Chaleco tweed de vestir con pantalón de franela de algodón

“La educación es la manifestación de la perfección en el hombre”; Swami Vivekananda (1863-1902), líder espiritual indio.

chaleco-tweed-pantalon-franela-algodon-00

      La moderación nos permite disfrutar de los placeres de la vida. Tras una dilatada jornada laboral, pocas cosas resultan tan agradables como disfrutar de una, y solo una, copa de vino o caña de cerveza bien tirada en compañía de amigos o la familia. Aunque la situación, siempre, tienta a repetir. Sigue leyendo

Traje de tres piezas (con chaleco)

“El arte y la ciencia de hacer preguntas es la fuente de todo el conocimiento”; Thomas Louis Berger, novelista estadounidense.

traje-tres-piezas-con-chaleco-00

      Decía el Dalai Lama que cuando hablamos, sólo repetimos aquello que ya sabemos; mientras que cuando escuchamos, quizá, aprendamos algo nuevo. De forma parecida ocurre cuando leemos o escribimos, sino igual. Sigue leyendo

Chaleco de vestir. Detalles y ejecución.

“Pensamos en generalidades, pero vivimos en detalles”; Alfred North Whitehead, matemático inglés.

chaleco-tweed-vestir-sastreria-pantalon-franela-detalles-00

      Para qué, cómo y por qué. Esta es la secuencia lógica que deberíamos meditar antes de realizar cualquier acción por primera vez, o al proponerla. Lo primero es la motivación, el ¿para qué?. Sigue leyendo

Chaleco de vestir

“El recuerdo es un poco de eternidad”; Antonio Porchia, poeta italiano.

chaleco-tweed-vestir-sastreria-pantalon-franela-00

      Aunque tendemos a magnificar el recuerdo del pasado, lo cierto es que resulta un ejercicio maravilloso. Así, algunas de las prendas de nuestra infancia y juventud las recordamos durante toda la vida de forma gozosa; mientras que a otras lo hacemos con no poca vergüenza. Pero a todas con idéntica nostalgia del tiempo que no volverá. Sigue leyendo

Opciones para vestir con chaleco

chaleco-vestir-hombre-conjunto-chaqueta-00“La vida es siempre un millón de probabilidades. Esto hace la garantía y la justificación del arte”; Franz Tamayo, poeta boliviano.

      Las superposiciones suelen complicarnos. Por el contrario, si somos sencillos no corremos el riesgo de caer en el caos que provoca manejar numerosas variables, pero perdemos la opción de no disfrutar con todas ellas.

      Como en todo aprendizaje, en el caso del uso del chaleco también ayuda tener referencias y cierto orden. La llamada tercera pieza es una prenda que nos aporta una gran versatilidad al conjunto, y que presenta ciertas características. Veamos algunas.

      El chaleco aporta mayor vistosidad al conjunto. Ya sabemos que un traje resulta más formal y elegante con esta prenda, pero es que además si alteramos el color de éste respecto al de la chaqueta y el pantalón, el conjunto gana en originalidad. Y, de acertar con el tono, en belleza.

      Nos confiere mayor protección térmica, y consistencia a la indumentaria. El conjunto de chaqueta en ocasiones es insuficiente para el frío ambiental, pero al mismo tiempo puede que no justifique el uso del abrigo. Cuando en el ambiente reinan estas temperaturas intermedias el chaleco aparece como la prenda ideal para completar nuestro atuendo. Además con una composición más armada gracias a una prenda más.

      Relaja y revitaliza el monocromático traje. Repetir el uniforme de oficina resulta en ocasiones algo monótono, aportarle cierta variedad de color con el chaleco atenúa su seriedad.

      Posibilita combinar distintos tejidos. Algodón, punto, lanas, incluso ciertos tejidos de ante muy fino (foto 2) resultan telas acertadas para la confección de un chaleco. Los de lino se corresponden más con la estética. Mantener la precaución de no mezclar tejidos de extremas características -como por ejemplo el sumar a este chaleco de lino una chaqueta de tweed– siempre es recomendable. Sigue leyendo

El hermano menor del Jersey: el chaleco de punto

Versiones

Versiones para el golf de Ralph Lauren

Aunque no es tan protagonista como “el primogénito”, y de alguna manera se encuentra eclipsado por éste, entendemos que debería tener su lugar y que deberíamos rescatar a este brillante y clásico elemento del vestir de sport. Infinitamente menos usado que el jersey, no conviene desmerecerlo ni negarle su incuestionable belleza y notables ventajas como; la mayor libertad de movimientos y ligereza de la prenda, así como una mayor comodidad con el uso de la chaqueta. Sigue leyendo