Seersucker tostado, fresca discreción

seersucker-mil-rayas-tejido-lijero-tela-verano-00“El talento trabaja, el genio crea”; Robert Schumann, compositor alemán.

      Lo bueno, si discreto, dos veces bueno. Hay prendas que son tan delicadas de vestir durante nuestro día a día -como lo puede ser una de rayas seersucker verdes o rosas- que casi nunca llegamos a adquirirlas. Sin embargo si llegáramos a optar por otra de un sutil color, sobre todo si es tan acertado como el tono crema en este mismo género, resultará completamente acertado para utilizar de manera habitual.

      Los tejidos de algodón, como este seersucker o el de gabardina, la lana fría, la seda y -por supuesto- el lino son los más indicados para los conjuntos de chaqueta y/o pantalón cuando el calor arrecia.

      La ventaja que presenta el beis (o beige) en seersucker es que no se hace tan evidente como en el caso de la misma tela en otros colores. Lo cual invita a vestir la chaqueta en el mismo tono que el pantalón, completando el conjunto de un traje. En contra de lo que sucede con los colores más llamativos -como el azul- donde lo más apropiado me parece evitarlo. Y así usar o una u otra prenda, pero no ambas, para evitar dar una impresión algo redundante.

      Un detalle a tener en cuenta con este tipo de tejido mil rayas es que tiende a ser muy desestructurado, y como normalmente las prendas confeccionadas con él carecen de forro y entretela su holgura se hace evidente. Favorece por lo tanto llevarlo bastante entallado a la figura, slim fit dicen los ingleses.

      Por nuestras calles resulta puntual el encontrarnos con telas de este tipo, seersucker, a pesar de su comodidad. No así en los lugares de descanso por ser un tejido muy utilizado para los trajes de baño o las bermudas. En su defensa es justo destacar que ha perdido parte de su abultada característica y se presenta en una versión más fina o planchada.

      Este conjunto de traje seersucker color avellana al ser tan claro agradece que se le aporte algo de vida con una corbata oscura, azul o marrón. Así como combina mejor con un calzado casual: mocasín claro, de cordones en ante o, mejor aún, un cuasi spectator. Y respecto al ¿cuando?; resulta apropiado para vestir en cualquier ocasión siempre que no se trate de un acontecimiento de cierta seriedad como una boda o similar.

      Disponer de suficientes prendas para cada oportunidad es siempre es una inversión porque además de tenerlas para afrontar todo momento, al rotarlas se desgastan menos y duran más. Incorporar un modelo de estas características siempre es oportuno para completar cualquier elegante vestidor.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • José Peña

    Estimado.
    No solamente elegante es esta prenda, si no también muy cómoda, una sensación de relajo y goce de la vida. El azul es el más común, pero este color beis definitivamente le coloca frescura a la ocasión.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias estimado José, cómo nos alegra tu comentario.
      Un saludo muy cordial y feliz fin de semana,