Sastrería Santa Eulalia. Primera prueba.

“Los malos momentos vienen solos, pero los buenos hay que buscarlos”; Dulce Chacón (1954-2003), poetisa española.

      El 26 de octubre volví a Barcelona. Tocaba la primera prueba, la del sastre, aunque me atraía también volver para disfrutar de manera pausada de la boutique Santa Eulalia. Degustar de un entorno fascinante para vestir al hombre actual, acorde con la elegancia clásica, sin el resplandor de la novedad sino con el sosiego que proporciona sentirse en territorio amigo.

      Llegué a primera hora de la mañana, 10:30 h. De la mano de los señores Daniel Suárez y Luis Calle comencé la jornada con un recorrido por las colecciones de las firmas en este establecimiento especializado en el producto selecto.

      Repasamos desde los trajes de etiqueta, donde apareció algún frac y varios chaqués (que luego tuve la oportunidad de ver como realizaban artesanalmente los chalecos en el taller), hasta los vaqueros personalizables Tramarossa. Además, reparé en zapatos de Jonh Lobb, cinturones de Berluti, corbatas Tom Ford o los jerséis en cashmere de Fedeli con variadas posibilidades. Tampoco dejé sin reparar en los paraguas de la propia firma SXE.

      Calle, documentado y conocedor del mundo del calzado, me enseñó como guardaba el libro del zapatero László Vass en una repisa para su consulta o la tarjeta de visita del novel Ramón Cuberta.

      Acto seguido me cité con Ángel Córcoles, director de la sección de sastrería. Nos sumergimos en la variedad de los distintos tejidos para hacerse un traje o camisa a medida en distintas estaciones. Hicimos la grimosa prueba sobre un tweed Harris -aprovechando que nadie nos veía- de atravesar el paño con un lapicero. Al no estar tejida bajo ninguna presión no dejó rastro, ni se notó a posteriori demostrando su fortaleza.

      Ya a media mañana tuve la oportunidad de charlar con el curtido sastre Marc Munill. Del veterano maestro disfruté por espacio de una hora que se hizo corta, porque debía acudir a una cita con el médico, y quería estar durante la prueba. Resumiendo mucho: Munill lleva desde los 12 años oficiando de sastre. Más de 60 me indicó, aunque nunca revela su edad. Por lo visto su padre era amigo del mejor sastre del momento, y vecino del mismo pueblo gerundense, Baldomero Sullá quien trabajaba en la sastrería El dique flotante (1930-1988). Así que comenzó con él… y las cosas que tiene la vida. Al final, fue Sullá quien terminó poniéndose bajo la tutela de Marc en la propia SXE cuando la sastrería del primero cerró.

      La prueba la realizamos a continuación. La chaqueta y el pantalón a mi medida estaban listos y descansaban en el probador principal. Me las probó quien las cortó, Raúl Perera, bajo la atenta mirada del veterano Marc.

      Me sorprendió que si otros sastres colocan la manga sobre el cuerpo del cliente y la montan; Raúl procede con esta pieza ya hilvanada. La cual rasga una vez que ha visto en el torso, para coserla en la marca realizada con tiza sobre la chaqueta a la altura de mis caderas.

      La costura sobre el hombro ya está cosida. Otros colegas suyos la presentan y adaptan, en su caso no le hace falta.

      Los pantalones estaban prácticamente terminados a expensas de ajustar el bajo y la caída desde la cintura. Nos fijamos en que las perneras deslizaran limpias a través de mis gemelos.

      Una vez terminada la prueba y comentado detalles de como me sentaban Raúl hizo hincapié en que no me preocupara por las arrugas de la sisa en la chaqueta. Pues quedarían perfectos. Pasamos al taller.

      En el obrador, visitamos de nuevo la zona de máquinas de coser y planchado. La de picar solapas Strober descansaba en ese momento, y pude charlar con todos los oficiales. Uno de los cuales me enseñó el truco para juntar los pasos de torzal (hilo que va por fuera) en el bordado de los ojales. Consiste el ardid en dejar los dos cabos sueltos del agreman (hilo interno que le da esqueleto) hasta el final y tirar luego de ellos levemente.

      Perera simuló como había realizado el corte de mi ropa, y me mostró mis patrones. Plantilla sobre papel que siempre realiza desde el primer pedido del cliente.

      Ya en torno a las 13.00 h se unió a nosotros Luis Sans para tener una reunión distendida,  con un café de por medio en la terraza del bistrot. Su preocupación por los acontecimientos que suceden en Cataluña durante estos días se adivinaba en el semblante del empresario barcelonés.

      Para terminar la visita, antes de comer, estuve departiendo con el camisero Manel Manobens. Quien me enseñó cuestiones relativas a las camisas a medida. Me quedo con los listados de la pechera en las del esmoquin, en detrimento del piqué.

      La próxima semana volvemos y lo contaremos, casi, todo. Mi recomendación sigue siendo visitar Santa Eulalia aunque sea a modo de museo. Para disfrutar de un espacio único de los que ya quedan pocos y corren serio peligro de extinción. SXE goza de salud y juventud.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Marco Ansaloni

[mc4wp_form]

  • Carlos

    Me gusta este artículo me encanta la sensibilidad con la que expresas las inquietudes de aquellos que sufren el problema que se ha creado en Cataluña.
    Un saludo.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias, como siempre querido Carlos, por dejarnos tu impresión.

      Siempre que me siento a escribir, pienso… que pongo lo que siento o lo que se espera. Afortunadamente me suele vencer lo primero, me parece más auténtico.

      Saludos cordiales y a vuestra disposición,

      PD. Ahora que en los comentarios no nos escucha nadie, solo ha habido un artículo que he escrito y que no publiqué. Y este es acerca de la situación catalana… para otra vez 😉

  • Carlos

    Perdona que te moleste de nuevo David, pero no puedo pasar sin volver a darte la enhorabuena por tu nueva WEB.

    En leyendo de nuevo artículos pasados me he dado cuenta del inmenso placer que supone ir saltando de artículo en artículo, de tema en tema sin orden aparente. Has logrado ciertamente que tu página sea un referente al que dirigirte a pasar el tiempo y no solo a leer el último artículo.

    Como recuerdas ya me di cuenta de este detalle, pero es ahora cuando compruebo que da sus frutos y que resulta viable para tus “clientes”.

    Supongo que has visto en tus métricas de Google analytics como el tiempo medio de permanencia se incrementa y los viajes a través de la página se multiplican. Puro Marketing de contenidos que sin duda no pasará desapercibido a muchas marcas.

    Un saludo y gracias por tu trabajo.

    • vestirseporlospies

      Nada de molestia estimado Carlos, todo lo contrario para eso estamos… Además, para acoger buenas palabras siempre es un placer 🙂

      Tu párrafo: “Supongo que has visto en tus métricas de Google analytics como el tiempo medio de permanencia se incrementa y los viajes a través de la página se multiplican. Puro Marketing de contenidos que sin duda no pasará desapercibido a muchas marcas”, es de auténtico profesional… gracias y lo comparto al 100%.

      Una cosa me gustaría dejar muy claro si me permites: sé desde hace seis años que es una labor de tiempo, de humildad, que llevará mucho trabajo aún y que no hemos nada más que comenzado…. solo necesitamos sobrevivir. Para mantenernos, con que sigáis ahí es condición necesaria y suficiente… el resto es cosa hecha JAJAJAJA

      Buenos días y saludos cordiales mi querido amigo, y también estoy disfrutando mucho del nuevo formato 🙂 … pero la mejora será continua 🙂

      PD. por cierto, si alguien deseas volver al anterior, son tocar sobre la lupa ya está 😉