Stephane Jimenez, zapatero

“No somos más que la mano que pasea entre vuestros sueños y nuestras herramientas”; Stephane Jimenez.

stephane-jimenez-bottier-maestro-zapatero-frances-00

      Hay unas firmas que nos atraen con mayor intensidad que otras. Toda vez que hemos repasado, tomado contacto y probado -en primera persona- las principales referencias zapateras próximas. Las ibéricas Carmina, Meermin, Lottusse, Carlos Santos o Vidal Fernández. Tras realizar una primera incursión en las marcas que nos parecieron más bellas de cuantas conocemos del Extremo Oriente. Retornamos de nuevo al Viejo Continente para conocer a una del país vecino. Stephane Jimenez Bottier de Francia.

      Stephane Jimenez pertenece a la última hornada de artesanos. Desde su condición inicial de zapatero remendón (cobbler), en 1988, su talento le llevó siete años más tarde a trabajar en los talleres más prestigiosos. John Lobb en París o Stefano Bemer de Florencia fueron testigos de su progresión como profesional. Finalmente se ha instalado en su ciudad natal, Burdeos, para crear su propio taller desde el que realizar sus creaciones.

      Si las principales zapaterías del país transpirenáico son Corthay, Aurbercy o J. M. Weston, o al menos las más conocidas junto con Berluti. De manera personal siento especial predilección por la estética de esta compañía gabacha. Aunque me resulta curioso comprobar que no está entre las elegidas por Hugo Jacomet para su obra sobre las firmas de su patria.

      La horma del calzado de Stephane da la impresión, en algunos modelos, de ser un tanto alargada. Demasiado afilada en según que tipo de zapato. Sin embargo en general me parecen sobresalientes. Sobrios, estilizados y clásicos. Sin esparavanes, pero con un espíritu propio. Diferenciado.

      En su colección cuenta con colores vivos, como el granate y el rojo, no obstante es su tono marrón oscuro el que me parece más notable.

      Si el estilo galo se caracteriza por modelos con formas barrocas, la firma de Jimenez no es ajena a esta tendencia. Sin embargo sus propuestas son menos estridentes de lo que acostumbran sus paisanos como podemos verificar en el Derby de la última foto de la galería.

      Viviendo y aprendiendo. Seguiremos haciéndolo, con mayor profundidad y cercanía si puede ser o las circunstancias nos lo permiten.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo