Consejos para cultivar una, completa, imagen elegante

“Pesa las opiniones, no las cuentes”; Seneca.

      Competir en elegancia carece de sentido. Nada más debería motivarnos que mejorar nuestra propia imagen personal, puesto que mostrarse elegante solo es posible con la naturalidad que emana de la voluntad individual.

      Si la última prenda que adquirimos es más acertada que las que ya teníamos, indicará que nos encontramos en el camino correcto. Sigue leyendo

Empilcharse; vestirse con esmero

“Si no lo puedes explicar de forma sencilla, es que no lo has entendido del todo”; Albert Einstein.

      Me encanta la manera, impaciente y pícara, con la que los más pequeños de la casa definen los conceptos más simples. Con torpe dificultad, propia de su tierna edad, evidencian un conocimiento incipiente, inocente y todavía escaso. En contraposición está la agudeza mental de los mayores para idéntica acción. Es decir, la precisión del que está bien documentado. Sigue leyendo

Trump; Donald Trump.

“La peor arrogancia es aquella producto de la ignorancia”; Jim Rohn (1930-2009), empresario estadounidense.

      Al recién estrenado presidente de los Estados Unidos de América la ropa le viene como el cargo. Grande. El desproporcionado largo de su corbata, así como la desmesura en la talla en sus trajes evidencian una personalidad complicada de hacer entrar en razón. Sigue leyendo

Elegantes modestos, pura elegancia

“Honrosa es la alegre pobreza”; Seneca.

      Mantener la dignidad cuando todo lo que te rodea es miseria resulta admirable. Frívolo es pavonearse como un dandi por la La Galería Vittorio Emanuele II de Milán, o tratar de emular a un gentleman atravesando las arcadas Burlington en Londres sin mayor oficio ni beneficio. Sobre todo si la vida te ha regalado una saneada cuenta bancaria. Sigue leyendo

Rebajas de ganga

“Cuando voy de pesca no pienso en lo que me gusta a mí, sino en lo que prefieren los peces. No cebo el anzuelo con fresas y crema…”; Dale Canergie (1888-1955), empresario norteamericano.

      Todos los años, por estas fechas, me dejo caer por los comercios de mi ciudad. Son los mismos que monopolizan cualquier capital y voy en busca de una oportunidad en las rebajas. Esperanzado, busco -iluso de mi- alguna prenda a la que termine cogiendo cariño por su calidad o -tan siquiera- estilo. Que me acompañe durante mucho tiempo, cuanto más mejor. Sigue leyendo

Hay marrones y marrones

“El arte nace de la atención y los detalles son su comadrona”; Julia Cameron, escritora norteamericana.

      El matiz es importante. Cuando hablamos de un zapato de color negro no hay lugar a la duda a no ser que sea tan brillante que deslumbre, en cuyo caso habrá que reservarlo para la etiqueta. La cuestión se complica con los múltiples tonos del marrón. Sigue leyendo