“Social Food In” Calderón; la duración de esta -sabrosa- melodía la marcas tú

Siro González Fernández
Empresario visionario, incansable emprendedor, sencillo, noble, generoso... y amigo Siro. Mil Gracias!!

Cuando se trata de calidad el precio no debe ser limitante, a todo caballero y por supuesto a las damas de las que este se hace merecedor de acompañar, gusta, siente, valora y disfruta con darse un sereno y exquisito homenaje cuando la ocasión lo merece y permite. Hay ambientes que ya nos evocan particulares ensueños y predisponen al sosiego como el célebre y castizo Café Gijón u otros como los recreados en la serena fotografía de las películas de Jose Luis Garcí, por ejemplo. Donde el tiempo parece detenerse para que compartir mesa y, a veces mantel, con distinguidos comensales por sus doctos diálogos y respetuosos silencios, se haga eterno.

Este es el caso del que en esta ocasión queremos presentaros, un lugar que se encuentra a escasos pasos del casco histórico de la monumental capital gallega; El Calderón. Este imperio de la restauración, modesto y silencioso como su propietario, ofrece a todo cliente por exigente que sea su fino antojo, una amplia gama de posibilidades. Llama especialmente la atención las cuidadas dependencias de uso privativo, amuebladas con el mayor confort del mejor salón-comedor doméstico, en el cual los agraciados clientes podrán degustar los manjares de una deliciosa cocina de autor e innovada por el propio Siro, así como de la ulterior tertulia en la propia dependencia con la más reservada exclusividad.

Hemos podido disfrutar del agasajo al aire libre porque nos lo ha permitido la húmeda, fértil y pertinaz climatología compostelana, ya que sorprendentemente dispone de un amplio jardín que hace posible lo inverosímil en pleno corazón de la cuidad del patrón. Un vergel.

El peregrino que llegue a estas santas tierras o agraciado vecino de la tierra compostelana podrá, tras ganar su obligado jubileo, disfrutar de un trato inmejorable. Cercano, educado y cuidado donde ya han hecho parada reiterada y dejado confirmación escrita en el libro de visitas que su poseedor solo exhibe en puntuales ocasiones, personalidades de la talla de eminentes premios nobel y personajes de notable perfil… tantos como otras que por su sencillo anonimato hacen más grande a la particular nota gastronómica Calderon. Es aquí donde radica la clave que destaca por encima de todas, el pasado día nos agasajo con un menú degustación con unas viadas que harían las delicias del mejor gourmet internacional al precio más que asequible y humilde de cualquier menú del día. Como os lo digo, al alcance de todos absolutamente y no en pocas ocasiones.

Esta filosofía coincide con el que es y debe ser nuestro gran carisma, el de esta plataforma, dar la mayor calidad al mejor precio. En el caso, por ejemplo de un traje artesano a medida y a mano por un sastre profesional y reconocido no es algo que todo público se pueda costear asiduamente, pero… ¿Porque no dotar de similar elegancia a un digno “ready to wear” ajustado al máximo a la medida de su portador, para que el exquisito gusto, calidad y elegancia pueda ser asequible a todo caballero?. La diferencia ronda varios cientos de euros entre unos y otros. Intentamos situarnos en dos benditas y admiradas zonas, dignas y bien diferenciadas; la posibilidad del vestuario y calzado más depurado del más alto nivel y la defensa de la misma elegancia, pero asequible a todo aquel caballero que la desee defender desde cualquier economía.

Todo es posible, la mayor calidad debe ser accesible a todo el mundo… y sobre manera con este cambio estructural, económico y social.

Por este mismo motivo, si no podemos gozar asiduamente de “ElBulli” u otros, si que podremos deleitarnos con una calidad inmejorable con un módico precio. Tomamos nota porque esto es vanguardia, y de la buena. Además cuenta, y lo hemos corroborado en primera persona, con un servicio de catering que es capaz de trasladar todo este encanto y servicio inmejorable al lugar que le sea requerido.

Bonita iniciativa que tuvimos el placer de inaugurar y que continuará un colaborador V. P.; Alex Dobao porque la feliz idea consiste en que cada degustador invitará a otro agraciado para que la experiencia no pare y cada vez se extienda más, esta “idea feliz”. Señores y señoras, esto es I+D+i real y “degustable”.

Os dejamos con unas fotografías donde podéis haceros idea de los maravillosos platos que constituyeron la degustación acompañados por unas bebidas que consiguieron un perfecto maridaje, no sin antes hacer mención a la agradable compañía que tuvimos en las damas; Soledad Felloza, Marisol Vazquez, Mercedes Blanco (a la que debo la amabilidad de estas profesionales imágenes, enhorabuena Merce!!) y María Eirás, junto a los caballeros ; David, Xurxo Fernández,  Francisco J. Godoy y mi amigo David López Salgueiro. Y por supuesto, con el de además de amigo, maestro promotor D. Siro González Fernández.

 

 

Desde este momento os invitamos a que nos hagáis llegar aquellos lugares que se puedan considerarse como auténticos “descansos del caballero” y vuestras valoraciones al respecto. ¿Cuál es el vuestro?

  • Enrique

    ¡Qué suplemento de ganas de visitar Santiago, con tiempo y días para disfrutar todo lo que allí tenéis! ¿Creeras que la última vez que caí por allí por motivos de trabajo acabçe comiendo en una Taberna Lizarrán? Mi mujer, muy contenta porque es navarra y el raxo estaba muy rico, pero creo que -como poco- cometí un delito de lesa humanidad. Hay que arreglarlo.

    • Amoreno

      Pues, estimado Enrique si vienes a la tierra del apostol no dejes de visitar a este buen amigo… además no te creerás el precio de este menú. Pero lo mejor es su trato humano. En Galicia (y todo el norte peninsular de este “país para comerselo”) la comida es, como sabes, un culto al cuerpo. Un fuerte abrazo,

  • Pingback: #SocialFoodIn: la apuesta de Restaurante Calderón y Siro González por las redes sociales | laura camino()

    • Amoreno

      Muchas gracias estimada Laura por hacerte eco de nuestro artículo, bienvenida a esta tu página y saludos cordiales,