La afectación; el mayor enemigo de la elegancia

“Siempre es mejor actuar con confianza, no importa si es poca”; Lillian Hellman, escritor estadounidense (1905-1984).

afectacion-affetation-dandismo-00

      El término se las trae. De hecho “afectado” apenas se utiliza sino es para su acepción como perjudicado, sin embargo su descripción resulta sutil. Otros vocablos sinónimos que nos aportan similar información son rebuscado, artificioso, fingido, simulado, jactancioso, petulante, ostentoso, extravagante, pedante, esnob, cursi, ñoño o mojigato. Continuar leyendo “La afectación; el mayor enemigo de la elegancia”

EL ESTILO: LA PERSONALIDAD TRASLADADA AL ATUENDO por Lucio Rivas

“En unos, el estilo nace de los pensamientos; en otros, los pensamientos nacen del estilo”; Joseph Joubert, moralista francés.

estilo-clase-elegancia-segun-lucio-rivas-00

      Siempre me gustaron los artículos sobre la temática masculina. Tras escribir casi seis centenares de ellos, y leer algunos más, creo que es el momento propicio para dar entrada en ésta vuestra página a otras plumas que nos enriquezcan con el valor de los suyos. Continuar leyendo “EL ESTILO: LA PERSONALIDAD TRASLADADA AL ATUENDO por Lucio Rivas”

La elegancia es un valor interior

“Creo que la felicidad sólo es posible si nos dejamos llevar por nuestros sentimientos, nuestra intuición y nuestros deseos verdaderos”; Hanif Kureishi, escritor inglés.

la-elegancia-es-un-valor-interior-00

      La elegancia no significa mostrar una imagen con mayor o menor gusto. Lo cual, además, se trata de una cuestión subjetiva. Me gusta creer que la elegancia es una actitud que se cultiva en todos los órdenes de la vida, y que es el reflejo de unos valores. Continuar leyendo “La elegancia es un valor interior”

Algunos consejos para lucir elegante

consejos-tips-lucir-elegante-hombre-normas-00“En lugar de preparar solo el intelecto y la memoria, debemos considerar también el desarrollo de la voluntad, demostrado en la iniciativa y la acción”; Joseph Albers, artista alemán.

      Nuestra actitud determina nuestro destino. El pasado sábado, mientras corría por un camino rural, me crucé con un señor mayor –rondaba los setenta años- y que a buen seguro era oriundo de la apartada zona donde nos encontrábamos. Hasta aquí todo normal, pero lo que me sorprendió es que iba ataviado de esta guisa: sombrero tipo Trilby de paja color azul celeste, botas toscas de cordones negras, pantalón de algodón de un tono claro indefinido, camisa de manga corta y con una chaqueta marrón de tweed, tipo pata de gallo, tan grande como si fuera una prenda de abrigo. No le faltaba su correspondiente pañuelo en el bolsillo superior de la chaqueta, tan deslucido como evidente.

      Sin duda este buen hombre se dirigía -andando- a la verbena de las fiestas del pueblo cercano que yo había dejado atrás, a escasos kilómetros del punto en el que nos encontramos. En el centro urbano recuerdo haber reparado en que la mayoría de los hombres iban vestidos con las prendas habituales propias de las zonas de veraneo. Ropa popular y cómoda: bermudas, camisetas, zapato deportivo, vaqueros, etc. Acompañando -por cierto- a mujeres muy bien arregladas. El caballero en cuestión, me saludó con educación y una sonrisa que interpreté como de presumida socarronería.

      Conmovido por su intención, sentí un gran reconocimiento por su esfuerzo. No me cabe duda que deseaba mostrar su mejor versión, la más elegante de la que era posible. A su manera, lo mejor que sabía. Lo más importante, la actitud, le sobraba, y solo le faltaba conocer ciertas normas (aptitud) y, quizá, medios para lograr ciertas prendas. Sin embargo lo fundamental lo tenía, voluntad, y orgulloso que se le veía de ello.

      Me agrado de tal manera su actitud que a él y tantos otros que se sienten caballeros dedicamos este resumen de tips por si sirven de ayuda. Aún con el convencimiento de que seguramente nuestro protagonista de hoy desconozca lo que es internet, ni necesidad que tendrá de saberlo a estas alturas. Estos son: Continuar leyendo “Algunos consejos para lucir elegante”