Qué zapato utilizar con cada atuendo

“Es difícil retener lo aprendido, a menos que lo practiques”; Plinio el Viejo (23-79 D. C.).

zapato-hombre-vestir-cada-ocasion-00

      El zapato de un hombre define su elegancia. Dentro de nuestro atuendo ninguna otra prenda resulta tan decisiva como esta joya. La afirmación vale tanto para el acierto de la elección del modelo de calzado adecuado en cada ocasión, como para el gusto demostrado en su adquisición. 

      Confieso, aun a riesgo de asumir otra manía personal, que cuando saludo a una persona, y tras dirigir la primera mirada a sus ojos, como un resorte se me escapa la vista hacía su calzado. De esta manera presiento, de forma subjetiva aunque nítida, a quien me estoy dirigiendo. No me suelo confundir, pero obviamente me hago cargo de mi osadía a pesar de otorgarle similar valor al estado de conservación y mantenimiento de los zapatos que a su estética y elección.

      Aprovechando que me solicitaron que hablara acerca del tema del calzado durante mi última intervención para la televisión NTN24 vamos a dejar algunas pinceladas más sobre la más bella de nuestras piezas de vestir.

      El color negro, para los zapatos, siempre es oportuno. El marrón vale a partir de que la informalidad de la ocasión y el color del pantalón lo permitan. Para el resto de colores debemos proceder con la máxima cautela, y según nuestra personalidad nos lo permita. Si el color azul marino quiere tomar terreno en los últimos años, echo en falta que no aparezcan algunos en gris antracita. Los burdeos u Oxblood por supuesto se tienen ganado su merecido sitio. De los rojos o verdes más chillones, felizmente, solo están de forma testimonial.

      En cuanto al tono, siguiendo la sencilla norma de que sea siempre más oscuro él del zapato que él del pantalón será difícil confundirse.

      Los zapatos de cordones, o cuando menos unas hebillas, se hacen imprescindibles para el traje de oficina. En cuanto a los mocasines y castellanos, tienen cabida tan pronto como prescindamos de éste.

      Las zapatillas son para hacer deporte. Aunque, si el modelo es tan afortunado como las Stan Smith de Adidas o similares, las podremos calzar con unos vaqueros. Eso si, mejor si no pisan el asfalto.

      Decía la primatóloga, premio Príncipe de Asturias 2003, Jane Goodall (Londres, 1934) en una entrevista concedida ayer a El Mundo que “llevamos un estilo de vida loco e insostenible”. No le falta razón. Y en el tema que nos atañe, para mostrarnos elegantes en cada ocasión no creo necesario disponer de una inusitada colección de modelos. Yo apostaría, para satisfacer cualquier demanda, por media docena de básicos. Estos:

      Para las ocasiones de etiqueta, lo mejor son las primorosas Opera Pumps puesto que como los zapatos de esta formalidad solo sirven para estas circunstancias lo mismo nos dará. Aunque será más sencillo encontrar un modelo Oxford de piel acharolada negra y la función es idéntica.

      Otro modelo de Oxford de piel negra para los trajes de oficina más serios y oscuros; y un marrón oscuro agujereado para los trajes más relajados y claros.

      Un Derby noruego de rojo oscuro o marrón medio, por variar, para los conjuntos de chaqueta pantalón. Aunque se puede optar por unos Monkstrap según los gustos en el mismo color para idéntica situación.

      Unos mocasines para los momentos distendidos: de antifaz, de borlas o lisos, a elegir. Cualquiera vale cuando nos desprendemos de la chaqueta y/o corbata.

      Con unos náuticos, slips-on o de ante para los espacios de mayor confianza y unas zapatillas para hacer deporte -que no contabilizan como zapatos- será más que suficiente.

      A partir de ahí todo es mejorar… aunque prescindibles.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

[mc4wp_form]

  • Leo

    Estimado David:
    Interesante artículo (y entrevista). Siempre viene bien repasar los principios.
    De igual manera que hay que calzarse conforme al resto del atuendo, creo que es igual de importante calzarse conforme a la época del año. Y como el verano está llamando a la puerta, yo añadiría las alpargatas o esparteñas como imprescindibles. Son sencillas, cómodas, frescas y con unos vaqueros y una camisa remangada quedan muy bien. A mí me parecen igual de “oportunas” que las zapatillas (incluso más), aunque lógicamente, para momentos o ambientes informales.
    No serán muy elegantes, pero como decía Mies van der Rohe, a veces “menos es más”.
    Un cordial saludo y un fuerte abrazo.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias por compartir tu opinión con todos nosotros estimado amigo Leo y buenos días.
      Estoy de acuerdo contigo que si bien durante las ocasiones más formales o laborales, poca diferencia existe en cuanto al calzado, cuando se acerca el calor y en las oportunidades más distendidas sus variedades son más numerosas, gracias por el apunte.
      Por cierto, que coincido contigo -incluso en la práctica- y me gustan mucho los modelos de cáñamo que apuntas o las célebres menorquinas, … o a partir de estos días y hasta octubre no me las quito para los momentos de ocio.
      Un placer, contar con tu participación que siempre nos aporta valor.
      Recibe tu también mí más cordial saludo y abrazo,

  • Juan

    Estimado David:
    Comparto totalmente la necesidad que apunta Leo de las alpargatas para verano. Para el País Vasco, donde no es infrecuente algún chaparrón incluso en verano, suelo decantarme por unos modelos reforzados, pero muy básicos, de espiga con suela de goma. Mínimo dos pares por color, para que no se afeen por el uso. Azules oscuras y negras. Caben más colores, pero ya no son básicas.
    Al margen de las alpargatas, y ya para usos de ciudad/ocio en otras épocas del año, también incluiría en tu listado la conveniencia -que no necesidad- de tener en el zapatero unas botas Chelsea.
    Abrazos y Saludos,

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias por tu comentario estimado Juan y feliz tarde.
      ¿Las Chelsea? sin duda serían el modelo séptimo… de hecho es el modelo que en su día elegí para mi primer traje bespoke. Gracias por el apunte y tienes toda la razón.
      De manera personal, el pasado año utilicé la alpargarta de color blanca son poco sufridas pero ese color, sabéis, que me encanta para el verano. La lástima es que me duran poco y tendré que indagar en las firmas de prestigio como Castañer y otras… te tomo la palabra para las azules oscuras… otro de nuestros colores favoritos para casi todo.
      Un saludo y otro abrazo cordial para ti,

    • Carlos

      Las alpargatas aquí en el sur eran un must en mi juventud, verde pardo y granate. Desgraciadamente entre el sudor, cualquier charquito o pies humedos de la playa (por muy refuerzo de goma que tengan), acaban oliendo como un serón de mula. Un saludo.

      • vestirseporlospies

        Gracias por el comentario estimado Carlos, dos bonitos colores, sin duda…
        Que conste que he tenido que mirar los de “serón de mula”, pero tienes toda la razón no en vano está realizado con el mismo material 🙂
        Saludos cordiales,

  • WILLIAM GALLARDO

    Hola David:
    Cuando internalizamos lo fabuloso que es el saber utilizar una prenda para proyectar imagen , entendemos que el Calzado es esa herramienta que nos puede conducir a un éxito único, o a un triste olvido, confieso que como muchos priorizo el darle al zapato el justo valor y reconocimiento que se merece, ensayo y error , pero indudablemente siempre los básicos hacen divertido lo que pudiese ser aburrido,

    • vestirseporlospies

      Buenas tardes, estimado William;
      ¿Cómo te encuentras? Mis mejores deseos para ti.
      Gracias por tu comentario, y he de confesarte que mi devoción por los zapatos tiene una buena componente personal 🙂
      Un abrazo y saludos cordiales,

      • WILLIAM GALLARDO

        Gracias David por tu atención, de igual forma mi parabienes para tu ser, comparto esa devoción desde mis anos mozos, tanto así que haciendo una retrospectiva siempre me he visto bien calzado, recuerdo cuando use la primera vez unos spectator la impresión de incredulidad por parte de mi pareja fue sublime, pero la sensación que esta nobel incursión causo en mi fue permanente, por ello reitero calzarse bien , no es un privilegio de pocos , es una opción para todos…

        • vestirseporlospies

          Por eso todos los que hasta aquí llegamos nos “vestimosporlospies”… JAJAJAJA
          Tener un par de spectators dice mucho de quien los porta… yo estrené hace poco los míos con el traje de D. Jaime Gallo y realmente lucen espectaculares :-)… pero hay que usarlos con tiento…
          Feliz tarde William,