Los sombreros del caballero

Los sombreros son una prenda muy poco usada hoy en día. A principios del pasado siglo era algo tan habitual en los caballeros, lo raro resultaba que no lo llevase cuando este salía a la calle, sea cual fuera la condición social de su portador. Sin duda, en la actualidad, es meramente testimonial su uso; más de hacerlo, con un acertado modelo y en la ocasión precisa, dará como resultado una imagen difícilmente superable.

El más alto exponente de este, es el de “copa”; para usarlo en las ocasiones de más alta formalidad o etiqueta; con frac o chaqué.

Podríamos continuar, en orden decreciente de formalidad, con el llamado sombrero de bombín. Su uso, también es testimonial. Todo ello, a pesar de los denodados esfuerzos realizados por la marca Hackett y por las capas más altas de la sociedad británica, para ponerlo de actualidad.

Todavía se pueden ver algunos sombreros de los denominados de “vestir” o fedora por nuestras calles, en la temporada más fría. Mas tampoco son muy utilizados, como si lo hicieron los Sres. Grant y Bogart los cuales supieron vestir como nadie también estas otras prendas masculinas.

Por excelencia, el más informal, cómodo y usado de todos los sombreros actuales es el llamado sobrero “panamá”. Sobre todo en las gradas de los partidos de tenis y en nuestras playas y puertos.

Otros son las gorras de tweed, lana o similar que tienen un estilo sin par y son las más usadas.

Las boinas, sin la menor clase y elegancia alguna … al menos tienen cierta dignidad de la que carecen en absoluto las gorras “comerciales” que inundan, lamentablemente, nuestros pueblos y ciudades.

Sobre todas estas versiones, y alguna más, de complementos para cubrir nuestra cabeza de la manera más elegante, así como sus normas de uso y de protocolo, dedicaremos paulatinamente y en lo sucesivo los sucesivos artículos dentro de este apartado; Vestidor/Cabeza.

¿Cuál es tu favorito? ¿Te atreves con alguno?