Solapa, cran y cuello de una chaqueta. Tipos, elaboración y características.

“Es muy importante para mí mantener el contacto con el lector, porque estoy escribiendo para él”; Will Eisner, dibujante estadounidense (1917-2005).

solapas-cuello-cran-chaquetas-tipos-00

      El lector manda. Escribir es compartir los conocimientos adquiridos, rememorar las experiencias vividas, entretener con historias noveladas o diferentes porciones de éstas entremezcladas a una misma vez.

      Sea como fuere, la finalidad de todos los escritos coinciden en que se hacen para ser leídos. Motivo por el cuál es imprescindible conocer los intereses del lector. Gracias a la solicitud de Ayrton y Félix repasaremos el tema de las solapas.

      Lo primero que hemos de tener en cuenta es que las solapas son las vueltas superiores de los delanteros en las chaquetas. Es decir, la parte de la chaqueta que pliega a la altura del pecho delimitada por el botón activo y su encuentro con el cuello.

      Los extremos (puntas) de las solapas dan continuidad al cuello (pieza independiente cosida en el contorno superior de la chaqueta en la zona posterior y lateral) de la chaqueta. La importancia del conjunto en la estética global resulta vital.

      La tira del cuello viene preparada en rollos compuestos por entretela y gamuza cosidos. Éste tándem de telas se “forrá” en la parte superior cosiendo sobre ella la tela exterior de la chaqueta.

solapas-cuello-cran-chaquetas-tipos-11

      La principal dificultad a la hora de montar esta pieza del cuello estriba en salvar la curvatura natural de nuestro cuello sin arrugas. Es decir, el encuentro entre las cervicales y nuestra espalda. Que puede sobresalir hacia afuera, hundirse o ser más o menos recta. En cuyo caso se corta de manera más o menos acusada, respectivamente, el contorno interior de esta pieza antes de coserla al cuerpo de la chaqueta.

      Las solapas están formadas por dos capas de tela y una de entretela, que va termofijada o cosida a la tela exterior de la chaqueta (e interior de la solapa que vestida queda oculta).

      A todo lo largo de la cara exterior del delantero se cose -durante la elaboración de una chaqueta- un tramo de la tela en el extremo lateral con un ancho ligeramente superior al máximo de la solapa. Esta pieza de tela es conocida como “canto”, y servirá de forro exterior de la solapa (la tela queda a la vista en la solapa vestida la chaqueta).

      El canto se ve, al darle la vuelta hacia el interior de la chaqueta, del botón para arriba. Del botón para abajo queda por el interior de la prenda. Esta operación es conocida como vuelta de cantos, y se realiza, obviamente, de manera completa en ambos lados de la botonadura.

      El cran es el encuentro que forman el cuello con la solapa. Éste puede quedar más alto o bajo, de forma personal lo prefiero elevado por que estiliza la figura.

      Las solapas se dibujan directamente sobre la tela con una tiza y la ayuda de plantillas, reglas y a pulso. Esta marca sirve de guía para el corte y afinado las solapas.

      La inclinación de la solapa la delimitan dos puntos como en toda recta. En esta ocasión son el ojal abotonado y la unión con el cuello.

      Existen tantos tipos de solapas como seamos capaces de dibujar. Sin embargo se suelen dividir en solapas de punta y redondeadas.

      Las primeras son más formales. Propias de chaquetas con la hilera cruzada aunque también admisibles para los conjuntos de tres piezas. No la considero apropiada para chaquetas casual.

      Las solapas redondeadas, reflejan un carácter más relajado que suele ser idóneo para los conjuntos con la hilera sencilla.

      Respecto al cran. Puede presentarse cerrado cuando la pieza del cuello es paralela y continua al remate superior de la solapa, o abierto cuando ambas forman un ángulo y dejan un espacio de separación entre ellas. El primer modelo suele acompañar a las solapas en punta y el segundo a las de una sola fila de botones.

      De manera personal dispongo de chaquetas con solapas de variadas medidas en su ancho que van desde los 9 a los 14 centímetros como casos extremos. Si bien es cierto que con 11 ó 12 centímetros estaremos ante una solapa con un grosor medio, y que ésta debería ser proporcional a nuestra envergadura.

      La solapa de una chaqueta representa la firma de su sastre. Su trazo. Donde demuestra la destreza en el corte y maestría dentro del oficio. Su vuelo le aportará la nota de calidad.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

solapas-cuello-cran-chaquetas-tipos-31

solapas-cuello-cran-chaquetas-tipos-34

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo