Rayas marineras

“No es justo, yo atrapado aquí solo, mientras tú estás allá, jugando con tus amigos todo el día”; frase del libro El niño con el pijama de rayas de John Boyne.

rayas-marineras-breton-striped-00

      Nadie da lo que no tiene. El conocimiento se adquiere; no es innato, y resulta una inversión que produce intereses cuando se comparte por el valor añadido con él que se hace.

      Las finas rayas horizontales azul marino sobre fondo blanco se diseñaron como uniforme para la marina francesa el 27 de Marzo de 1858. Paulatinamente, y como consecuencia de que sus características líneas distinguían a los tripulantes de la espuma de las olas en el caso de caída al agua, se populariza entre el resto de marineros.

      El término inglés, breton stripes, debe su procedencia a la región de la Bretaña francesa de la cuál son originarias. Y el número original de veintiuna franjas se corresponde con las batallas ganadas por Napoleón Bonaparte (1769-1821).

      Coco Chanel paseo por primera vez este tejido sobre las pasarelas en 1917. Motivo por el cual fue considerado al comienzo de su vida civil como un estampado femenino. Sin embargo a lo largo de la segunda mitad del siglo XX figuras de la talla de Cary Grant, James Dean, Pablo Picasso y otros personajes le confirieron -con su uso- el respaldo suficiente para hacerlo unisex.

      Lo acusado de su trazo las hacen propias de un ambiente lúdico. Para camisetas (genuinamente con cuello tipo barco), jerséis, polos, complementos o pequeñas prendas como el traje de baño.

      La ropa de algodón confeccionada con este dibujo hace que nos veamos más anchos, aunque su acierto es indiscutible. En cómo versionar las rayas reside el mérito del diseñador de nuestros días. Jean Paul Gaultier y Manolo Costa, hoy, son sus más fieles defensores.

      De manera personal, me resultan igual de acertadas a la inversa. Es decir, rayas blancas sobre fondo azul marino (por ser mi color favorito); e idóneas para las jornadas en las proximidades de la mar durante el verano. Acompañarlas con otras prendas lisas blancas o similares azules resulta tan intuitivo como adecuado.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Santiago

    ¡Hombre!Pocos se atreven a defender en público la camiseta a rayas,yo la uso con mucha frecuencia.Me las hago traer de Rusia (allá la llaman “telnyashka”);las hay de verano y de invierno,y en diferentes tonos de azul e incluso otros colores,según la unidad militar a la que pertenezcan.Otra de las muchísimas prendas nacidas en los teatros bélicos y adoptada por los caballeros de todo el mundo,aunque en Rusia sigue en servicio y es todo un icono nacional.
    Bravo por el artículo.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias por tu comentario y por aportarnos tanto conocimiento estimado amigo Santiago. Buenos días,
      ¿Por qué no?… ¿verdad? Cada cosa está para su momento… la elegancia es saberse comportar en cada circunstancia… ya sabemos que la camisa de cuello Wing del frac es la más elegante pero para ir a la playa o al puerto marítimo haremos el ridículo 🙂
      Saludos cordiales y a tu disposición,

      • Santiago

        Pues claro que sí.Y esas camisetas sabiamente combinadas dan ese toque varonil un poco canalla que al sexo complementario tanto gusta,¿por qué no decirlo si funciona?Je,je,…
        Una vieja canción rusa de marcha dice,literalmente,”somos pocos,pero llevamos telnyashka”.Está claro.
        Saludos.