Pluma estilográfica; El placer de escribir con una joya

“Lo escrito, escrito está. Podemos destruir lo que hemos escrito, pero no podemos borrarlo”; Anthony Burgess, escritor inglés.pluma-estilografica-fountain-pen-joya-escritura-10

Muchos somos los que pensamos que la felicidad está en disfrutar de lo cotidiano. En ser conscientes de cada instante presente y vivirlo como si fuera el último segundo de nuestra existencia. Deleitándonos con cada actividad, fijando toda nuestra atención en cada momento y que éste sea de la máxima calidad.

Así, durante nuestras dilatadas jornadas laborales, casi todos pulsamos las teclas del ordenador con insistencia, dirigimos el ratón por toda la pantalla o utilizamos las herramientas más diversas: tijeras, cuchillas, teléfonos… pero en lo que seguramente todos coincidimos es que tarde o temprano escribimos. La caligrafía que tiende a desaparecer, pero aún es indispensable y diferenciadora.

Cuando tenemos que tomar alguna nota o, preferentemente, firmamos un documento; utilizar la pluma estilográfica en detrimento del simple bolígrafo o el lapicero es optar por el útil para la escritura que más nos acercará a la satisfacción. ¿Quién no se deja embaucar al destapar o desenroscar la capucha de una pluma para dejar que su fino hilo de tinta empape un documento?pluma-estilografica-fountain-pen-joya-escritura-09

Nuestro goce no está en hacer grandes cosas, sino de hacer de las pequeñas acciones diarias satisfactorias experiencias.

Desde hace años que cuando firmo algún papel, solo lo hago con mi Parker Sonnet Y.III, porque aparte de ser un par de segundos de disfrute me hace recordar el V aniversario de mi boda; ¿Qué mejor regalo para inmortalizar ciertas fechas?

¿Cuánto mejor no será nuestra imagen si en vez de un email remitimos un comunicado con un tarjetón manuscrito con tinta? A buen seguro serán guardados con respeto y admiración por su agradecido destinatario. Aún conservo varios… el último fue del Duque de Feria que tuvo la amabilidad de hacerme llegar un agradecimiento escrito de su puño y letra. Sin duda un signo que demuestra su auténtica elegancia.pluma-estilografica-fountain-pen-joya-escritura-04

En cuanto a su utilización debemos recordar que siempre es personal e intransferible, porque la flexibilidad de su plumín toma el gesto caligráfico de su dueño y si este es usado por distintas manos se “deforma”; que tomada por su parte superior y sin presión deslizándola por un papel deberá dejar suavemente un trazo continuo (incluso con el plumín dado la vuelta) si es de calidad y que existen modelos para zurdos y diestros.

Dos buenas prácticas debieran ser no sacar nuestra pluma del despacho, o como mucho llevarla en la cartera porta documentos (en su correspondiente funda de piel para evitar arañazos), y cuando tomemos vacaciones, o cuando se acabe la tinta antes de rellenarla, conviene lavarla con abundante agua bajo el chorro mismo del grifo y dejarla secar.

La clase, el estilo y la elegancia personal han de estar presentes en todas nuestras acciones y si bien fue muy lícito usar el célebre boli BIC para tomar nuestros apuntes en la universidad, no lo es menos que hoy cualquier acuerdo que se precie tendrá que ser firmado desde con una Waterman de Oro a con una sencilla Faber Castell según los casos, pero siempre será imperativo utilizar esta joya para escribir.

Muchas gracias y buena suerte,