Prendas de punto, diferentes opciones

prenda-punto-lana-knitwear-00“Al sucumbir bajo el peso de la cantidad, no queda otro criterio que el de la eficacia”; Simone Weil, activista francesa.

      Resulta determinante ampliar el número de las opciones conocidas, antes de tomar decisiones, para que éstas sean acertadas. Sobre todo si la elección no tiene vuelta atrás.

      Un ejemplo de esto me ocurrió hace pocos días cuando se me quedó bloqueada la ventana del despacho al romperse su mecanismo interior. Como no era accesible por ningún lado me resultaba imposible que existiera mejor opción para abrirla que forzándola. Sin embargo, me bastó ver como el cerrajero en cuestión de segundos -deslizando su cúter por la rendija- liberaba suavemente el tope inferior para aprender una inmejorable forma de proceder.

      A la hora de abrigar nuestro torso con una nueva prenda de punto, también, conviene estudiar todas las opciones que existen para encontrar aquellas entre las que elegir mejor. Cardigans sencillos, con o sin mangas, chaquetas robustas con cuello y solapas y jerséis con múltiples tipos de cuello -pico, redondo, alto, abotonado, con cremallera, cierre lateral, etc.- son algunos de ellas.

      La versatilidad de la ropa de punto de lana unida a su comodidad a la hora de vestir -ya que se adaptan a nuestra piel como una capa más- la hacen imprescindible para nuestro día a día.

      Se echa de menos que no exista una oferta bespoke para suplir la función que en el pasado realizaron nuestras abuelas.

      Las prendas de punto, knitwear para los ingleses, completan nuestra imagen sin restar un ápice de elegancia aportando una sensación de suma calidez. Sirva como ejemplo ver como hasta el superagente 007 las utiliza con mucho acierto, y no existió clásico que no se haya inmortalizado con alguna versión.

      Dijo el Principe de Gales con motivo de la semana de la lana en Savile Row, por todos conocido como fiel garante de la sastrería londinense, que era incomprensible que en la actualidad el 60 % de las prendas se hicieran con productos sintéticos, y que las características tan nobles de la lana eran desconocidas por demasiada gente. Solo el 1,3 por cierto de la ropa de hoy en día está realizada con lana a pesar de su belleza, y de ser una fibra ecológica y sostenible, apostilló.

      Basta comprobar la sensación térmica de vestir un jersey tejido con lana de calidad, como por ejemplo del conejo de Angora o de la llama andina, para comprobar que serían necesarias muchas capas de material artificial para igualar su confort.

      Al igual que en la alimentación también en el vestuario la variedad es saludable, conozcamos pues cuantas más posibilidades podamos para mejorar la salud de nuestra imagen.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

prenda-punto-lana-knitwear-10

[mc4wp_form]