Reflexiones –motivadoras- sobre el vestir del caballero

“Estamos llamados a ser la mejor versión de nosotros mismos. El propio ejemplo transformará el mundo”, dedicado con admiración a Irene Villa González.

Lo capital no es con qué nos vestimos, sino nuestras sensaciones al hacerlo. Esta reflexión me ha perseguido en los días precedentes tras las consultas que me realizaban acerca de cuál era mi impresión, sobre unas determinadas imágenes personales que me pedían valorar. Siempre me vienen, primero, pensamientos acerca de cómo, y no, me vestiría yo.

Siento que es fundamental ser capaz de transmitir como potenciar y relanzar cada imagen, acorde a las normas más básicas –que luego se podrán romper- y ciertamente tradicionales, pero mejoradas continuamente con personal estilo. Este no se debe adulterar. Lo único que cabe es descubrirlo, mejorarlo y, sobre todo, disfrutarlo.

Lo trataré de compartir en estos cuatro puntos cardinales que -por descontado- no solo se pueden aplicar al apartado de nuestra imagen y vestidor, sino a tantos otros de nuestra personalidad. Sabemos que el capítulo de vestirse, es el resultado de la educación y la cultura con la salsa compuesta de clase, elegancia y estilo, que parecen surgir de la genética y ojala nos brote desde la bondad. La mejor cualidad que nos adorna.

  • El fracaso no es una opción; o se gana o se aprende.

Cuando probamos cualquier novedad en nuestra forma de vestir, crecemos en las variables que tenemos. No cabe la posibilidad de perder. Simplemente no es una opción. Siempre se sacará una lectura positiva, ya que en caso no acertar, sabremos una manera de no repetir. Así resultará que del éxito no se aprende nada y cuando fallamos sí, es un buen premio. Entonces la mejor opción es experimentar, indagar, sopesar, innovar… no quedarse estancado. De todas formas tiene recompensa.

  • Preguntémonos que sentimos, no que nos ponemos.

Es harto difícil que nadie nos pueda decir cómo vestir. Se nos pueden dar pautas, ideas, ejemplos, etc. pero es muy difícil que nos elijan la forma de vestir porque cada prenda cobra distinta vida en cada individuo, como una segunda piel, el resultado será totalmente diferente.
Así como en el anterior punto decíamos que si no acertamos no incidiremos en el error, tampoco conviene abandonar a la primera oportunidad. Me explico, en lo que parece un contrasentido. Si lo que deseamos es vestir con una pajarita pero no nos queda bien en la primera vez o no nos sentimos cómodos, no sabemos hacer un buen nudo… intentémoslo un centenar de veces -como mínimo- antes de abandonar. Puede más quien siente, que quien quiere.

  • Quien comience el camino, que asuma las dificultades (inherentes).

Cuando comenzamos una nueva andadura en cualquier proyecto de la vida, y por ende en el vestuario, tenemos que ser conscientes que habrá escollos. Nada que merezca la pena llega sin esfuerzo y cuanto más, mayor satisfacción. Vale el ejemplo anterior de la corbata de lazo, el del uso del sombrero o cualquier otro. No podemos sucumbir a las primeras de cambio, poco dirá de nuestra virtud. Si nuestras ansias son mayores que nuestros miedos, pronto no podremos prescindir de esas prendas que se nos resisten. Una prueba es el pañuelo de bolsillo, quien lo integra en su vestuario no puede “vestir” sin él.

  • Si te conmueve es que lo llevas dentro.

Esta es para mí la prueba del algodón, como saber ¿si se acierta o no?, ¿si es adecuado o forzado?, ¿si se adapta a nuestro estilo?… ahí es donde hay que preguntar a nuestro interior. Como siempre, con silencio e intimidad, sale la verdad. Si lo que sueño es vestir un traje de tres piezas marrón con un estampado de cuadros, por decir algo, pero no me atrevo por el murmullo exterior, he de hacer una introspección en mis sentimientos al imaginármelo puesto. Si son positivos, tendremos que pasar a la acción para que nuestra cabeza se acostumbre a esta normalidad, de modo contrario estaremos perdiendo de disfrutar de nuestro sueño de vestir de una manera determinada. Al miedo se le vence con la acción.

Muchas gracias y buena suerte,