Prendas “shearling”

“El hombre es maleable casi hasta el infinito”; Leo Strauss (1899-1973), filósofo alemán.

      El relleno con pelo de oveja abriga tanto como afea. No deseo herir sensibilidades ajenas, pero en mi valoración la mayoría de las prendas que se forran con borreguilo (borreguito o borrego) muestran una estética algo basta. Cuando menos nada refinada, por lo que en general me parecen menos vistosas que si él.

      De todos modos, existen honrosas excepciones y existen algunos modelos tiene no poco mérito y mucho estilo. Especialmente las A1, A2 y sucesivas.

      El origen de este vestuario de abrigo data de los comienzos de la propia humanidad. Así que aunque solo sea por esto, merecen su estudio y análisis.

      Es fácil imaginar a los primeros sapiens (por cierto ojo al libro de Yuval Noah Harari con este título porque es de lo mejorcito que he leído en los últimos tiempos) arroparse con la piel de un cordero echada a los hombros. Dándole la vuelta para que la suave lana estuviera en contacto con su piel y el cuero les protegiera por fuera.

      Desde entonces hasta los últimos vaqueros de Brokeback Mountain (2005), todos aquellos que se han enfrentado a severas condiciones meteorológicas han recurrido a este material para hacer frente al frío.

      Hoy no suele hacer falta tal protección térmica, por lo que solo se suele utilizar en el cuello o solapas como adorno, y han caído en desuso. Aunque se amenace, cada nueva temporada otoñal, con que volverán a estar-de-moda. Cuando “siempre” lo estuvieron.

      Estas prendas shearling (del inglés) se pueden encontrar combinadas con tejidos piel de ante o pulida o vaquero en la cara exterior. Incluso con otras telas- menos habituales- como la gabardina, pana o de lana del tipo tweed.

      Existen versiones tanto de abrigos como en chaquetas o tres cuartos (chaquetones), siendo las más populares las cazadoras del tipo aviador o motorista.

      Para un abrigo largo (por debajo de la rodilla) corresponde con otra época. En las solapas o cuellos, cintura y puños, de una zamarra o cazadora el acierto dependerá de la actualización a la que se haya sometido cada patrón.

      Su carácter robusto aconseja vestirlos con pantalones de franela de corte sport, pana o tejanos, y para el torso camisas de felpa, un jersey de punto o incluso alguna camiseta. En los zapatos: serraje o zapatillas de piel (sneakers) es lo suyo.

      Las firmas que disponen de este tipo de ropa que más me gustan son Chapal, Brunello Cucinelli, Cromford, Ralph Lauren o la más reciente Sapayol.

      Robert Redford, Sean Connery, Steven McQueen, Paul Newman, Alain Delon, … muchos son los personajes que tanto dentro como fuera de la gran pantalla han lucido borreguillo.

      De manera personal, a mi me evoca la imagen decadente, bohemia y algo pulverulenta de Oscar Wilde.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado