancias elegidas por ellos”; John Lanchester (1926), novelista alemán.

      Después del orgullo que supuso haber sido vestido por D. Jaime Gallo, DEP; no resultaba fácil emular dicha experiencia. No al menos dentro de nuestras fronteras. Tristemente desaparecido el maestro de maestros, la siguiente parada entendí que debía estar en Barcelona. 

      La Ciudad Condal acoge entre sus numerosas maravillas a una de las boutiques más afamadas internacionalmente: Santa Eulalia. Fundada en 1843 alberga en sus entrañas -como esencia- una arraigada cultura sartorial.

      Este establecimiento -ubicado en el número 93 del Paseo de Gracia- dispone de más de 2.000 m2 divididos en tres plantas dedicadas a vestir al hombre y la mujer (sección donde tuve el placer de ser presentado a Sandra Domínguez, estilosa esposa de Luis Sans, quien se responsabiliza del apartado femenino). Entre su oferta se encuentran artículos de las primeras firmas a nivel mundial, más en su planta baja es donde se cuece a fuego lento el trabajo asociado al arte. La sastrería.

      El bespoke cuenta con un amplio espacio que se reparte en las siguientes dependencias: una refinada estancia diáfana dedicada a la elección de los tejidos, la serie de probadores con el central para la toma de medidas y un taller de generosas dimensiones para el laboreo separado del resto por el archivo histórico con los patrones en papel de Manila. Como en las cocinas de los restaurantes más vanguardistas un formidable ventanal permite ver parte del trabajo que realizan los oficiales, los cuales también llevan a cabo ajustes en los bajos o arreglos del entalle de las prendas RTW que venden.

      Numerosos profesionales trabajan en Santa Eulalia, en torno a 70 contratados, y en su sastrería no solo tienen a una persona de referencia cuyo nombre da título a la firma. Cuestión que abunda a lo largo y ancho de este universo. Sino que es la firma SXE quien cuenta con un completo equipo capitaneado por Marc Munill, sastre veterano con una dilatada trayectoria, y dos experimentados sastres: Raúl Perera y Jari Makela. Además del maestro camisero Manel Manobens y una veintena de oficialas en plantilla, cifra se llega a doblar en periodos de máximos.

      Visitar a Luis en su casa ha sido una meta de todos estos años; mas las cosas llegan cuando tienen que venir y no cuando nosotros queremos que sucedan.

      Para quien no conozca aún a este empresario catalán de Barcelona, diré que Luis Sans Merce nació en 1.965. Estudió administración y dirección de empresas en ESADE, licenciándose en el año 1.989.

      Con el fallecimiento de su padre, en 1.988 se hace cargo de la empresa Santa Eulalia, S.A. a la temprana edad de 22 años, del que ya era socio su bisabuelo. Hoy sigue dirigiendo esta sociedad de la que es propietario.

      Además, desde 2.009 preside la Asociación del Paseo de Gracia y es miembro de la Junta de Gobierno del Círculo Ecuestre. En 1998 participa del Pleno de la Cámara de Comercio, cargo que ocupa hasta la actualidad; así como forma parte desde su fundación del comité ejecutivo de Turismo de Barcelona en 1993. Presidente del programa Barcelona Premium, que promociona el turismo de lujo en Barcelona, también es miembro del comité ejecutivo del Gremio de Comercio Textil y Sastrería de Barcelona desde 1.988.

      Había departido por teléfono con él a menudo e intercambiado diferentes comunicados vía email; sin embargo es en el contacto personal donde Luis transmite verdadera cercanía y accesibilidad. Se muestra atento, cordial y generoso con una confianza propia de la gente con mundo. Como si me conociera de toda la vida.

      Se ilusiona comentándome que en las ilustraciones de José Luis Rey y Henry Ballesteros que adornan las paredes de la cafetería, la figura de las mujeres están inspiradas en la imagen de su abuela paterna Montserrat Roig. Y no deja de atender a cuantas preguntas le realizo sobre los perfumes que elaboran con su propia marca, o abrir tantas estancias como nos vamos encontrando en nuestro recorrido.

      Luis viste de sastrería. Prendas que han sido medidas, cortadas, cosidas y planchadas en las catacumbas de su negocio. Porque apuesta de manera decidida por una artesanía con la que ha vestido a lo más granado de la sociedad catalana y el resto de España. Reconociendo en su página web que lo hicieron con notables como Juan Antonio Samaranch en las olimpiadas de 1992, y otros nombres ilustres se adivinan en los documentos archivados. Gente, en resumen, de tono y muy principal.

      En seguida me ofrece probar su servicio de sastrería a lo que con gusto me presto, así como a tomar un café en su Bistrot & Champagne Bar para la entrevista que me realizó Mini Garibay de Elogia (su empresa de comunicación) y que publicaran uno de estos días en su magazine. Cuestiones ambas, y algunas más, que abordaremos en próximos capítulos.

      El lujo debe ser la excelencia, y no solo algo caro. Hago mías las palabras de Carlos Falcó en El Mundo para asociar al lujo con obras de arte(sanía) genuinas realizadas con la mayor calidad (de materia prima y mano de obra) y no a “cosas” de alto precio, pero meramente superfluas.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Santa Eulalia

[mc4wp_form]