Próximo encargo en la Sastrería Olego

“Disfrutar con el trabajo es hallar la fuente de la juventud”; Pearl Buck (1892-1973), novelista estadounidense.

      Siempre que sea posible, deberíamos divertirnos trabajando. Huir de la seriedad del interior de una oficina para buscar emplazamientos naturales -preferiblemente al aire libre, ricos en oxigeno- motivan nuestra creatividad y estimulan la lucidez mental; a la vez que disfrutamos de un momento agradable.

      Aprovechando los últimos rayos cálidos que el sol nos regala en las Rías Altas, quedé con Alberto Olego en una terraza de la bahía de Santa Cristina en Oleiros para diseñar mi nuevo vestuario. Fue el pasado sábado por la tarde y el entorno invitaba al disfrute.

      Ni la sastrería ni el trabajo han de parecer ñoños.

      De cara a esta temporada he decidido hacerme un traje con el sastre berciano. El primero que me hará, pues siempre le encargo conjuntos de chaqueta pantalón. Mas en esta oportunidad veo la necesidad de ampliar mi armario en este capitulo.

      Como además hay un color que todavía no lo he explotado lo suficiente, el verde, de éste iba a ser su tono.

      Mi experiencia con la fase de elección de los tejidos me aconseja tener acotada para qué aplicación quiero hacer la nueva prenda, antes de la cita con el sastre. Puesto que luego con los bunches (catálogos) nos volvemos locos para elegir solo una opción con tan variada oferta.

      Aún así, luego resulta difícil decantarse y nos hacen dudar la cantidad de tejidos y sus bellas posibilidades. Pero ayuda saber la prenda que vamos a encargar, el clima en el que la vamos a vestir y para que utilización será. En mi caso: para entretiempo (otoño y primavera) durante jornadas de clara luz natural.

      El tejido elegido es una gabardina de pura lana virgen Super 130 con 270 gramos de peso de la firma Fratelli Tallia Di Delfino. Y para el forro, donde habrá sorpresas, de tejido cupro de Dugdale Bros & Co. que aporta un peso de 90 grs. por metro lineal al conjunto.

      El cupro es una tela de aspecto sedoso, comercializada por la firma japonesa Bemberg, cuya composición de algodón potencia las características transpirables de la lana. Es conocido como el Rey de los Forros.

      Habitualmente se habla de forros de seda, pero la seda no es tan adecuada para esta función pues no es resulta resistente, ni transpira tanto como el cupro. En cuanto a las fibras artificiales, estropearían el mejor traje por hacernos sudar como si estuviéramos dentro de una sauna.

      Se trataba de disfrutar, y Alberto me pidió que le llevara para ojear el último libro de Bernhard Roetzel dentro del cuál abundan tanto sus prendas que una chaqueta suya sale repetida. Le gustó, y ya ha pedido una copia para él y otras dos para regalar.

      Trabajar si, duro también, incluso en momentos destinados al descanso… pero a ser posible -siempre- disfrutando.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

Etiquetas del artículo