Qué fue de… mis zapatos Aguirre and Gross

“Para conseguir algún resultado en la vida es preciso tener paciencia, aburrirse, hacer y deshacer, volver a empezar y seguir de nuevo, sin que un impulso de cólera o un arrebato de la imaginación vengan a detener o desviar el trabajo diario”; Hippolyte Taine (1828-1893), filosofo francés.

      Las cualidades en los productos de calidad mejoran con el paso del tiempo. Esta circunstancia es la que, de forma precisa, le ha sucedido a mis zapatos Oxford full brogue marrones de Aguirre and Gross (02 Mayo 2014). Cuál buen vino joven en barrica de roble americano ha ganado en sus características con el paso de los años en un entorno adecuado.

      Como si estuviesen a medio terminar cuando los estrené, ahora tras el uso continuado de casi tres años parece que se hubieran terminado de hacer. Lástima que esto nunca se sabe a priori, aunque se aprende para futuras oportunidades.

      Hoy son, aún, más cómodos y bellos que el primer día que me los calcé por primera vez.

      La comodidad de la pala es similar a la de mis viejas botas de fútbol. Se ha adaptado por completo a la forma de mi pie, como si se tratara de la horma de madera durante la fase de montado durante su fabricación. Cierto es que los utilizo de manera habitual, pero no lo es menos que desde el inicio fueron fáciles de domar.

      Su tono, también ha mejorado de manera ostensible. Oscureciéndose y apareciendo ese brillo natural que saca la piel genuina cuando se cuida, le da el sol y se lustra.

      El cuidado que le he dedicado ha sido a base de hidratar la piel con crema para las manos (Nivea o similar) y limpiarlos con betún incoloro. Evito los productos de colores marrones porque distorsionan al genuino.

      El color de los zapatos ha evolucionado de un mate rojizo inicial, algo apagado, hacia un precioso marrón oscuro granate con un sutil brillo.

      Los cordones originales, algo gruesos, los he sustituido por otros marrones más oscuros y finos tan pronto como perdieron su encerado.

      Respecto a la superficie de la piel, no se ha agrietado en absoluto. Faltaría más. Le han aparecido las micro arrugas donde dobla el pie al caminar. Lógico, y nada que objetar. Es en la única zona. El resto impoluto.

      Que la zona de la puntera puntera y el tacón sigan conservando su dureza inicial mientras que el resto de la piel se adapta a mi pie, evidencian su buena ejecución inicial y la nobleza de la piel.

      A pesar de lo lluvioso del clima gallego me he resistido a ponerle tapas de caucho para no perder la sensibilidad en el contacto de la suela con la madera del piso. Me encanta disfrutar de ese sonido tan natural al caminar.

      Habíamos hecho presentaciones de todas los zapatos cuando los estrenamos y luego enseñando en distintos momentos sin entrar en detalles. Sin embargo, donde realmente se constata la calidad de un producto es en el cómo asimila el paso del tiempo con el uso. Por esto me he decidido a realizar este auténtica review (revisión), a la que seguirán otras de vez en cuando.

      Era el mejor modelo de la colección de A&G  (18 Octubre 2013) con diferencia, bien lo valía. Además del primero que estrené en VP. Aprovecho para remitir a Alvaro Gross mi más fuerte abrazo, que en estos momentos que está atravesando por un momento delicado, y otro a su socio Óscar Aguirre.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo