Una nueva charla con G. Bruce Boyer

“Elegancia y gracia no necesariamente van de la mano, pero encuentro que todos los hombres que admiro por su gusto además tienen corazones muy abiertos y generosos espíritus”; G. Bruce Boyer.
“Stylishness and graciousness of mind do not necessarily go together, but I find that all the men I admire for their taste also have very open hearts and generous spirits”; G. Bruce Boyer.

g.bruceboyer-truestyle-menswear-influencer-moda-maculina-clasica-00

      Los escritores referencia de la moda masculina universal influyen en las conciencias, no en las apariencias de los hombres que les leen. Desde España o los países de habla hispana no hemos sido exportadores de tendencias como desde Alemania Bernhard Roetzel, el Reino Unido James Sherwood (que pronto volverá a estar con nosotros) o la vecina Francia con Hugo Jacomet por citar solo algunos ejemplos.

      En Norteamérica G. Bruce Boyer y Alan Flusser son los escritores que más influyen sobre el resto del mundo, orientales y occidentales, desde hace décadas.

      Para mi resulta un placer constante el departir con todos ellos para importar sus impresiones, esperando que las disfrutéis tanto como yo.

      De forma personal coincido con Bruce en el sentido de que cuanto más conozco a los personajes que más respeto despiertan en mi por su imagen y cultura… tanto más voy comprobando que de mayores dimensiones tienen sus corazones.

Bruce, ¿cómo fue tu inicio en el mundo de la imagen del caballero? Hubo dificultades o fue un camino de rosas.
Yo fui profesor de literatura inglesa durante siete años antes de decidir que realmente no tenía el temperamento para ser un erudito. Así que pensé que iba a tratar de escribir sobre la ropa de los hombres, lo cuál era algo en lo que siempre había estado interesado. Envié un artículo a la revista Town & Country y afortunadamente tenían un editor jefe que estaba interesado en los nuevos escritores que tenían nuevos enfoques para los temas. Le gustó la forma en que escribí acerca de la vestimenta masculina, aportando una historia detrás de la moda. Me contrató y después de unos años me convertí en editor de moda de hombres. Así que creo que ha habido una cierta cantidad de suerte implicada, pero además había producido un nuevo enfoque al escribir sobre moda.

¿Cómo se llega a escribir en un medio de comunicación de repercusión mundial?
Creo que he traído una nueva seriedad al escribir sobre moda. La mayor parte de la moda escrita hasta el momento – esto fue en la década de 1970 – era simplemente diciendo a la gente que comprar para estar a la última tendencia. Traté de entender por qué es importante la moda, sin ser demasiado técnico. Pensé que la moda se había debatido demasiado frívolamente en el pasado y que podría encontrar algo nuevo y más importante que decir. Quería dar a los lectores un nuevo enfoque para entender la moda discutiendo sobre la historia de la misma y porque nos vestimos como lo que hacemos.

¿Es la elegancia un valor en alza hoy o está mal visto vestir con cuidado?
Creo que vamos a volver hacia la elegancia. No tanto como lo fue en el pasado porque la vida en todo el mundo es cada vez más democrática y la moda ya no se fija en la zona elitista de la sociedad. Pero después de casi medio siglo de una precariedad continua en el armario, creo que más y más personas están viendo un valor en tener opciones en su forma de vestir. Durante mucho tiempo, parece que hemos perdido nuestro sentido de la ocasión, pero ahora cada vez más gente ve un valor en el vestir para ocasiones especiales. Hay un gran valor en la creencia de que algunas ocasiones deben ser consideradas más importantes que otras, y queremos reconocer esto para vestirnos de una manera especial. Nos ayuda a dar un equilibrio a nuestras vidas.

¿De donde viene la G. inicial de tu nombre de G. Bruce Boyer?
Mi nombre es George, me lo pusieron porque el primer nombre de mi padre era George. Fue en honor a él. Sin embargo, para evitar confusiones, mi familia siempre me ha llamado Bruce, que era mi segundo nombre. A medida que crecía todo el mundo me llamó Bruce, pero me quedé con la “G” como recuerdo de mi padre.

En la última entrevista que tuvimos tenías por delante el trabajo de la publicación del tercero de tus ensayos, por Basic Books, y que luego presentamos en nuestra página. ¿Cómo ha sido la aceptación por parte del público de tu libro?
No podría haber sido más feliz por la aceptación de “True Style”. Las críticas fueron excepcionalmente buenas y las ventas han sido muy buenas durante estos doce meses desde que el libro ha sido publicado. Durante muchos meses “True Style” ha estado en la lista Top Ten de Amazon. Estoy muy agradecido por el reconocimiento de mi trabajo.

Parece que las empresas como Grupo Inditex (Zara, Massimo Dutti, etc.), Ralph Lauren, etc. han monopolizando la ropa de hombre en el mundo a nivel general … ¿A qué sitio le corresponde a los más pequeños? Los que, por otro lado aparecen como hongos, ¿a que puede ser debido?
Hay un pequeño número de sitios muy finos que se dedican a la preocupación de la calidad de la ropa para los hombres. Además de tu maravilloso sitio, yo añadiría “Permanente Style” de Simon Crompton, “Parisian Gentleman” de Hugo Jacomet, “Ivy Style” de Christian Chensvold, “Die, Workwear” de Derek Guy, “Manolo.se”,” Put this On “ de Jesse Thorn, The London Lounge de Michael Alden,” Tweedland “, “Keikari” de Ville Ravio, “Style Anthropology” de Dusty Grainger”,”The Rake Hogtown” de Pedro Mendes, y “Men’s Top Tens” de Christian Barker.

Los artesanos de la confección y el calzado viven una edad de oro o resurgimiento hoy en día; ¿Es esto una moda también?
Creo que la sastrería a medida y los otros artesanos están disfrutando de un renacimiento. El problema para los buenos artesanos de hoy no es encontrar clientes, sino encontrar aprendices. La mayoría de los jóvenes quieren trabajar con ordenadores, en lugar de con sus manos. El mundo se mueve muy rápido hoy en día, y la mayoría de los jóvenes no tienen la paciencia necesaria para ser un artesano. Es una tragedia.

¿Cuáles son tus zapatos preferidos? … y tu traje? ¿Tienes alguna prenda o complemento fetiche?
Hay varios fabricantes de zapatos a medida artesanos. En Londres están G. J. Cleverley, Foster & Son y John Lobb. En Florencia me gusta Stefano Bemer. Para los zapatos de confección creo que Edward Greene, San Crispín y Weston hacen un gran trabajo. He oído muy buenos informes sobre zapateros japoneses, pero aún no he probado ninguno.
He tenido trajes hechos por muchos buenos sastres. Entre mis favoritos están Anderson & Sheppard, Poole, Steven Hitchcock, y Davies & Sons en Londres; Rubinacci en Nápoles; A. Caraceni en Milán; Leonard Logsdail y Cheo en Nueva York; Antonio Liverano en Florencia; Chris Despos en Chicago; y Cifonelli en París. Yo prefiero los trajes de corte conservador, nada extremo, en franelas y tejidos de lana (tweeds) para el invierno, y estambres tropicales, frescos, lino y prendas de algodón para el verano. Me gusta la ropa que se corta de manera fácil, porque me niego a sacrificar la comodidad por la moda. Jamás me pondría los pequeños trajes herméticos que han sido tan populares durante estos últimos años.

g.bruceboyer-truestyle-menswear-influencer-moda-maculina-clasica-11

¿Cómo distinguir a primera vista entre dos tipos vestidos de forma igual de elegante pero uno es un “pavo real” banal y el otro uno correcto y honesto?
La verdadera elegancia y el estilo real es evidente cuando la ropa de un hombre está de acuerdo con su vida y personalidad. Un hombre con estilo lleva la moda de la época y la inclina hacia su personalidad. Lo desarrolla con los años y lo refina para hacerlo más propiamente suyo. Un hombre de verdadero estilo viste su ropa con una facilidad natural a medida que avanza su vida diaria, no como algunos maniquíes en un escaparate. Un buen test: después de conocer a un hombre, le recuerdas a él o sólo a su ropa?

¿Cómo debemos hablar con un sastre? ¿Tiene que prevalecer la personalidad y el gusto del cliente o la esencia y el estilo del sastre? Los artesanos tienen que ser: ¿jóvenes y sagaces o mayores y experimentados?
Un buen sastre es a la vez un cirujano plástico y un psiquiatra. Debe entender la visión que tienes de ti mismo y tratar de mejorar tu apariencia, mostrando tus puntos buenos y ocultando tus defectos.
En primer lugar, todos los buenos sastres tienen “estilo de la casa”, es decir que han aprendido a cortar sus prendas de una manera definida. Algunos cortan un traje muy elegante, otros una prenda ajustada muy floja; algunos prefieren los hombros y el pecho próximos, otros hombros que se hayan definido muy altos y con pendientes. Un cliente debe estudiar diversos estilos de sastres y encontrar el que más se acerca a lo que quiere para sí mismo.
En segundo lugar, el cliente debe ser capaz de hablar con el sastre y el sastre debe ser capaz de escuchar; debe haber una comunicación entre el sastre y su cliente, por lo que el sastre va a entender con la mayor exactitud posible lo que quiere el cliente. Algunos hombres toman las fotos que encuentran en las revistas y se las llevan a sus sastres para ayudar a explicar lo que quieren.
En tercer lugar, un buen sastre le dará a su cliente varias opciones sobre lo que el cliente quiere y hará modificaciones, incluso después de que la prenda se ha estrenado.

Los diez hombres más elegantes de hoy para ti son…
La mayoría de los hombres que conozco están en el negocio de la ropa de una manera u otra, por lo que mis opciones, sin ningún orden en particular, vienen de ese mundo: Mariano Rubinacci, Francesco Barberis Canonico, Mark Cho, Beppe Modenese, Jake Gratham, Luciano Barbera, Alan Flusser, Takahiro Osaki, Carlo Andreacchio, Charlie Davidson y Ethan Newton son los hombres que admiro.

El hombre que te más ha impresionado durante estos años por su buena conducta.
Cada uno de los hombres que he mencionado anteriormente es un caballero, así como hombres con estilo. Elegancia y gracia no necesariamente van de la mano, pero encuentro que todos los hombres que admiro por su gusto además tienen corazones muy abiertos y generosos espíritus. Cada uno de ellos me ha inspirado continuamente.

Durante 100 años nuestros trajes han sufrido una variación mínima. Sin embargo, las telas han evolucionado mucho, aunque los trajes son los mismos un poco más entallado y con un corte afinado. ¿Cómo serán en el futuro?
Creo que estás en lo cierto cuando hablas de los tejidos. El mayor cambio en la ropa de los hombres durante el siglo pasado ha sido en la evolución de las telas. Hace cien años, un traje de hombre habría pesado tres o cuatro veces lo que lo hace hoy en día debido a la evolución tecnológica que ha permitido lograr un tejido de fibras más ligero. Pero los buenos trajes están hechos de la misma manera que fueron hechos hace un siglo: cortado con tijeras y cosidos a mano. Los estilos han cambiado muy poco. Por lo que la evolución de la ropa ha sido hacia la comodidad durante el siglo XX, y creo que esto va a continuar. La ropa llegará a ser más utilitaria para el trabajo, y tal vez permanecerá ornamental para las ocasiones especiales.

Parece que el azul y marrón son tus colores preferidos para la ropa y el gris también te gusta … Estos son los que más utilizamos la mayoría de los hombres. ¿Qué otros piensas que podrían ser usados, o sólo son adecuados para los suplementos?
Realmente no pienso demasiado en que los colores se ven mejor en mí, pero llevo los colores que me gustan, colores simples de azul, verde, gris, marrón y oliva en mis trajes y chaquetas deportivas y pantalones. Nunca llevo negro, ni siquiera los zapatos. Yo prefiero camisas azules. Las corbatas, los calcetines y pañuelos de bolsillo pueden ser más coloridos. Creo que los fundamentos del armario deben ser simples y que el color deben provenir de los accesorios ya que los complementos son los más fáciles y menos costosos de cambiar. Mantenemos nuestros trajes durante mucho tiempo, pero podemos cambiar nuestras corbatas con facilidad.

Vaqueros con una blazer, pantalones con los bajos por encima del tobillo, chaquetas con bermudas … hay aberraciones cuando el código del vestuario termina y el estilo comienza?
Creo que debe existir una cierta etiqueta en el vestuario. Las prendas de cada persona deben ser apropiados para su edad, su posición en la vida, y la ocasión para la que se está vistiendo. No me importa ver pantalones vaqueros en un joven estudiante, pero no creo que sean apropiados para un banquero de mediana edad. Los pantalones cortos son aceptables cuando un hombre está de vacaciones, pero no para usarlos en la ciudad. No me gusta ver a un hombre que lleva buenos zapatos de cuero, sin calcetines: no es higiénico y no es bueno para los zapatos. No es una buena cosa para un hombre vestirse como sus hijos.

La clase media está disminuyendo a costa de que la pobreza en el mundo es cada vez mayor. ¿Es lo mismo en la forma de vestir? ¿son extremas, también, las formas (o muy bien cuidado o descuidado)?
Creo que esto es correcto. Sé que es cierto en los EE.UU. A mediados del siglo XX la mayoría de los hombres estaban en el medio: tenían unos pocos trajes decentes y otros pocos complementos casuales. Hoy los hombres parece que o bien tienen armarios caros o ropa barata, y nada entre ellos. Nos estamos yendo a los extremos más y más. Este es un ejemplo de análisis social que debe ser estudiado más a fondo.

En breve:

Una bebida: Sancerre para el vino blanco, Côtes de Rhône para el tinto.
Una comida: Un filete a la parrilla con patatas fritas.
Un lugar: Las colinas de la Provenza.
Una canción: “Les Bourgeois” de Jacques Brel.
Un libro: Cualquier novela de Raymond Chandler.
Una frase: “Hay que imaginarse a Sísifo feliz”; Albert Camus.
Una virtud: Coraje.
Un defecto: La falta de compasión.
Un consejo: Creer que nuestro destino no se escribe antes de nacer.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía de Alex Crawford para Articlesofthestyle.com.

Universal reference menswear writers influence consciences, not only the appearance of the men who read them. From Spain or Latin American countries we have not been exporters of trends in the same was as Bernhard Roetzel from Germany, James Sherwood from the United Kingdom, who will soon will be with us or with Hugo Jacomet from our neighbor France just to name a few.
G. Bruce Boyer and Alan Flusser from North America are the writers who have influenced the most both Easterners and Westerners worldwide for decades.
For me it is a constant pleasure to converse with them to import their impressions, hoping you will enjoy them as much as me.
Personally, I agree with Bruce in the sense that the more I know the characters that awaken more respect due to their image and culture, the larger I can prove the size of their heart is.

Bruce, how did your started in the world of the image of the gentleman? There were difficulties or was a walk of roses.
I was a professor of English Literature for seven years before I decided I didn’t really have the temperament to be a scholar. So I thought I’d try to write about men’s clothing, which was something I’d always been interested in. I submitted an article to Town & Country magazine and fortunately they had an editor-in-chief who was interested in new writers who had new approaches to their subjects. he liked the way I wrote about men’s clothing by giving the history behind the fashion. He hired me and after a few years I became the Men’s Fashion Editor. So I believe there was a certain amount of luck involved, but I also had produced a new approach to writing about fashion.

How do you get to write in the media world impact?
I think I brought a new seriousness to writing about fashion. Most fashion writing at the time — this was in the early 1970s — was simply telling people to buy the latest trend. I tried to understand why fashion was important, without being too technical. I thought that fashion had been discussed too frivolously in the past and that I could find something new and more important to say. I wanted to give readers a new approach to understanding fashion by discussing the history of it and why we wear what we do.

Is elegance a rising value today or is sew bad dress with carefully?
I believe we are returning to elegance. Not as much as it was in the past because life all over the world is becoming more democratic and fashion is no longer set at the top of society. But after almost half a century of a continuing casualization of the wardrobe, I think more and more people are seeing a value in having options in their dress. For a long time we seem to have lost our sense of occasion, but now more and more people see a value in dressing for special occasions. There is a great value in believing that some occasions should be considered more important than others, and we want to acknowledge this by dressing in a special way. It helps us to give a balance to our lives.

Where do the initial G. of your name Bruce G. Boyer. come?
My first name is George, which was given to me because my father’s first name was George. It was to honor him. But to avoid confusion, my family always called me Bruce, which was my middle name. As I grew up everyone called me Bruce, but I kept the “G” as a remembrance of my father.

In the last interview we had ahead you were working in the third collection of your essays, for Basic Books, and we present on our page. How was the acceptance by the public of your book?
I could not have been happier with the reception of “True Style”. The reviews were all exceptionally good and sales have been very good for these twelve months since the book has been published. For many months “True Style” was on the Top Ten List on Amazon. I’m very grateful for the appreciation of my work.
It seems that companies like Inditex Group (Zara, Massimo Dutti, etc.), Ralph Lauren etc. They are monopolizing menswear costume in the general world … What site corresponded to the smallest ones? What on the other hand appear like mushrooms, it may be due?
There are a small number of very fine sites that are devoted to the concern of quality in men’s clothing. In addition to your wonderful site, I would add Simon Crompton’s “Permanent Style”, Hugo Jacomet’s “Parisian Gentleman”, Christian Chensvold’s “Ivy Style”, Derek Guy’s “Die, Workwear”, “Manolo.se”, “Jesse Thorn’s “Put This On”, Michael Alden’s “The London Lounge”, “Tweedland”, Ville Ravio’s “Keikari”, Dusty Grainger’s “Style Anthropology”, Pedro Mendes’ “The Hogtown Rake”, and Christian Barker’s “Men’s Top Tens”.

Artisans of tailoring and footwear live a golden age or resurgence today; Is this a fad/mode also?
I think bespoke tailoring and other artisans are enjoying something of a renaissance. The problem for good craftsmen today is not finding customers, but finding apprentices. Most young people want to work with computers, rather than with their hands. The world moves very fast today, and most young people don’t have the patience necessary to be a craftsman. It’s a tragedy.

Your favorite shoes are … and what your preference suit ? A garment or complement fetish, Do you have?
There are several makers of fine bespoke shoes. In London there is G. J. Cleverley, Foster & Son, and John Lobb. In Florence I like Stefano Bemer. For ready-made shoes I think Edward Greene, St Crispin, and Weston do a great job. I’ve heard very good reports about Japanese shoemakers, but have not yet tried any. 
I’ve had suits made by many good tailors. Among my favorites are Anderson & Sheppard, Poole, Steven Hitchcock, and Davies & Sons in London; Rubinacci in Naples; A. Caraceni in Milan; Leonard Logsdail and Cheo in New York; Antonio Liverano in Florence; Chris Despos in Chicago; and Cifonelli in Paris. I prefer conservatively cut suits, nothing extreme, in flannels and tweeds for winter, tropical worsteds, frescos, linens and cottons for summer. I like my clothes to be cut on the easy side because I refuse to sacrifice comfort to fashion. I would never wear the tight little suits that have been popular for these past several years now.

What distinguishes at first sight between two types of elegant dressed alike but one is a real and banal turkey and the other right and honest?
True elegance and real style is evident when a man’s clothes are in accord with his life and personality. A man of style takes the fashion of the time and bends it to his personality. He develops it over the years and refines it to make it more his own. A man of real style wears his clothes with a natural ease as he goes about his daily life, not like some mannequin in a shop window. A good test: after you meet a man, do you remember him or only his clothes?

g.bruceboyer-truestyle-menswear-influencer-moda-maculina-clasica-31

How should talk with a tailor? Have to prevail the personality and taste of the customer or the essence and style of the tailor? The artisans: ¿Youth and sagacious or older and experienced?
A good tailor is both a cosmetic surgeon and a psychiatrist. He must understand the view you have of yourself and try to improve your appearance by showing your good points and hiding your flaws. First, all good tailors have “house styles”, that is they have learned to cut their garments in a definable way. Some cut a very sleek suit, others a very loose-fitted garment; some prefer sloped shoulders and a close chest, others shoulders which are built up very high and wide. A customer should study various tailors styles and find one who comes closest to what he wants for himself. Second, the customer must be able to talk with the tailor and the tailor must be able to listen; there must be communication between the tailor and his customer, so that the tailor will understand as exactly as possible what the customer wants. Some men take photos they find in magazines to their tailors to help explain what they want. Third, a good tailor will give his customer as many fittings as the customer wants and make alterations even after the garment has been worn.

The ten most elegant men today for you are:
Most of the men I know are in the clothing business in one way or another, so my choices, in no particular order, come from that world: Mariano Rubinacci, Francesco Barberis Canonico, Mark Cho, Beppe Modenese, Jake Gratham,  Luciano Barbera, Alan Flusser, Takahiro Osaki, Carlo Andreacchio, Charlie Davidson, and Ethan Newton are men I admire.

The man who has impressed you in these years for good behavior.
Each of the men I’ve mentioned above is a gentleman as well as a stylish man. Stylishness and graciousness of mind do not necessarily go together, but I find that all the men I admire for their taste also have very open hearts and generous spirits. Each one has continually inspired me.

For 100 years our suits had a minimum changed. Fabrics had evolved a lot but the more waisted and cut unless tuned they are the same. How will suit the future?
I think you are correct when you mention fabric. The biggest change in men’s clothing in the past century has been in the evolution of fabrics. A hundred years ago a man’s suit would have weighed three or four times what it does today because of developments in technology that have allowed for the lighter weaving of fibers. But good suits are made the same way they were a century ago: cut with shears and sewn by hand. Styles have changed very little. So the evolution of clothes has been towards comfort in the 20th Century, and I think this will continue. Clothing will become more utilitarian for work, and perhaps remain ornamental for special occasions.

It seems that blue and brown are your favorite colors for clothes and gray do you like too?… these are the ones we use it most men. Do you think that the other could be use or only are suitable for supplements?
I don’t really think too much about which colors would look best on me, but wear the colors I like, simple colors of blue, grey, brown, and olive green in my suits and sports jackets and trousers. I never wear black, not even shoes. I prefer blue shirts. Ties, hosiery, and pocket squares can be more colorful. I think the basics of the wardrobe should be kept simple and that color should come from the accessories because the accessories are the easiest and less expensive to change. We keep our suits for a long time, but can change our ties easily.

Jeans with a blazer, low pants above the ankle, jackets with bermuda … there are aberrations when the dress code coming and the style finish?
I think there should be a certain etiquette about dress. A person’s clothes should be appropriate to his age, position in life, and the occasion for which he is dressing. I don’t mind seeing jeans on a young student, but I don’t think it’s appropriate for a middle-aged banker. Cargo shorts are acceptable when a man is on vacation, but I wouldn’t wear them in town. I don’t like to see a man wearing good leather shoes but no socks: it’s not hygienic and it’s not good for the shoes. It’s not a good thing for a man to dress like his children.

The middle class is decreasing at the expense and poverty in the world is increasing. It is the same in the way of dress … Are extreme the forms (or very manicured or neglected) too?
I think this is correct. I know it’s true in the USA. In the middle of the 20th Century most men were in the middle: they had a a few decent suits and a few casual items. Today men seem to either have expensive wardrobes or cheap clothes, and nothing in between. We have gone to the extremes more and more. This is an example of a social analysis that should be more thoroughly studied.

In short:

A drink: Sancerre for white wine, Cotes de Rhone for red.
A meal: a grilled steak frites
A place: the hills of Provence
A song: “Les Bourgeois” by Jacques Brel.
A book: any novel by Raymond Chandler
A phrase: “One must imagine Sisyphus happy”; Albert Camus.
A virtue: courage
A defect: lack of compassion
An advice: Believe that our destinies are not written before we are born.

Thank you very much and good luck,

David García Bragado
Fotografía de Alex Crawford para Articlesofthestyle.com.

g.bruceboyer-truestyle-menswear-influencer-moda-maculina-clasica-21

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo