Polera Gran Sasso

“El mundo de las ideas incide en el mundo físico; piensa bien y harás lo correcto”; Platón (428-347 a. C.), filósofo griego.

      El color verde suele escasear en el vestuario masculino. Especialmente indicado para un abrigo tipo Loden o un chubasquero de la firma Barbour, lo cierto es que salvo en los complementos no solemos prodigarlo.

      Al menos esto ha sido un hecho en mi caso personal, y como toda carencia o exceso resultan desaconsejables voy a tratar de compensarlo en mis próximas adquisiciones eligiendo un tono oscuro de este color para mi futuro pantalón, un próximo traje y el par de polos que acabo de adquirir.

      La tonalidad caqui sirve como alternativa a los prudentes, serios y seguros azules, grises o el blanco. Relajando las prendas en las situaciones más cotidianas. Tiene, además, la ventaja que se combina fácilmente.

      Como ya viene siendo habitual en los últimos meses, cada nueva temporada busco en la página de la firma italiana Gran Sasso mi ropa de punto y en esta oportunidad también me decanté por ella para la polera.

      Un polo camisa es una prenda con bastante mayor formalidad que el polo (de manga corta), pero menos serio que una camisa. Por el menor número de botones de la pechera, y por causa de su tejido.

      Este modelo de la firma de Teramo está realizado con un piqué finísimo, inferior a los 200 y pico gramos habituales para un polo estándar, y en el frente cuenta con cinco botones de nácar para el cierre.

      A propósito los botones de este Friday polo o polo casual, dejo solo uno desabotonado porque con los dos superiores el cuello quedaba demasiado desbocado y no me gustaba la forma que hacia.

      Tenía ganas de probar esta prenda para vestir, puesto que hasta ahora los polos de manga larga que venía utilizando eran los de tipo rugby (muy de sport), y quedo satisfecho con la prueba.

      En contra de los polos de manga corta, éstos son bastante novedosos.

      Siempre lo utilizaré con chaqueta, como veremos en un próximo artículo, siendo una opción más que válida para acudir a una oficina convencional sin el mayor problema. Y es especialmente agradecido ver asomar los puños por debajo de ella.

      El cuello, muy abierto de estilo cutaway, viene reforzado; así como los puños, abotonados y redondeados en el remate.

      Lo que menos me gusta es que han tomado la costumbre del resto de firmas y se ha sumado a bordar su logotipo a la altura del corazón de su portador. Con lo elegante que resulta la discreción.

      Mi única duda es ver como se comporta con el paso del tiempo, mas de momento el primer lavado a máquina lo ha superado sin problemas aunque tomaré la precaución de protegerlo dentro de una bolsa de rejilla en sucesivas oportunidades.

      Su precio es de 130,00 €uros. ¿Cómo lo ves?

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía José M. Salgado