Distínguete en cada ocasión; por grados de formalidad del vestuario del caballero

Organizar el vestuario del caballero, considerando cada ocasión y su grado de formalidad. Cuanto más formal es el atuendo, menor posibilidad de variación e innovación; y también menor número de ocasiones en la que es acertado su uso; así como en el sentido inverso, tendremos más posibilidad dar rienda suelta a nuestra originalidad, estilo y buen gusto.

      En esta zona, con sus capítulos específicos, trataremos de organizar el vestuario del caballero, considerando cada ocasión a la que se acude en función de su grado de formalidad.

      Cuanto más formal es el atuendo, menor posibilidad de variación e innovación; y también inferior el número de ocasiones en la que es acertado e indicado su uso; así como en el sentido inverso, tendremos más posibilidad dar rienda suelta a nuestra originalidad, estilo y buen gusto.

      Ampliaremos de manera pormenorizada todos cada uno de ellos, paulatinamente en cada apartado, más en esta ocasión baste una somera estructuración;

Trajes Formales

  • El Frac. El más alto exponente de elegancia y formalidad del vestir masculino. Apenas utilizado hoy en día más que para ocasiones tan puntuales como exclusivas.
  • El Chaqué. Un punto menos “formal” que el anterior, representa el traje formal clásico por excelencia. Traje por excelencia para los novios más clásicos y elegantes, es muy utilizado en nuestros días, y dado lo inusual del frac, es el uniforme de la más alta formalidad para ocasiones de etiqueta.

Trajes SemiFormales

  • El Stroller. Sustitutivo, correcto, del anterior (chaqué) en el caso de no querer vestir con la más alta formalidad. Considerado -ya- por los clásicos como un atuendo semi-informal.
  • El esmoquin. También calificado como un traje, semi-formal, es reservado como atuendo para ocasiones más lúdicas y festivas, en las que no se requiera etiqueta. Aunque es, comúnmente hoy, considerado como un traje formal.

Trajes InFormales

  • Traje Tres Piezas. Es el uniforme del caballero en su versión más seria y clásica, con chaleco interior. Este a su vez puede ser cruzado (más formal) o de hilera sencilla.
  • Traje Cruzado. Su botonadura es de doble hilera y supone un paso intermedio entre ambos, es uno de los más bellos y clásicos trajes.
  • Traje Dos Piezas. Es el uniforme de la oficina hoy en día, la versión más utilizada hoy. Son trajes menos formales pero más variados, pudiendo ser de: hilera sencilla de 1, 2 ó 3 botones, de raya diplomática, el window pane (cuadro ventana)… y tantos otros típicos estampados, formas y colores.

Tendrán cabida y haremos especial hincapié en las versiones más bellas y clásicas de todos los tipos de trajes .

“Trajes” Casual. Conjuntos: chaqueta/pantalón (distintos)

  • Chaqueta Pantalón. Aquí tendrán cabida toda una amplia gama de blazers, chaquetas de variadas telas (tweed, príncipe de gales, espiga, etc.), así como su combinación con el pantalón y el resto del vestuario. Siendo su versión más desenfadada la que dará un mayor juego y opción a la creatividad.

Otros Conjuntos

  • Casual y sport. en aquellos que prescindamos de la chaqueta y/o corbata. Con cazadoras, jerseis, … tan variado como caballeros lo utilizamos. Incluiremos en este apartado también el capítulo de bermudas.
  • Deportivo. No nos olvidaremos de la época en la que hasta para hacer deporte, los caballeros vestían impecables. En esta haremos un guiño a esta modalidad en el tiempo actual.

      En todos y cada uno de estos niveles de elegancia dividiremos este capítulo y los desarrollaremos amplia y paulatinamente. Esperando contar con vuestra colaboración y particular demanda.