Polo coat, el abrigo genuino

“Nada en mí es original. Soy el esfuerzo combinado de todas las personas a las que he conocido”; Chuck Palahniuk, escritor estadounidense.

polo-coat-abrigo-pelo-camello-overcoat-00

      El polo es, entre otras muchas cosas, un tipo de abrigo de origen inglés. Esta clase de overcoat se utilizó en un principio como prenda para que los jugadores de polo mantuvieran el calor corporal durante los descansos, o al final del juego, y no se quedaran fríos. Una función similar a la del chandal de nuestros días, cuestión que evidencia cuanto ha desmejorado el gusto por el vestir durante el último siglo.

      En estos comienzos no dispone de botones sino simplemente de un cinto, y se cierra como el albornoz de nuestros días.

      Esta versión de abrigo vivió su época de mayor esplendor durante la década de 1920. A mediados del siglo XX gana adeptos entre los estudiantes de las universidades de los EEUU dentro del ambiente preppy. Y a partir de ahí desaparece de forma paulatina hasta los años 80, cuando Richard Gere lo vuelve a poner de actualidad con su interpretación en American Gígolo (1980).

      Podemos considerar al modelo polo en su origen como el más básico de los abrigos por su sencillez. Largo por debajo de las rodillas, largas solapas terminadas en punta y puño vuelto o francés son sus principales características.

      Los abrigos polo genuinos están realizados con el pelo largo del camello, bactriano o común, lo que les valió el sobrenombre. Este tipo de tejido, a parte de ser más caro que la lana, se desgasta de manera acelerada por lo que en la práctica habitual se mezcla con otros tipos de lanas vírgenes de calidad y mayor resistencia.

polo-coat-abrigo-pelo-camello-overcoat-31

      El abrigo resultante es ligero, suave y muy aislante ya este pelo tiene como función proteger de manera eficiente al animal de doble giba del calor y el frío. Extremos climáticos propios del habitat desértico de todo el Asia central donde vive.

      El pelo de camello se ve a menudo en su color natural. El camel. Aunque de manera ocasional se tinta en otros tonos menos propios como el negro.

      Hemos visto distintos tipos de abrigos: el Ulster de grandes solapas, el Chesterfield con sobrecuello aterciopelado, el Loden cerrado hasta la garganta, la trenca Duffle y ahora este polo. Aunque lo cierto es que en la práctica se confunden los distintos patrones, entremezclándose, y solo prevalece alguna peculiar característica.

      Al polo se le puede catalogar como el primigenio, porque a partir de su patrón y sumando toda clase de opciones para el abrigo se transformará en diversos modelos. Botonaduras dobles o sencillas, modificar el cinturón, coser mangas de tipo raglán (o ranglán, que arrancan en el cuello y no en el hombro), ejecutar pliegues hacia dentro en la espalda, sisa o en su parte inferior y modificar la altura del cierre de sus solapas son algunas de ellas.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo