Prendas y colores de otoño

“El otoño es la primavera del invierno”. Henri de Toulouse-Lautrec, pintor francés.

      La estación otoñal nos prepara para el frío invierno mientras aún añoramos el verano que acabamos de disfrutar. Durante estas fechas se alternan periodos de gran inestabilidad climatológica, más propios de otros meses. Los tradicionales veranillos de San Martín y San Miguel se intercalan con modernas ciclogénesis explosivas.

      Los grados de temperatura decrecen casi proporcionales a las horas de luz natural disponibles. Sin embargo, son los súbitos cambios de temperatura -con mediodías primaverales y anocheceres invernales- las principales características del otoño.

      Con este inestable panorama climatológico no se justifica el uso de la ropa de abrigo, y nos resistimos a usar los calcetines, cubrirnos con lanas o renovar por completo el armario ropero. Con el consecuente riesgo de sufrir los trancazos propios de estas fechas por las traicioneras oscilaciones del mercurio en los termómetros.

      Para evitar los catarros con estilo se agradecen los tejidos intermedios como el algodón (gabardina), la pana y la piel -vuelta o de ante- con los que disfrutar de la abundancia que nos ofrece la naturaleza en esta estación. Castañas, setas, productos de la matanza del cerdo o la caza son -entre otros muchos- sus manjares.

      Durante los tres meses de otoño, al igual que nos sucede en la primavera, alternamos prendas de abrigo con otras propias del buen tiempo aunque existen algunas específicas. El polo de manga larga, los chalecos, cardigans, chaquetones, tres cuartos, gabardinas o las cazadoras son algunas de ellas.

      Además, las abundantes lluvias que acompañan en su caída a las hojas de los árboles hacen aconsejable la utilización de los tejidos impermeables, y retomar el uso del paraguas largo como complemento.

      El otoño es la estación del estilo campestre británico por excelencia. Los colores marrones, verdes y las miles de tonalidades pardas intermedias son los protagonistas indiscutibles. Ropa propia de caza, pesca y actividades al aire libre -como el motociclismo- son nuestra inspiración.

      En cuanto al calzado, el aconsejable es el de suela de goma (aislante e impermeable) en un modelo de zapato más robusto y cerrado que el -ligero y abierto- utilizado durante la época estival. Las botas hacen su aparición y el armado modelo Derby cobra mayor sentido. Particularmente el tosco náutico invernal de cordones me parece un acierto para el fin de semana.

      ¿Quien no se imagina ya con su pantalón de franela gris, el jersey de cuello vuelto de color crema con dibujos de ochos y la chaqueta de tweed Houndstooth disfrutando de un cocido en compañía de la familia y los amigos dentro una casa rural tras una madrugadora caminata campestre?

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

prendas-vestuario-hombre-otoño-40

[mc4wp_form]

  • Anonimo

    Es una estación preciosa que nos prepara para la siguiente mas dura y fría. Lo que pasa es que nos cuesta meternos en ella por que la que acaba de salir es con mucho la mas deseada por todos. Por ello ves en una misma jornada a alguien de chanclas y bermudas y a otros con cazadora o chaqueta. Hay que disfrutar con cada una de las estaciones, lo que pasa es que últimamente algunas de ellas se entremezclan y no sabes muy bien a que atenerte. Gracias por tus recomendaciones siempre acertadas.

    • vestirseporlospies

      Lo que es realmente acertado es tu comentario. Muchas gracias y saludos cordiales estimado amigo,