Tejidos para el calor

“La razón es esclava de la pasión”; Fiódor Mijáilovich Dostoyevski (1821-1881), novelista ruso.

      Quedan dos meses para que llegue el calor; momento preciso de encargar nuestras ropas a medida, y gusto, si queremos que lleguen con tiempo suficiente. Hombre previsor… 

      Dentro de dos meses comenzará el tiempo de linos, algodones y lanas “frías”.

      En el catálogo HS1520 de la firma inglesa Holland and Sherry se muestran linos puros. Con pesos de 310 y 340 grs. demuestran que no solo es necesaria evaluar esta característica para acertar con la idoneidad de un tejido determinado para una estación concreta. Sino sobre todo su composición (procedencia) y acabado (peinada, afranelada, etc).

      De los linos siempre nos atraen tonos lisos tostados o ligeros, aunque la oferta llega a vivos colores y espigas o rayas. No me cuadran los dibujos pero un conjunto de chaqueta pantalón beige-camel y verde musgo serían mi primera opción.

      Otra posibilidad es el algodón. Con la consabida ventaja que arruga menos. En el catálogo HS1717 A aparecen tres posibilidades: 220 gr. de algodón con strech al 2 %, 280 grs. también con esa mínima proporción de elástico y por último un gramaje de 220 grs. rígido. Todas composiciones puras, y de colores lisos pero con múltiples tonalidades. Ninguno desentona.

      No se trata del tejido chino, ya que no lleva tratamiento superficial de mercerizado.

      En el mismo catálogo aparecen cuatro opciones para el denim. Tejanos de 200, 240, 260 y 400 grs. completan la oferta.

      Una alegría para los más atrevidos es la que incluye el Buch OCEANIA, HS 1816. Ricos estampados de cuadros en lana fría con un peso de 220 grs. al 90 %, y el resto seda, le confiere un acabado muy delicado. Dentro del mismo libro también aparecen composiciones -idénticas a la anterior- ligeramente más pesadas (230 gr.) de lana peinada fría al 100% y una tercera de 52% lana, 30% algodón y 18 % poliamida lo que le confiere un aspecto rudo pero con encanto por su aspecto sport.

      El término lana peinada, worsted en ingles, proviene de la localidad de Worstead (al noroeste de Norfolk) famosa por su lana desde que en el siglo XIV Enrique VIII invitara a establecerse allí a tejedores flamencos.

      Finalizo este recorrido para tejidos veraniegos con el catálogo HS1813. Sus dos pesos (240 y 275 grs.) de mezcla de lana fría y licra -al 2%- es el indicado para prendas ejecutivas.  La lycra aporta flexibilidad y resistencia. Los eternos raya diplomática, príncipe de Gales o patas de gallo están presentes, pero es que además otros elegantes dibujos de micro cuadros aportarían personalidad a un traje.

      Files a fil y lisos en una extensa gama de tonos grises y azules además de verdes, marrones incluso rojos rematan las propuestas.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado