Saddle shoes o zapatos de silla para montar

“La frase mas excitante que se puede oír en ciencia, la que anuncia nuevos descubrimientos, no es ¡Eureka! (¡Lo encontré! ) sino es extraño…”; Isaac Asimov (1920-1992), científico ruso.

saddle-shoes-zapatos-calzado-silla-de-montar-00

      Son raros. De hecho no les veo un atractivo especial que justifique usarlos a día de hoy, sin embargo los zapatos Saddle tienen el encanto de los artículos de un tiempo ya pasado. De manera personal cualquier modelo extraño despierta mi curiosidad, y necesito saber acerca de cada nuevo hallazgo para luego compartirlo.

      Los saddle shoes son un calzado deportivo cuya principal característica es la banda de piel que recorre el empeine, de lado a lado, atravesando el tramo donde se ubican los agujeros para anudar los cordones. Para esta tira -con la forma de una silla de montar sobre el lomo de un caballo- generalmente se elige un color de contraste distinto del resto de la pala.

      Se atribuyen a la firma AG Spalding en 1906, pero no es hasta los años 50 cuando logran a su máximo esplendor. Han sufrido ostensibles variaciones desde entonces. En un comienzo las suelas de goma eran las características para bailar sin resbalar, o con tacos para fijarse al césped de los green. Pues son propios de actividades como el golf o los bailes de salón, con carácter unisex.

      El color blanco para este tipo de zapato ha sido el predominante a lo largo de su historia. Sin embargo en la actualidad se realizan en todos los tonos, sobre todo en el marrón tan propio de nuestro gusto actual.

saddle-shoes-zapatos-calzado-silla-de-montar-10

      Su comparación con los Spectator resulta ineludible, pero pertenecen a dos tipos distintos y bien diferenciados. Se pueden presentar en la horma Oxford o Derby, siendo mucho más habitual y tradicional en la primera.

      Elvis Presley, Jack Nicholson o Mick Jagger, entre otros personajes, los avalaron con su utilización personal. En cuanto a firmas, Ralph Lauren o Edward Green son algunas de las que los incorporan con asiduidad en sus colecciones.

      No creo que me los calzara a no ser que me termine aficionando a la práctica del golf… pero da gusto verlos. Son una reliquia de museo, que forma parte del repertorio de la moda masculina clásica, del que aprendemos y desde el que se diseña en la actualidad.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo