Tercera entrega de libros de moda masculina, y más, para hombres

Biblioteca
El templo de los sueños... Para vivirlos, despierto

Si bien es cierto que publicamos muchos artículos y son muchos los colegas que se dedican a esta actividad, solo alcanzan la ansiada cátedra aquellos que publican y editan su primer volumen. Cuando se lee un libro se logra un conocimiento muy amplio y una perspectiva global acerca de un tema en particular, además, uno se embebe y funde de tal manera con el ejemplar, que se empapa de una sabiduria mucho más allá del que pueden proporcionar artículos sueltos por muy estructurados y bien intencionados que estén. Interpreto.

Debido a este motivo vamos a hacer entrega de otros 15 tomos para continuar rellenando la biblioteca VP, que comenzamos por la primera entrega de seis obras y la segunda con nueve manuales que tan buena acogida por vuestra parte tuvieron; y completaremos la primera treintena que iremos completando sucesivamente. Mientras, continuamos para poder rematar el nuestro propio, que seguimos elaborando.

Las principales características comunes de todos estos no varían con los anteriores, si acaso se acrecientan y es que la mayor parte de los mismos; están escritos solo en la lengua  shakesperiana, se encuentran agotados-descatalogados y/o son realmente difíciles de localizar incluso en las librerías más antiguas de nuestras ciudades, que normalmente tampoco son capaces de conseguirlos y tan solo en los grandes monstruos de ventas como son los ubicados en internet; amanzon.es entre otros, somos capaces de adquirir. Y no siempre.

Cuando hablamos de los valores que se le atribuyen a un caballero enumerábamos entre otros; culto, experto, coherente, autocrítico… estos pueden ser -muy bien- cultivados a través la lectura. De este género u otro; es más acabo de disfrutar de la trilogía completa del “Genial” general romano Publio Cornelio Escipión y creo que se pueden adquirir y extraer de sus aventuras, tan magistralmente descritas por el sensacional Santiago Posteguillo, cualidades como; la sinceridad, la lealtad, la serenidad, la voluntad, el sacrificio, la perseverancia… y hasta como los ropajes distinguían a los unos de los otros. Pienso que cuando uno tiene asumida e integrada una forma de ser y/o de proceder, cuando lee cualquier compendio, sabe extraer, naturalmente, lo mejor para crecer y madurar en su propia personalidad.

Más para no dejarme llevar por la divagación en exceso y rematar; ¿quien no ha sentido melancolía al terminar un libro? ¿Quién no lamentó cierta soledad por no saber si encontraría otro tan bueno como el recién terminado?… El poso que deja un buen libro es algo como el que deja un amigo que se va… no se olvida y permanece indeleble en el tiempo, hasta que con el encuentro de otro se rememora con toda intensidad. Leer es vivir, vivir la vida soñada, con toda la libertad que da la mayor intimidad de saberse en la más completa intimidad de la mente propia.

Suele costar, no lo vamos a negar, el caer en el vicio de la lectura. Empero cuando a uno lo embruja, solo desea disponer de más tiempo, como con el primer amor, para permanecer unido a su libro. Y este no suele disminuir, es más, se acrecienta con la edad.
Para seguir cultivando la noble actividad sobre el cual se han erigido templos tan portentosos como los que os invitamos a ver en estas fotografías os dejamos con el listado de las nuevas publicaciones;

¿Nos dejas alguno de tu propia cosecha?.