Paseando por Valladolid

“He sido fiel a un periódico, a una novia, a unos amigos, a todo con lo que me he sentido bien, a mi pasión periodística, a la caza”; Miguel Delibes (1920-2010), escritor español.

valladolid-castilla-pucela-españa-viajar-turismo-00

      Somos herederos de nuestra cultura. Legado familiar. Mejorando o no las circunstancias con que nos encontramos al nacer, y siendo o no merecedores de ellas, la realidad es que de nuestra personalidad emanan sentimientos esculpidos a base de experiencias vividas.

      A la tierra de mis padres y abuelos, Valladolid, viajo encantado siempre que puedo. Son recuerdos de mi infancia caminar por el Paseo de Zorrilla atravesando la imponente Real Academia de Caballería, adentrarme en el Campo Grande, corretear entre las terrazas de la Plaza Mayor o saborear una copa enorme de helado en Las Francesas (hoy lamentablemente convertido, cómo no, en un Centro Comercial).

      En esta ocasión como no podía ser de otra manera aproveché “que el Pisuerga pasa por Valladolid”, y un desplazamiento por trabajo de mi esposa propició este paseo por la capital de Castilla.

      Valladolid es la tierra del escritor de obras como El camino (1950), Cinco horas con Mario (1966), Los santos inocentes (1981) o El hereje (1998) entre otras. Miguel Delibes. Además de cuna (o reserva) del castellano, tuvo como vecino más insigne a otro Miguel, de Cervantes Saavedra. El español más universal de todos los tiempos. Para remate de ilustres, esta ciudad le reserva una Casa Homenaje al que se le atribuye ser el primero en arribar al Nuevo Mundo en 1492, Cristobal Colón.

      Como edificios que no podemos dejar de visitar están la Catedral Nª Sª de la Asunción, el Palacio Real (actual Capitanía), la Biblioteca o la Plaza de la Universidad. Así como las iglesias de Sª Mª la Antigua, San Pablo con una escultura de Eduardo Chillida en su lateral homenajeando al poeta pucelano Jorge Guillén, San Benito o San Miguel. Y los Palacios del Conde de Gondomar, Medinacelli y Fabio Nelli, cuyo patio interior -como él de Sª Cruz (hoy Universidad)- nos transportan a la paz de otra época.

      Todo está cerca en Valladolid aunque sea una ciudad de formidables dimensiones, porque el centro está concentrado y resulta cómoda para transitar a pie. Los pucelanos esconden una amabilidad sincera tras el carácter seco propio de la meseta castellana.

      A Valladolid le sientan bien los años. Cual bella dama envejece exquisita. Acaso sea por sus gélidas temperaturas del invierno o por la exuberante primavera que llena de vida la engalana, por ella parecen no pasar los años.

      Como nos dedicamos al comercio y a su promoción, en esta ocasión visitamos la peluquería Barbería D´Tonos de la joven pareja Óscar y Zaida; y a la sastrería boutique Alberto Iglesias Store de Alberto y su hijo Álvaro. A ambos dedicaremos un amplio espacio en el siguiente artículo dedicado al comercio pucelano, sin embargo adelantaré que el gusto y refinamiento de estos dos establecimientos queda perfectamente integrado en la monumental ciudad que les acoge.

      Durante este día vestí pantalones gris marengo de lana fría de Durán, chaqueta tweed de la Sastrería Basanta, zapatos de doble hebilla marrones de Vass Shoes, camisa de Mangas, calcetines azul marinos de Urban, corbata de Canovas Club y pañuelo de bolsillo de Cencibel.

      Me quedo de este viaje a la ciudad pucelana con la breve, solitaria y apacible sobremesa que disfruté en la soleada terraza del Café Ideal Nacional (1936) situada en una esquina de la Plaza del Ayuntamiento. Dejándome acariciar con los últimos rayos de sol que nos regala este otoño que ya se enfría, donde lo único que lamenté es que no durara horas para disfrutar nuestro tesoro: la legua española, escrita por alguno de los insignes de esta noble villa.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo