Puntos clave: garganta, ombligo y tobillos.

“No juzgue nada por su aspecto, sino por la evidencia. No hay mejor regla”; Charles Dickens (1812-1870), novelista inglés.

      Todo cuerpo tiene un único punto de equilibrio. Su centro de gravedad. Un sencillo método que concentra en él toda la masa para simplificar la resolución de problemas en física. Sigue leyendo