Visita a D. Jaime Gallo: La perfección es aburrida, los trajes tienen que tener “chispa”.

“El genio se compone del dos por ciento de talento y del noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación”, Ludwig Van Beethoven.

jaime-gallo-sastreria-gallo-camiseria-best-00

      Dicen los que más saben de este noble oficio de la sastrería que existen dos ligas: Una en la que juega D. Jaime Gallo y otra donde lo hace el resto. Al apellido Gallo lo podemos asimilar al de Di Estéfano, en la aguja y la tijera, aunque reconoce que hay más elegancia en el mundo del toreo que en el balompíe.

      Lo que me encontré en mi reciente visita a la Sastrería Gallo de Madrid fue, ante todo, a un HOMBRE con mayúsculas, un caballero que se autodefine como difícil, pero que nos abrió generosamente las puertas de su casa y gran parte de su corazón confesando emocionado una reciente gran pérdida.

      Sensible con la situación actual de España a la que siente triste pero responsable de nuestro estado, pues asume como propia cualquier consecuencia. No le debemos echar la culpa a nadie de lo que nos ocurre, reiteró dos veces durante nuestra conversación. En un par de años nos recuperaremos seguramente y con ello la alegría, lo que se traducirá en una mayor la elegancia y el color para los caballeros. Ahora mismo describe a nuestro país con un solo adjetivo: triste.

jaime-gallo-sastreria-gallo-camiseria-best-01

      En el pasado reciente había mantenido dos conversaciones telefónicas con el Sr. Gallo en las que siempre se mostró generoso, pero es en la distancia corta donde se manifiesta su talla como un ser humano entrañable. Sonríe socarronamente cuando el motivo lo merece y resulta agradable oírle relatar como su vestidor se convierte -en ocasiones- en un confesionario donde descubre el lado humano de tantos y tantos clientes en sus largas jornadas de trabajo.

Personalidad
Don Jaime define su arte como fruto de su condición de incansable trabajador y confiesa que: nunca le he recriminado a ningún oficial fallo alguno, pues yo soy el máximo y único responsable del trabajo final.

      Desearía jubilarse pero quiere ante todo asegurar el relevo generacional. Apuesta mucho por los jóvenes, y actualmente está invirtiendo en la formación de dos aprendices. Lo importante, recuerda, es que sean ante todo buenas personas.

      Percibo a un hombre entrañable bajo esa ficticia coraza distante que le ayuda seguramente a huir de la prensa sensacionalista que le acosa para desnudar a su insigne clientela. Los retratos de varios premios Nobel y los más ilustres representantes de nuestra sociedad se reparten por su local con delicada sencillez y fuera de toda primera vista u ostentación.

Sastrería
Decir Jaime Gallo es referirse a la mejor confección artesana masculina de España y a un embajador de la misma gracias a su clientela cosmopolita. Nos muestra, al azar, patrones de clientes de Ecuador o Suiza… que tiene sobre su mesa de trabajo en ese momento. A la sastrería Gallo peregrinan clientes de medio mundo.

      No considera, modesto, a la sastrería española como la mejor del mundo pero como lo hicieron el golfista Severiano Ballesteros y tantos otros en múltiples disciplinas… eso sí: lo podremos llegar a ser, si lo trabajamos suficientemente. Esa es su reflexión.

jaime-gallo-sastreria-gallo-camiseria-best-02

      En cualquier caso, don Jaime asegura que la perfección, en ocasiones, es aburrida. Un buen traje debe tener, ante todo “chispa”, alma, para ser verdaderamente bueno.

      Cree necesaria la existencia de talleres de costura, y que estos vayan en aumento. El suyo propio llegó a tener más de 60 oficiales aunque ahora el número es mucho menor. Los jóvenes se van a las marcas, precisa, pero todavía hay padres que cuando sus hijos llegan a la mayoría de edad les traen para hacer sus primeros trajes y vayan educando su gusto por el buen vestir.

      En el trabajo diario, encuentra que la máxima complejidad está tanto en el hombro del cliente como en su cuello y los patrones han de ser verdaderos planos de precisión con tres dimensiones: es la base, dice, con ellos bien definidos puedo realizar cualquier prenda sin ver a su futuro portador hasta el final.

      Respecto a la sastrería internacional, a la que conoce muy bien, huye de la dualidad: napolitana a la que ve favorecida, bromea, por la afición al buen vestir de los miembros de la Mafia, y británica a la que califica como demasiado seria. Elogia a algunos colegas alemanes como tan buenos en el oficio como haciendo coches.

jaime-gallo-sastreria-gallo-camiseria-best-03

      Sobre sus gustos se reconoce lector de libros de moda clásica, a los que reconoce muy trabajados pero algo densos y se decanta por hacer un buen abrigo clásico por debajo de la rodilla como preferencia en sus labores.

      Incluso ha visitado ferias como Pitti a la que califica como totalmente de confección.

      Se reconoce admirador de mi ovetense paisano Collado al cual reconoce supo crear un sello propio.

      Una hora larga de visita para presentarme que estoy deseando repetir a un auténtico santuario de la sastrería mundial.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
© Fotografía: Jose M. Salgadojaime-gallo-sastreria-gallo-camiseria-best-04

  • Felicidades David, una gran entrevista.

    Aunque no tengo el placer de conocer en persona a Don Jaime, si que conozco su trabajo, y como siempre te he dicho, cuando se habla de la sastrería española, te pueden venir a la cabeza varios nombres, pero entre ellos siempre está del de don Jaime. Digo yo que por algo será.

    Un abrazo

    • Amoreno

      Muchas gracias amigo Agustín.
      Pues te invito a hacerlo porque realmente es todo un caballero.
      La idea de la otra liga me ha venido como consecuencia de las largas charlas con todos vosotros…
      Un fuerte abrazo,