Sillas con diseño clásico

“A veces me siento y pienso y otras, simplemente, me siento”; Satchel Paige (1906-1982), beisbolista norteamericano.

      El diseño de interiores, junto con la jardinería, son los otros dos entornos donde más aprecio el estilo. La elegancia de un mueble con encanto o el cuidado de cualquier jardín -incluso sea un mero tiesto- transmiten una gran sensibilidad.

      Cultivando estas dos facetas, el diseño de interiores así como los espacios naturales, se disfruta tanto como del vestuario. De manera personal me encanta y reparo en ellas con frecuencia y en detalle.

      Existen algunos modelos de sillas míticos. Con una antigüedad que en ocasiones supera el siglo de vida hoy pasan por ser las más “modernas”. Difíciles de superar en buen gusto, aún en nuestros días, copan casi todos los escaparates de los establecimientos especializados.

      Resulta algo similar a lo que sucede en nuestro vestuario. Mientras que los modelos de calzado que se diseñan para esta temporada pronto caerán en el olvido, el zapato Oxford negro o las zapatillas Stan Smith blancas sigue levantando pasiones.

      Para identificarlas las he puesto nombre reuniendo a las más representativas. Estas son:

Silla Hill House. Diseñador Rennie Mackintosh. Año 1902.
Considerada como uno de los primeros objetos de Arte Moderno, se trata -en la práctica- de un mueble decorativo. Destaca su altísimo respaldo.

Silla Thonet. Diseñador Michael Thonet. Año 1904.
También conocida como bistro, dispone de distintas versiones siempre en madera. Su principal, y en su día revolucionaria característica, es el curvado de su respaldo.

Silla Tolix. Diseñador Xavier Pauchard. Año 1924.
Fabricada en hojalata fue concebida para el exterior, de ahí que su asiento esté agujereado, y ser apilada. Tiene cierto aire industrial.

Silla Breuer. Diseñador Marcel Breuer. Año 1925.
Revolucionó el sector por su innovadora construcción. Está realizada con tubos de acero y tiras de cuero.

Silla Barcelona. Diseñador Mies Van der Rohe. Año 1929.
Se diseñó con su reposapiés a juego. De nombre original MR90 debe su apodo a que ocupó el pabellón de Alemania durante la Expo de Barcelona en 1929.

Silla Mariposa. Diseñador Antonio Bonet Castellana. Año 1938.
Inspirada en las sillas de campo del ejercito inglés, su parecido con las alas de una mariposa resulta evidente. Única contribución española a este apartado.

Silla Lilla Åland. Diseñador Carl Malmsten. Año 1942.
De esencia escandinava su sencillez hace que hoy esté presente en las cocinas de medio mundo.

Silla Plastic. Diseñadores Charles & Ray Eames. Año 1950.
Su asiento trata de ser el negativo de las curvas posteriores de la anatomía humana. Cuenta con multitud de variantes.

Silla Ant. Diseñador Arne Jacobsen. Año 1951.
Del inglés hormiga, su respaldo y asiento esta realizado en madera de una sola pieza curvada que recuerda a la figura del insecto. Ligera, esbelta y apilable.

Silla Diamond. Diseñador Harry Bertoia. Año 1952.
Revoluciono el sector porque hasta la fecha nadie había utilizado la malla electro soldada para la realización de muebles. No es apta para el exterior sin forrar.

Silla Coconut. Diseñador George Nelson. Año 1955.
Su asiento resulta parecido a un trozo, triangular, de coco. Incluso en su mullido interior.

Silla Tulip. Diseñador Eero Saarinen. Año 1956.
Con ondulaciones futuristas, propias de los años 60, está realizada con fibra de carbono. Su estilo fue utilizado en la nave de Star Trek.

Silla Cisne. Diseñador Arne Jacobsen. Año 1958.
Swan en ingles, dispone de una forma inconfundible con la silueta del elegante ave.

Silla The Egg. Diseñador Arne Jacobsen. Año 1958.
Realizada de una sola pieza, dispone de una voluminosa estética ovalada.

Silla Acapulco. Diseñador Desconocido. Año 1960.
Fue concebida por los nativos del Golfo de México para tomar el sol en la playa a la que debe su nombre.

Silla Panton. Diseñador Verner Panton. Año 1960.
Es el primer diseño fabricado en plástico de una sola pieza. Hoy es la pieza estrella de los catering nupciales o al aire libre.

Silla bola. Diseñador Eero Aarnio. Año 1963.
Este mueble consigue aislarnos, casi, como si fuera una habitación en sí misma.

Silla Louis Ghost. Diseñador Philip Stark. Año 2002.
Es mi favorita porque fabricada con un material transparente del XXI, el policarbonato, recuerda a las barrocas del XVII en perfecta armonía.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo