Sudaderas. Jerséis para hacer deporte.

“Un hombre con una idea es un loco hasta que triunfa”, Mark Twain.

sudadera-jersei-deporte-algodon-sueter-00

      Al chandal le deberíamos vetar la entrada a nuestro armario. Por mucho que unos pocos apuesten por él como conjunto para salir a la calle, la mayoría compartiremos que no existe alternativa acertada para cubrir nuestras piernas mientras hacemos deporte.

      Un hombre elegante lo es hasta cuando se viste para irse a dormir. En cualquier circunstancia. Y durante la práctica del ejercicio físico no iba a ser una excepción. Dicho esto: el uso de una sudadera se postula como la opción adecuada en el torso para protegerse del frío.

      En la actualidad, la ropa deportiva avanza hacia telas -de nailon y poliéster- ultra ligeras que se adaptan a la piel facilitando la transpiración y evitando que se adhiera el sudor. Relegando al algodón a un segundo plano. Sin embargo, a comienzos del siglo pasado este tejido de procedencia vegetal supuso todo una revolución al sustituir a la lana en la confección de prendas deportivas de abrigo.

      Los orígenes de la sudadera se sitúan en Alabama (USA) hacia 1920. Estado con tradición en la producción de gran cantidad de algodón, recogido por esclavos hasta el final de la Guerra de la Independencia en 1865. Benjamin Russell, propietario de una fabrica de ropa para mujeres e interior de niños, la ideo a petición de su hijo Bennie Russell Jr. Quien le planteó lo molesto de los jerséis de lana cuando se hace deporte porque, entre otras cosas, pican.

      Además la lana presentaba numerosas desventajas como tejido de pelo animal que es para su aplicación en el deporte. Huele peor y da grima si se humedece con la lluvia o el sudor, se lava y seca con mayor dificultad, encoge en los lavados y su fibra se acaba rompiendo lo que provoca la aparición de bolas.

sudadera-jersei-deporte-algodon-sueter-21

      La principal ventaja del tejido de la sudadera (sweatshirt) es que está confeccionado siguiendo una técnica conocida como bucle invertido (loopback). Con un interior de textura esponjosa semejante a la piel de melocotón permite la absorción del sudor a la par que aísla del frío. Además, gracias a la cara lisa exterior favorece la transpiración, resiste a la humedad ambiental y evita la formación de bolitas.

      Detalles como el triángulo del escote así como su contorno elástico en el cuello, las mangas y la cintura sirven para retener el sudor de forma efectiva abrigando de manera cómoda.

      La capucha (hoddie) fue incorporada una década más tarde, en 1930. Se la adjudica a la firma Champion. Son menos afortunadas estéticamente, y fueron concebidas para contrarrestar las frías temperaturas que soportaban los trabajadores de Nueva York. Rocky (1976) la inmortalizó en la gran pantalla.

      Las sudaderas, sencillas, solo deberían utilizarse para hacer deporte o como mucho para una jornada campestre en compañía de un polo o una camisa vaquera y similar calzado deportivo.

      El mayor influyente de la moda masculina del último siglo, el Duque de Windsor, la avaló utilizándola para jugar al golf. Además, Steven McQueen en la formidable película de La Gran Evasión (1963) o Gene Kelly ensayando con ella -entre otros clásicos- contribuyeron a mitificarla.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo