Vaqueros, Teba y chaleco de punto

“La actitud es la de expresar las cosas que a vos te interesen hacer, o sea, lo que vos haces es de alguna manera parte de lo que vos vivís”; Clorindo Testa (1923-2013), arquitecto argentino.

      El chaleco es la prenda de punto que menos se utiliza. Queda algo relegada de nuestro vestuario, así como de las colecciones de las firmas, a pesar de aportar un estilo singular y permitir una mayor libertad de movimientos en los hombros. Por no hablar de la comodidad cuando se viste con una chaqueta por encima.

      La mayor ventaja, estética, del jersey sin mangas es que deja un mayor protagonismo a la camisa al mostrar sus mangas. Lo que por otra parte hemos de tener en cuenta porque la convierte en la pieza más sport del género.

      Cuando Alberto Olego me hizo la última chaqueta tenía claro que la iba a utilizar con prendas de punto en su interior. Así que he planificado mis compras desde entonces en este sentido.

      Adquirí dos chalecos. Este marrón que presento ahora de la firma DUSTIN confeccionado con lana y acrílico a partes iguales. Y otro de botones gris tipo cashmere. Ambos de entretiempo. Pues el segundo tiene un curioso porcentaje de 95% algodón y 5% de lana cashmere que le hace más suave que abrigado.

      Mi chaqueta, mezcla Teba y Sahariana, la utilizo pensando en ella como un sobretodo. Nunca para ponerle un abrigo por encima. De ahí la necesidad de una prenda intermedia para que cuando entro en un local interior, si necesito sacarme la chaqueta aún quede vestido.

      La camisa corresponde a la firma ARROW. Que aunque parecía no pasar por su mejor momento a juzgar por la mala calidad que me demostró la última de sus camisas que gasté, el tejido de ésta tenía mejor pinta. A parte del gran acabado de siempre para ser de confección industrial. Refuerzos en las costuras laterales inferiores, ballenas de repuesto, dos pinzas que recorren ambos costados para ajustarla, sin tira en la botonadura frontal y una tela de filo hilo algodón 100%.

      Los complementos de piel son de COCUAN, los pantalones de GANT y calzo los zapatos de MEERMIN. Justificando que no exageraba cuando admitía que los utilizaba de forma asidua.

      Quizá las últimas apariciones están siendo un tanto relajadas de más con tanto vaquero, zapato marrón y lanas afelpadas… pero es lo que, ahora, toca. Vestimos como vivimos.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo