Príncipe de Gales; el estampado británico multi cuadros

“Un hombre debe mostrarse como si hubiera escogido su ropa con inteligencia, se la hubiera vestido con esmero y, luego, se olvidara absolutamente de ella”; Edwin Hardy Amies.

Todo debe llegar a su debido momento, ni antes ni después. Siguiendo esta máxima decidí diseñar mi último traje en una versión de este característico y elegante dibujo. Después de adquirir los más comunes, y seguramente necesarios; Uno en azul marino, otro gris marengo, alguno muy claro en grisáceo (o beige), el tradicional azulón y, el indispensable, en la clásica raya diplomática, es cuando entiendo que acto seguido deberíamos adquirir un conjunto más arriesgado. Quizá en este tipo sea el siguiente más indicado, debido a que los anteriores me parecen -en orden decreciente de prioridad- nuestras primeras opciones.

Historia
Los cuadros tartán conocidos como Glen Urquhart son los que identifican las posesiones de la condesa de Seafield, y la combinación de estos superpuestos dan como resultado el británico Prince of Wales printed (POW). El apelativo a este estampado es, cómo no, debido a que su popularidad se debió a que lo promocionara, con su uso, el abdicado Enrique VIII y posterior duque de Windsor.

Situaciones
Al igual que otros dibujos geométricos, como la raya diplomática, no deben ser utilizados para situaciones de alguna formalidad. Éste en concreto es de marcado estilo sport. Y dado su llamativo diseño conviene vestirlo, a lo sumo, una vez a la semana para no resultar cansinos en nuestra imagen.

Además, no olvidemos que como suele ser claro solo se podrá usar con luz natural. Así como los más nítidos para las estaciones cálidas y los menos para las frías. Su gramaje, como siempre, acorde para la climatología ambiental de cada momento.

Combinaciones
Sus cuadros son exquisitamente llamativos por si solos por lo que nos convendrá utilizarlos con la camisa y los complementos más discretos y lisos posibles. Por ende y siguiendo la norma general de utilizar la camisa siempre más clara que el traje. Recomiendo las camisas blancas o sumamente claras, como las que me parecen más adecuadas.

Además pueden resultar más que acertadas y muy elegantes, algunas de rayas e incluso otros -discretísimos- cuadros, pero que éstos sean de muy distinta escala. Unos de “Vichy” por ejemplo.

En cuanto a los pies, el zapato marrón oscuro de cordones me parece el más aconsejable. No obstante, ya sabemos que el negro siempre es acertado. Incluso los monks o de piel vuelta pueden ser posibles, en esta ocasión, al tratarse de un traje muy sport.

Otras prendas
La utilización de este tipo de tejido para los complementos es muy acertada. Así existen boinas, corbatas, bufandas, chalecos e incluso maletas de lo más exquisitos. No obstante, otros como cinturones, camisas o calzado no los veo tan estiloso, y como mucho para un momento muy casual.

Por su acentuado cariz, el galés tejido, tiene personalidad suficiente como para combinar perfectamente una chaqueta o pantalón de éste, con cualquier otro tono liso en un típico conjunto de chaqueta con pantalón.

Tipos
Las casas de telas son tan aficionadas a este grabado, por la gran demanda que los tejidos de estos tipo tienen hoy, que a los clásicos cuadros en blanco y negro se les añaden una variada serie de finas líneas de múltiples colores como: azules, marrones, rojas e incluso combinando varias.

Siendo el más famoso, en tonos grisáceos, también en la actualidad se encuentran estos tartanes en variados colores de fondo. Siendo el verde de los más singulares y espectaculares y el marrón el segundo más común.

Como muestra de la elegancia intrínseca de este tipo de tela recordar que en la biblia del menswear de Alan Flusser: Dressing the man, se utiliza un modelo de éste vestido por Mr. Cary Grant para su portada. Ahí es nada.

Muchas gracias y buena suerte,

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo