Tom Ford, sus normas de hombres y reglas para caballeros

Icono de elegancia

Es por todos vosotros conocido, nuestros queridos lectores, lo aficionado que soy por las reglas, las normas y los listados para el comportamiento y proceder de todos en nuestros hábitos.

Seguramente como chuletilla para el recordatorio constante y una mejor asimilación de conceptos o como defecto profesional de técnico en excedencia.

El caso es que en esta ocasión haremos otro que no será de nuestra propia cosecha sino que las extraeremos del genial diseñador de algunos de los caballeros mejor vestidos de la meca del cine mundial, Hollywood.

Son aquellas que se le atribuyen y que más nos gustan, readaptándolas y dando nuestra parcial opinión. ¿De qué valdría, si no damos nuestro valor añadido y/o confrontación, repetir simplemente lo que con gran magisterio nos ofrece el maestro estilista?

Thomas Carlyle Ford ha cumplido el pasado agosto 52 años llenos de genial provocación, estilo depurado, talento creativo e inmaculada elegancia. Este estilista cuyo camino a la fama es tan fulgurante como visionaria su manera de entender el marketing, primero encumbró a la firma Gucci, para más tarde hacer lo propio con la afamada Yves Saint Laurent, cuando la absorbió, y finalmente se ha consagrado a su propia firma. La cual ha llevado a lo más selecto del panorama internacional en tendencia masculina, si bien es cierto que no descarta la femenina.

Cual Miguel Ángel del renacimiento no se conforma con triunfar en el campo que tanto le apasiona, sino que además es un erudito de la fotografía e “impactó en belleza” con su opera prima en el séptimo arte con “Un hombre solo”. Aparte de ser su propio y mejor modelo, se “auto” viste, no se ruboriza en decir que diseña para sí mismo y es su propia musa o mejor embajador, según se mire. Todo un genio… en vida.

Este controvertido e irreverente caballero texano, hito de la moda actual, mezcla a un mismo tiempo la vanguardia con el clasicismo en una atemporal tendencia que dota del mayor  sentido de la elegancia a casi todas sus creaciones.

Equilibra el arte y el comercio, hasta el punto de haber sido elegido para vestir al último súper agente de la corona británica pero también se ha valido -como nadie- de los complementos más tradicionales; la barra para los picos del cuello, los pañuelos Ascot, las opera pumps, las pajaritas, los tirantes, los trajes y las corbatas negras… pero a todo le dota de una belleza y elegancia maravillosa e inconfundible.

He aquí sus premisas objeto del presente, a las que nos adscribimos en su casi totalidad con el máximo placer y acuerdo;

  • No experimentes con los cortes de los trajes.

Totalmente de acuerdo el corte clásico siempre será el que mejor nos siente y el que defendemos a ultranza. Con un traje del primer tercio del siglo pasado, durante todo el siguiente no haremos ningún ridículo. Es nuestra querida moda clásica y vimos como ajustarlo y personalizarlo al máximo en su día.

  • Debes poner la mejor versión de ti mismo cuando salgas a la calle, es una muestra de respeto a las demás personas de tu alrededor. Ir bien vestido es ante todo una muestra de respeto y educación.

Ha sido una pauta que hemos defendido constantemente y que todos nuestros fieles podrán corroborar, nos vestimos de la mejor manera que podemos primeramente como convencimiento personal pero también por respeto a nuestros semejantes.

  • Un buen oyente siempre resulta sexy.

Cuando menos un auténtico caballero que se viste por los pies, ya que la primera muestra de respeto por otro y mínimo síntoma de aprecio hacia nuestro interlocutor es el silenciar nuestro interior para empaparnos totalmente de lo que nos regala nuestro emisor y no “escuchar nuestra versión, preparar la réplica u oir lo que queremos”.

  • El caballero actual tiene que trabajar. Las personas que no trabajan son muy anodinas, se aburren por lo general. Tienes que ser apasionado, tienes que estar ocupado y tienes que estar contribuyendo al mundo.

Somos unos apasionados de la moda masculina que llevamos un trabajo acumulado en los meses de existencia fácilmente ponderable y del cual nos sentimos muy orgullosos y contentos. Si bien es cierto que hemos de mejorar constantemente.

  • A la hora de mezclar estampados, no pienses mucho: simplemente júntalos.

Sobre todo dos pautas; Primero “menos es más” y la segunda… Después de asumir e integrar todas las reglas, sáltatelas, olvídalas y fíate de tu instinto. Releeremos el capítulo específico.

  • Los modales son muy importantes y saber realmente cuando las cosas son apropiadas. Yo siempre abro las puertas a las mujeres, llevo su abrigo, me aseguro de que están caminando en el interior de la calle, me pongo de pie cuando la gente llega o sale de una cena.

Totalmente aceptadas y sumamos alguna más a los capítulos que son vuestros favoritos y mejor valorados por la gran mayoria de vosotros. … como nos gusta este “gran tipo”.

  • Olvida las chaquetas cortas y, sobretodo, llévala siempre abrochada.

No remitimos al punto número uno y al canon de las medidas estándar el bajo de las chaquetas tiene que dividir en dos perfectamente nuestro cuerpo de la nuca al talón o lo que es igual esta ha de estar a la altura de nuestros nudillos y ser capaces de asir cual maleta.

  • Con respecto a los complementos, opta por una pulsera o brazalete discreto y simple.

Lo dijimos desde un principio en la muñeca, como mucho, una pulsera discreta y muy poco más .

  • Si las chicas necesitan aprender a sentirse cómodas con los tacones antes de usarlos por primera vez, un hombre debe aprender a utilizar traje en un día normal.

También comentamos -cuando lo de los “ocho miles”- que no son fáciles de lograr, ni natural el esfuerzo, pero he ahí el valor que tiene lograrlos.

Así mismo fué seguramente las primeras veces que nos pusimos un traje, véase mi querido Damian en nuestro video de promoción, pero si lo integramos correctamente será como nuestra segunda piel. Aconsejo que si no tienes práctica lo utilices incluso cuando no lo necesites durante un largo y continuado espacio de tiempo para aquellas actividades que sea posible, obviamente. Te harás con él enseguida.

  • No seas pretencioso, racistas, sexistas o juzgues a las personas a sus espaldas.

A esos y algunos más que dimos en llamar, valores del caballero.

  • Reglas para el acicalado: mantén tus orejas libres de cera, controla los pelos disparados y la piel seca.

Por supuesto todos los cabellos de nuestra cara, que no se afeitan ni cortan, son pelos y han de ser eliminados. La higiene ha de ser depurada y se sobreentiende lo más pulcra posible, si acaso no se habla de ello.

  • Un hombre nunca debe usar pantalones cortos en la ciudad. Las chanclas y pantalones cortos en la ciudad no son adecuados. Los pantalones cortos sólo se deben usar en la pista de tenis o en la playa.

Y que nos decís de esta, si parece que nos lea JAJAJAJA

  • Recuerda que el tiempo y el silencio son, hoy en día, los verdaderos objetos de lujo.

De los mayores placeres de cualquiera además de los más valiosos y de los que casi todos carecemos o cuando menos escasean, en esta estresada y ruidosa sociedad. Así que cuando alguien nos escucha en silencio, nos está regalando el mejor tesoro que posee.

  • Existe una indulgencia que todo hombre debería permitirse, al menos, una vez en la vida. Sea cual sea tu orientación sexual, acuéstate con una persona de tu mismo sexo. En ambos casos, te sorprenderás lo natural que resulta dejar atrás los estereotipos. Será una persona más con la que te estás relacionando, solo que de forma física.

Lo siento pero con esta no vamos a poder….por más que la respetemos. Esta ineludible e indiscutible excepción no hace más que confirmar la regla y nuestro placer al estar tan unívocamente de acuerdo con este caballero que tanto nos gustaría que alguna vez se “vistiera por los pies”.

Y la que más me gusta;
“Cuando estamos en público debemos mostrar nuestra mejor imagen y versión de uno mismo, es una forma de demostrar respeto por la gente que nos rodea. El caballero moderno antepone a la gente antes que a uno mismo, en eso se le reconoce”.

Que no vamos por mal camino, parece un hecho a tenor de las similitudes con este gran genio, lo cual nos amina y obliga a agradecéroslo, ya que somos gracias a vosotros, esto sí que lo repetimos en cantidad de ocasiones.

Si bien es cierto que la práctica totalidad de las máximas son asumidas por todos los apasionados por la figura del caballero, il dandi o the gentleman.

Muchas gracias por vuestra lectura y como siempre nos encantará que nos dejéis vuestra, imprescindible y valorada impresión. Muy agradecidos de antemano.

  • Luis Conde

    Estupendo recopilatorio de normas que todo caballero debería tener en cuenta en su día a día.
    Tom Ford es uno de mis referentes en la moda masculina, aunque soy mas de un traje bespoke, los trajes de Tom Ford son una maravilla.
    Os recomiendo que veías la serie de abogados Suits, “La Clave del Exito” en castellano, ya el nombre de la serie es indicativo de la importancia del buen vestir y del traje en especial en la vida laboral, el protagonista viste sus trajes y son una maravilla.
    Como siempre, enhorabuena por sus artículos.

    • Amoreno

      Muchas gracias D. Luis por tus comentarios, la verdad es que así da gusto realizar nuestra labor, que por otro lado tanto disfrutamos y nos gusta. Comparto totalmente mi preferencia por la sastrería artesanal, a lo mejor, lo ideal sería tomar -en algunos casos- como referencia el corte de este gran maestro. Sin duda muy acertado -entendemos- tu recomendación, todo un impecable referente. Recibe nuestro más cordial saludo,

  • ivan

    Excelente articulo..!!!!
    saludos

    • Amoreno

      Mi estimado Ivan, muchas gracias. Es la mejor recompensa que podemos recibir. Muchas gracias y saludos cordiales,

  • Enrique

    Excelente!!!!!

    • Amoreno

      Muchas gracias estimado Enrique eres muy amable conmigo.
      Si la belleza está en el que ve, el valor esta en el que lee.
      Un abrazo y saludos cordiales,

  • Yelena

    Buenas tardes. Fantástico. Para mí no hay ningún problema acostarse con una persona del mismo sexo: soy bisexual.

    • Amoreno

      Muy buenas tardes estimada Yelena. El respeto es la base de la convivencia y un valor de caballero así que; bienvenido tu comentario y saludos cordiales para tí.

  • Amoreno

    Muchas gracias María, que alegría nos das con tu presencia… Aquí estamos a vuestra disposición y un millón de gracias por tus motivadores escritos y tú ánimo. Nos facilita, motiva y ameniza la tarea en grado sumo. Un besote muy cordial,