Sombrero Canotié o Canotier; el vestigio de un bonito pasado

Aunque los más nostálgicos no nos resignemos a admitirlo,  el sombrero de bombín, el de copa y este que hoy traemos como protagonista -entre otros modelos un poco más vistos, pero que no generan mucha mayor repercusión, como el Panama o el de vestir Fedora– están en claras vías de extinción. Que estos complementos cuenta con un papel testimonial en la actualidad es una realidad, tan clara y nítida como que permanecerán en nuestra memoria colectiva, cual recurso refinado y exquisito, al que los caballeros más elegantes han recurrido para adornar sus cabezas en nuestra historia contemporánea.

Así, este es el clásico sombrero del gran Gatsby y otros personajes del cine más clásico como Gene Kelly, Fred Astaire, Maurice Chevalier… también conocido como de gondolero, ya que a día de hoy solo es usado –comunmente- por este colectivo veneciano, que lo distinguen con una larga cinta denominada “nastro del doppio” o “cinta doble”. El motivo del la cinta; negra, de color o a rayas servía para distinguir a las distintas escuelas, equipos deportivos o instituciones.

El sombrero Canotier cuyo origen data de finales del siglo XIX aunque su auge y mayor uso será en el periodo entreguerras, ha sido muy usado por los oficiales de marina y también fue icono de los estudiantes de las universidades inglesas más clásicas, principalmente de Oxford y Cambridge.

Este complemento que todavía tiene su hueco en las pasarelas como un vestigio “vintage” y melancólico, se puso de moda en Francia por la exaltación de la navegación “du canotaje” o de “piragua/kayak”, de ahí su nombre. Paralelamente los inmigrantes italianos lo pusieron de moda en América, donde obtuvo su máximo esplendor en la primera mitad del siglo XX.

Es típico de la estación de verano y climas muy cálidos, debido a las frescas características que brinda el material de que están confeccionados y porque evita el deslumbramiento del sol sobre los ojos por su ancha ala. Usado por navegantes y deportistas de -marcadamente- alto nivel social, también fue utilizado por la clase media en sus comidas campestres, excursiones de fin de semana o acontecimientos más formales, favorecidos por una producción con bajos costos. Fue de las principales razones por las que su uso -en pocos años- se convirtió en el sombrero de verano preferido y más utilizado.

Se trata de un sombrero muy elaborado, hecho con paja gruesa trenzada y plana. Para su fabricación se realizan las tres partes del sombrero por separado: tapa, copa y ala para después montar el conjunto soldándolas con cola. Respecto a su fabricación, decir que la máquina con la que se cosía estaba creada específicamente para este tipo de sombrero y en el museo de la paja de Florencia, aún hoy se exhiben una extraordinaria colección de estas máquinas.

El sombrero “boat” es geométricamente un sombrero de paja de copa baja, plana y ala recta y ancha. En Cuba su uso también se generalizó en las primeras décadas del siglo XX, como complemento del traje blanco crudo tan típico de la isla caribeña el ‘“dril cien”’, cuyo conjunto constituye la imagen típica del refinado caballero cubano entre los años 1915-1940, decayendo estrepitosamente su uso después de la Segunda Guerra Mundial.

Sin duda, el canotié es y será el símbolo de tocado por excelencia de las primeras décadas del siglo XX. Es la historia de nuestra moda, la más elegante o atemporal, y aunque solo sea por el puro placer de volver a recordar y deleitarse con estas imágenes con las que cerramos el artículo de hoy bien merece la pena su memoria y homenaje a este modelo de sombrero que igualmente lucieron los caballeros que mejor se vistieron por los pies, como las damas más elegantes; Coco Chanel.

Y una vez más recordar que, usar no los usaremos, pero si en vez de llevar las gorras deportivo-comerciales que algunos se empeñan en poner sobre sus cabezas, nos tocáramos con estos modelos de sombreros con bastante más clase… ¿Cuanto mejor se nos vería a todos?

Nos dejas tu opinión para completar el artículo… Muchas gracias.

  • Carlos Sánchez

    Le felicito por el artículo. En mi caso, tengo tres lindos sombreros canotier y los uso regularmente. No es extraño que las miradas me sigan al caminar por las calles de la ciudad de México.
    Saludos.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias estimado Carlos y enhorabuena por tu buen gusto.
      Saludos cordiales,

  • Carlos Sánchez

    Mi canotier stetson.

    • vestirseporlospies

      Mil gracias por tu fotografía estimado Carlos… es estupenda!!!

      Un abrazo y felicidades por tu buen gusto,