Tejidos cómodos; para viajar y el calor

“La educación tiene por objeto la formación del carácter”; Herbert Spencer (1820-1903), sociólogo inglés.

      Formación y fortaleza. Con dos efes para recordarlo fácilmente, constituyen los pilares fundamentales sobre los que crecer en cualquier faceta de nuestra vida. Formación para asimilar los conceptos apropiados, y fortaleza para persistir en la labor sin despistarse ni dejarse contaminar. Sigue leyendo

Paseando por la ciudad de Orense… a 40º C.

“La experiencia de viajar, leer y escribir se fundió en una sola…”; Sergio Pitol, escritor mexicano.

orense-ourense-galicia-españa-termas-burgas-puente-romano-01

      Las circunstancias condicionan nuestro comportamiento. Adaptarse o sucumbir. La forma en la que vestimos no debe ser ajena al entorno en el que nos encontramos, en ninguno de sus sentidos. Éste es el motivo por el cuál hemos de adaptar nuestras prendas, también, al clima reinante. No puede ser la misma elegante imagen para un señor maduro que está de vacaciones en las Bahamas por vacaciones en verano que la de otro -más joven- cuando visita Siberia por motivos profesionales durante el crudo invierno. Sigue leyendo

Cómo vestirse para viajar

“Viajar te abre la mente como pocas otras cosas”; Libba Bray, novelista estadounidense.

como-vestir-hombre-para-viajar-00

      Viajar es vivir. Cuando viajamos, nuestro vestuario -junto con unas amables maneras- representa la mejor tarjeta de presentación posible durante todo el trayecto. Antes incluso que mostrar nuestro pasaporte o cualquier otro documento, la ropa que vestimos se convierte en el único dato sobre el que informamos acerca de nuestra personalidad. Sigue leyendo

Paseando por una ciudad con clase: Oporto (Portugal)

“El camino nace del caminante”; José Angel Buesa, novelista cubano.vestirse-por-los-pies-en-oporto-travel-to-oporto-david-garcia-bragado-00

Hace muy poco leí en el ABC que en una de esas típicas universidades de USA o UK, donde se llevan a cabo todo tipo de -inverosímiles- estudios, afirmaban haber descubierto (y podían demostrar científicamente) que son más beneficiosos para nuestro bienestar –emocional- los gastos en bienes intangibles que en los materiales. Sigue leyendo