Ventajas de una chaqueta cruzada

“Todo lo que se puede probar debe ser probado”; Malcolm Gladwell (1963), sociólogo canadiense.

      Resulta más bella. Pero si con esto no fuera suficiente, solo porque esta mucho menos vista que la chaqueta de hilera sencilla ya nos debería valer para decantarnos por alguna de doble botonadura.

      No se trata de tener muchas de este tipo, ni siquiera la mayoría. Sino de disponer al menos de un modelo para variar y disfrutar de esta otra versión de la misma prenda.

      La blazer de seis botones es más seria. Su cierre la hace más formal, ya que la imagen nos recuerda al uniforme de gala de un oficial de la marina. De alguna manera, también, se asocia a personas mayores pero esto es sencillamente porque el gusto se educa con el tiempo.

      Tonos diferentes del azul o el gris contribuyen a rebajar su sobriedad.

      Ambas modalidades de chaqueta datan de la misma época, mediados del siglo XIX. Años en los cuales era impensable dejar a la vista -como ocurre en nuestros días- más de lo imprescindible de una camisa. Puños y cuello. Por lo que sustituye, de alguna manera, con una sola pieza al conjunto formado por la chaqueta sencilla y el chaleco interior.

      Este tipo de ropa, las cruzadas, agradecen de manera especial un dobladillo en el bajo del pantalón. Su carácter lo reclama ya que armoniza el conjunto. Al contrario que ocurre con las de hilera sencilla, que por su sencillez de líneas se puede prescindir perfectamente con una caída limpia en el final de la pernera.

      No se recomienda para personas gruesas o bajas, pero eso es debido en parte al desconocimiento. Si el largo de la chaqueta presenta una longitud reducida, su tejido líneas que la estilicen, dispone de las solapas estrechas o existe cierta proximidad entre las filas de botones se compensa el efecto indeseado de acortar o engrosar la figura.

      La chaqueta cruzada también presenta similares beneficios en el caso de utilizarla para un conjunto de chaqueta de diferente tela que el pantalón. Suaviza su rigor y se agradecen durante el frío porque cierran alto y protegen más.

      A pesar de ser más seria, debido a que deja a la vista mucha menos porción de camisa puede dejar descansar la corbata -sin mayor problema- en tantas oportunidades como la sencilla. Sentándole igual de bien o incluso mejor un jersey de cuello cisne de jersey o un pañuelo al cuello (Ascot).

      Todo son ventajas y no encuentro inconvenientes mayores que el de su escasa oferta.

      Muchas gracias y saludos cordiales,

David García Bragado