Trajes versátiles

“Nada es permanente a excepción del cambio”; Heráclito (535-484), filosofo griego.

      Comparado con el vestuario de mujer; la versatilidad, riqueza, posibilidades o creatividad del nuestro es un juego de niños.

      Particularmente creo que resulta complicado mejorar la simple imagen que nos proporciona una chaqueta azul marina bien cortada con una camisa blanca de cuello imponente y unos pantalones de cualquier gris. Siempre acompañados del mejor zapato negro. Sin embargo, no debemos vestir uniformados como en el colegio y nos conviene enriquecer la indumentaria cada día.

      Otra cosa es que algunos suelen complicarlo tanto que con frecuencia tenemos que retornar al origen para centrarnos.

      Como de forma general disponemos de un número limitado de prendas, y aún más discreto número de trajes cuando nuestra preferencia es tener más calidad que cantidad. Podemos intercambiar, o utilizar por separado, las prendas de algunos de ellos para variar.

      No todos los trajes valen. Solo es posible hacerlo con aquellos de carácter más relajado. Es decir, los de pana, los de tweed y muy pocos más como los de lino y seersucker durante el verano.

      Incluso el corte del conjunto afecta. Porque uno de fina pana con una chaqueta cruzada me parece menos factible de permutar, o independizarse de su pantalón correspondiente, que la más informal de hilera sencilla con el surco grueso.

      Las prendas de un traje gris o azul oscuro sencillo, la raya diplomática, el cuadro ventana o cualquier otro tejido formal “canta” cuando se “aprovechan” por separado. De ahí que para estos casos sea tan aconsejable hacerse con dos pantalones. Por otro lado, repetir su utilización no cansan la vista propia y ajena tanto como los más vistosos.

      Cuanto más serio sea un traje, peor será la imagen de vestir sus prendas por separado. Aunque todos hayamos sentido tentaciones, resulta imposible de justificar.

      Se da la casualidad que cuanto más llamativo es un traje, y por lo tanto más informal, más fácil será de vestir sus piezas por separado para no agotar con el tándem.

      Cuando adquirimos un traje –casual– se pueden utilizar, con gusto, sus distintas prendas por separado. Eso si, teniendo la precaución de combinar no solo con el tono sino también el gramaje del paño. Sabemos que la pana y la lana se llevan bien con los tweed así como los estampados con los lisos. Idem de los de verano con la seda o el hilo de algodón.

      Variar de imagen cuanto más mejor, pero siempre con sentidiño.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • vestirseporlospies

    https://uploads.disquscdn.com/images/d851dade18f40829909a25e37f0f1c5002e13f8e6a6240a04069ae9948a97f77.png
    Lo siento pero un error informático ha borrado este comentario y lo transcribo de nuevo…

  • RAF79

    Muy buen articulo amigo David, con muy poco podemos hacer grandes looks a la hora de vestir. Muy buen trabajo.

    • vestirseporlospies

      Gracias querido Rafa, por tu amable comentario.
      Es la cuestión, hacer grandes cosas con pequeños recursos… lo contrario lo hace cualquiera 🙂
      Un abrazo y feliz semana,

  • Juan

    Estimado David:

    Teniendo en cuenta su artículo, la combinación de una chaqueta de traje lisa, de viscosa y poliéster con un pantalón chino de algodón no sería una combinación acertada, ¿Verdad?

    El objetivo es conseguir un look “Casual Friday” reutilizando prendas del vestidor.

    Un cordial saludo

    • vestirseporlospies

      Querido Juan, buenos días y muchas gracias por su consulta.

      Lo cierto es que se va a notar que estamos aprovechado una chaqueta de traje. En ocasiones funciona para estas circunstancias cambiar los botones de la chaqueta por unos metálicos… para los pantalones creo que mejor unos de lana fría.
      Estos “arreglos” nunca son una garantía porque resulta muy difícil disimular la formalidad del traje. En todo caso lo que no se puede, no se puede y es mejor asegurar. Más vale un seguro conjunto de chaqueta pantalón propiamente dicho, repetido, que arriesgar innovando con otro forzando aprovechando las prendas de un traje.

      Saludos cordiales,

      • Juan

        Muchas gracias, David, por su comentario; tanto el mismo como la publicación en sí me han servido de gran utilidad. Día a día aprendo algo más acerca de la imagen gracias a usted.

        Como bien citaste en un artículo, los mayores placeres de la vida son absolutamente gratis y sus artículos son algunos de ellos para mí 😉

        Un cordial saludo,

        • vestirseporlospies

          Un placer querido Juan y muy buenos días.

          Todos aprendemos; los unos de otros… y, efectivamente, lo dijo primero Coco Chanel: “lo mejor de la vida es gratis, pero lo segundo mejor absolutamente prohibitivo” 🙂

          Saludos cordiales,