Trajes con varios colores, elegancia atrevida

“Los grandes hechos suelen ser forjados con grandes riesgos”; William Hazlitt, escrito inglés.trajes-formales-hombre-varios-colores-00

Un solo color podría llegar a resultar soso, dos imprescindible cuando se apuesta por cualquier variedad de estampado, pero el límite de colores que puede soportar un traje seguramente sean tres.

Los trajes monocromáticos son un seguro para cualquier ocasión y si le deseamos incorporar una raya diplomática, un cuadro ventana o similares estampados, ya lo destacaremos. Pero ¿qué pasa si le incorporamos un tercer color?. Seguramente la opción es más que audaz, arriesgada y conviene extremar todas las precauciones para no patinar.

El traje informal requiere cierta dosis de prudencia no exenta de riesgo. Cuando elegimos un traje con más de dos colores, (caso de la tela que elegí para mi tercer traje similar al que usa Pino Luciano o los que pueblan la galería fotográfica del presente artículo), asumimos una opción que es casi un límite, pues no creo que sea fácil de superarlo con dignidad. Sería algo extraordinario.

Hablamos de colores o de tonos, indistintamente, porque aunque los segundos son igual que el primero ligeramente más atenuados u oscuros que el principal, producen similar efecto.

Sabemos que en el caso de estos estampados multicolores para las chaquetas y pantalones, individualmente, es menos recargado porque la otra pieza –preferiblemente lisa- equilibrará lo que para el traje puede ser evidente o recargado. Las piezas sólidas son recomendables en los pantalones porque alivian el conjunto.trajes-formales-hombre-varios-colores-0

La conveniencia de la adquisición de estos conjuntos debería venir provocada más por ampliar nuestro fondo de armario que por iniciarlo. Como una consecuencia gradual y siempre que dispongamos de al menos media docena de los más discretos.

He de reconocer que me encantan pero que conviene tener las siguientes -lógicas- precauciones;

  • Utilizar exclusivamente los estampados de cuadros o rayas.
  • Las rayas de los colores que destaquen por ser más vivos serán los que tiñan las más líneas más finas.
  • Seguir la norma de no utilizarlo más de en una ocasión a la semana o cada diez días.
  • Combinarlo con camisas blancas -principalmente- y en el caso de utilizar estampados, seguir la norma: traje cuadros camisa de rayas y al revés.
  • Puede resultar sublime hacer coincidir el color de una de sus más finas rayas con algún complemento como pueda ser la corbata, los calcetines o incluso el tono de la camisa.

Debajo del hombre subyacen siempre sentimientos que nos motivan a la mejora continua y a no darnos nunca por satisfechos, en el vestuario sucede también. Estos conjuntos son la prueba de ello.

Muchas gracias y buena suerte,