Paseando por la ciudad de Orense… a 40º C.

“La experiencia de viajar, leer y escribir se fundió en una sola…”; Sergio Pitol, escritor mexicano.

orense-ourense-galicia-españa-termas-burgas-puente-romano-01

      Las circunstancias condicionan nuestro comportamiento. Adaptarse o sucumbir. La forma en la que vestimos no debe ser ajena al entorno en el que nos encontramos, en ninguno de sus sentidos. Éste es el motivo por el cuál hemos de adaptar nuestras prendas, también, al clima reinante. No puede ser la misma elegante imagen para un señor maduro que está de vacaciones en las Bahamas por vacaciones en verano que la de otro -más joven- cuando visita Siberia por motivos profesionales durante el crudo invierno.

      La climatología, la actividad que desarrollamos y la posición que ocupamos son algunos de los principales condicionantes.

      En agosto la capital orensana es un horno. Con unas temperaturas ambientales que tienden hacia las del agua que brota de sus termas, 66 ºC, la mayor simplicidad resulta lo aconsejable.

      En Orense, los principales puntos de atracción son el Puente Romano (siglo I d. C.) sobre el río Miño, las Burgas de Arriba y Abajo (manantiales termales de origen romano con un residuo seco cercano al gramo por litro (649,2 mg/l)), la Catedral de San Martiño (siglo XII), su Plaza Mayor (única en Europa con un piso inclinado) y las numerosas plazoletas que la salpican: la del Hierro, la del Trigo, San Marcial, Eugenio Montes… hasta Los Suaves tienen la suya.

      Encontré un especial alivio al circular por la ensombrada calle del Paseo. La más comercial. Profunda, y plena de actividad.

      El pulmón de la ciudad se ubica en el Jardín del Posío, antiguo Jardín Botánico, y existen unas estupendas instalaciones termales en la zona conocida como el Muiño da Veiga (Molino de la Vega). Donde se puede disfrutar de unas -aún inacabadas y contenidas, pero espléndidas- instalaciones recreativas en el margen derecho del Miño. Forman este área termal un conjunto de tres pozas públicas anexas a los Complejos Termales privados de Outariz y Chavasqueira.

      El pequeño comercio local tiene a algunos de sus representantes más ilustres en la farmacia Cobian, la camisería Carvajal (1931), la joyería Eligio Rodriguez (1836), la sombrerería La Lucha (1917) que a día de hoy regenta Pablo, … y también existe un punto testimonial de la sastrería más tradicional. La del sastre José Iglesias que nos abrió sus puertas y al que tuvimos oportunidad de conocer.

      En el casco antiguo conviven edificios restaurados con esmero con el abandono más injustificable. La piedra del país (el granito) es protagonista.

      Para este paseo opté por los mocasines Tassel de Carmina, el pantalón blanco con mezcla de seda de Alberto Olego y la camisa polera de lino de Roberto Basanta… las prendas más ligeras que dispongo. Solo le sumé un obligado sombrero Panamá (artesanía de Betanzos) para aplacar a los rayos solares que con despiadada intensidad iluminan a la bella y señorial villa de Orense durante estas fechas.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado

orense-ourense-galicia-españa-termas-burgas-puente-romano-41

orense-ourense-galicia-españa-termas-burgas-puente-romano-45

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo