Sin riesgo no hay éxito; y además gusta “muchísimo” más

Window pane de azules y grises imposibles e inmejorables

 Dentro de nuestra pasión por la moda masculina clásica y eterna –además de discreta-, tenemos el firme convencimiento, y hasta es altamente recomendable, asumir ciertos y puntuales riesgos a la hora de completar nuestro vestidor. Con prendas que vamos a dar en llamar “inusuales”, como las que presentamos en las fotografías que acompañan al presente post.

Asumir retos de manera esporádica, anecdótica y premeditada será como el delicioso aderezo, de toda elaborada y delicada comida digna de formar parte de la carta del mejor restaurador de la Guía Michelin; además de los indudables y numerosos beneficios que redundarán en el nuestro inmediatamente.

Esta muestra de valentía al salirse de los “estándares” tradicionales nos va a reportar un éxito que a nosotros mismos nos sorprenderá. Es un hecho demostrable y fácilmente constatable -además de una satisfacción diaria- el observar que cuando en nuestras elecciones para las publicaciones diarias en las redes asumimos este riesgo a la hora de presentaros propuestas atrevidas, puntuales y singulares son directa y agradablemente proporcionales a los riesgos que asumimos. A mayor atrevimiento mejor y más abundante respuesta: ¡Es la mejor prueba!

Efectivamente, entendemos que el equilibrio es básico en todos los entornos de la vida y que cierta monotonía y hasta la cómoda rutina diaria es necesaria, pero que en las contadas ocasiones en las que se nos presente la oportunidad de “saltarnos a la torera” tales encorsetamientos, será un auténtico reto y un triunfo rotundo.

Es imprescindible saber elegir -como siempre-, la situación más oportuna, de manera contraria podemos caer en el más absoluto de los fracasos… y hasta ridículos. Ya que con estas prendas que hoy aglutinamos a modo de ejemplo, dentro del vestir del caballero, tiene un carácter marcadamente casual e indicado para las situaciones más relajadas a las que podamos asistir. No me imagino en la recogida de un premio al empresario del año en el Palacio de la Ópera de manos del presidente autonómico de turno, lucir una llamativa chaqueta de tartán roja o  presenciar una interesante conferencia sobre  “Las Herramientas concretas para la construcción de Asentamientos Humanos Sustentables para crear una cultura permanente frente a los desafíos de la Globalización” en el centro financiero representando a nuestra corporación con los D. M. S. rojos de piel vuelta. ¿No?

Constataremos a buen seguro que tan pronto como nos decidamos a seleccionar artículos más atrevidos e inusuales, originales, distintos; el éxito de nuestra nueva imagen será indudable y recibiremos el reporte de nuestro entorno con muestras de reconocimiento exponencialmente crecientes. Por lo tanto, nos hará reflexionar y animará a explorar en todas las posibilidades que nos encanten, y además de verlo en otros, vestirlo nosotros mismos; y así conseguir los beneficios inherentes a tal desparpajo.

Ejemplos concretos podríamos citar:

  • En el caso de los zapatos; los lisos clásicos de colores clásicos negros o marrones y de cordones son muy aceptados, indicados y con un gran seguimiento, lo que denota el alto gusto todos los seguidores de la moda clásica masculina. Pero es en cuando se alternan -esporádicamente- estos básicos con los; piel de cocodrilo, verdes, rojo o colores inverosímiles, botines de hebillas,… o los espectaculares Spectators  de dos colores distintos, cuando se hacen las delicias en nuestro entorno y se obtiene la mejor de las repuestas.
  • En cuanto a los trajes es la misma pauta. Son los tonos más claros de los colores grises y azulados -o incluso los sorprendentes cremas y rosas- los que más aceptación tienen. Así como los estampados tartán, window pane o estampados cuadros de tweed en los colores más diversos y atrevidos, los que más van gustar. También, en su corte y confección son mucho más queridos -y no así usados- los cruzados.
  • Qué decir de los calcetines como ya apuntamos en otras publicaciones…..
  • Si ya pasa hasta con los caballeros V. P.; el más característico de todos -el Dandy Fabio Attanasio- es de los que más fama han acumulado precisamente por este carisma tan arriesgado.

Es entonces cuando se nos plantea la cuestión del porque nos cuesta tanto salir de nuestra conservadora rutina. Seguramente cultural, por el miedo al qué dirán, es una cuestión de vergüenza, de miedo a caer en el esnobismo, a llamar la atención gratuitamente y a que se nos señale con el dedo, por costumbre, miedo, inseguridades, etc. En sus momentos oportunos, sin duda, gusta mucho más ver originalidades, que lo anodino y ordinario aunque sea de gran nivel.

No nos gustaría terminar sin advertir dos premisas:

La primera es que precisamente por lo atrevido y audaz de estas prendas no pueden ser usadas a diario y de forma constante, por su fuerte efecto y por que terminaría “quemando”, cansando y aburriendo. Conviene que el uso de estas prendas no sea continuado sino alternado y puntualmente usado (¿podíamos convenir que no más de una vez a la semana?). Entendemos que, si todos los días usáramos estos modelos llegaríamos a aburrirnos, saturarnos y hasta estresarnos,… y probablemente a nuestro entorno también. Debido a que no tendríamos la cantidad necesaria para variar tanto como sería acertada o situaciones acordes. Por lo que sería interesante, necesario y muy saludable el usar y alternar días de una uniformidad más o menos corriente … con días en los que saliéndonos de la pauta general aportemos riqueza a nuestro vestuario y por ende a nuestra personalidad. Es precisamente, quizás por esto, por lo extraordinario de su uso, por lo que es de tanto agrado.

Y la segunda que como todo filo del precipicio podemos pasarnos y…

Lo que más nos gustaría saber es ¿cuál es esa prenda de tu vestidor que tienes que usar con más tiento y que el primer día que la “vestiste por los pies” fuiste el imán de todas las miradas?

  • Miguel Angel Miazza

    sin duda unos pantalones pitillo de camuflaje combinados con una america azul marino, hasta el DJ de un garito bajó de la cabina para preguntarme donde los había comprado, si necesitáis foto no hay problema, jejeje. Un saludo Gentlemen!

    • Amoreno

      Será bien recibida amigo Miguel Ángel 😉 . Muchas gracias caballero y saludos cordiales.-

  • Jose Luis Fernández

    Hola David y Compañía.
    Recuerdo la vez que estrené mi pantalón tartán con cuadros verdes, aul y negro (típico escocés) con una americana de terciopelo negra, zapato oxford negro semi brogue, chaleco de punto negro camisa blanca y corbata madrás azul, roja y blanca..con pañuelo de hilo blanco. Mi familia apostó que no me los pondría o volvería a cambiarme…Creía que me saltaba alguna regla… ese día me sentí genial y las personas que me conocían me comentaban lo acertado del conjunto. Si que produce satisfacción vestir algo que rompa y hacerlo de vez en cuando…
    Saludos

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias estimado Jose Luis por tu comentario y buenos días;
      El pantalón tartán me parece un acierto absoluto, y en los discretos colores que comentas: muy creíbles y de muy buen gusto.
      El resto excepcional… si me permites una impresión… hubiera optado por otra corbata por no duplicar cuadros con respecto al pantalón…Ssin embargo este modelo de corbata es una de mis favoritas… no en vano el otro día le regalé una de este tipo a mi amigo J. L. Ramallo 🙂
      Saludos cordiales y gracias por compartir tu estilo con nosotros, reitero, con clase.. Felicidades,
      PD. La próxima vez, remítenos una foto :-)…