Pregunta del lector: ¿Cómo combino mi sombrero?

“El público debe ser servido”; William Penn (1644-1718), fundador de Pensilvania.

pregunta-lector-combinar-sombrero-hombre-0

Buenas noches David.
¿Sería tan amable, por favor, de darme su opinión?
Me he comprado un sombrero de piel de castor gris, como podrá ver en las fotos en los tres archivos adjuntos, pero ahora no se si he hecho bien en la elección del color.
¿Según su opinión, con que trajes y abrigos lo podría usar?
He de indicarle que tengo varios sombreros de distintos modelos y colores para vestir, ya que suelo usar sombrero y traje a diario.
Muchas gracias por adelantado.

Miguel P. C.

P.D. La pluma del sombrero, como creo que supone, se la quito para vestir.

      Nada confiere mayor sentido a escribir que interese al lector. De modo contrario haría un diario personal con la esperanza de que algún nieto se decidiera a leerlo un buen día. La intención de compartir lo que aprendo es que sirva; por eso lo hago encantado -en especial- sobre vuestras inquietudes.

      A la hora de compaginar prendas, lo más importante es evitar cualquier kit. Ejemplos como una corbata con idéntico tejido al del pañuelo de bolsillo, el cinto de la misma piel que los zapatos o, en este caso, pretender igualar el color del sombrero con el de nuestro abrigo no son nada elegantes.

      Esto es debido a que no evidencia estilo alguno, pues es cosa hecha. Resultando artificial, encorsetado o rígido. Lo pienso, incluso, cada vez que miro sobre la mesa de mi despacho la pluma Parker y el bolígrafo Waterman. Ambos son negros, aunque la primera con los detalles en plata y el boli en dorado no tienen nada que ver, pero juntas me gustan. Lo mismo pasa con la ropa. Combinar si, igualar no.

      La naturalidad y el estilo de conjuntar con gusto dos complementos con un tono similar, diferentes pero que casen bien o invertidos resulta elegante.

      Los sombreros de fieltro o lana para invierno deben usarse acompañando a un abrigo; y ambos son de color otoñal o propios del frío por lo que difícilmente chocarán entre ellos. Al igual que los de paja tienen tonos claros como la ropa estival.

      Los sombreros grises y azules combinan tan bien entre las distintas tonalidades de sus colores en los abrigos respectivos como intercambiados. También los colores verdes y marrones pardos casan fenomenal entre ellos. Grises con verdes muy vivos ya no tanto, pero el azul y el marrón, normalmente, son grandes amigos. Si los abrigos son de color claro, cosa no tan usual, creo que uno crema es lo suyo pero también valen los más oscuros.

      Con todo prefiero, como norma general, combinar los distintos tonos de azul, gris o pardos entre ellos a mezclar colores.

      Más importante será acertar con los modelos. La chistera y el bombín son, ambos, tipos de sombreros para las situaciones formales. El Fedora y el Homburg con traje, y las gorras para conjuntos casual. Algunas otras versiones menos populares como el Pork Pie o el Trilby cuando menos necesitan de una chaqueta. Los Panamá y el Canotier se reservan para el calor.

      Respecto al tamaño, es aconsejable que el ala sea proporcional al ancho de nuestro rostro y frente. Así como que su ondulación suavice nuestros rasgos.

      En general, con disponer de un sombrero de fieltro azul marino y otro marrón chocolate será suficiente. Ambos conjuntan con cualquier prenda de abrigo incluso un gris marengo. ¿Otro gris a mayores? Perfecto.

      Por cierto, hace muy bien Miguel en prescindir de la pluma a menos que vaya de cacería o al monte de excursión.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo