Pantalones de Olego

“Si añades un poco a lo poco y lo haces así con frecuencia, pronto llegará a ser mucho”; Hesíodo (VIII-VII a. C.), poeta griego.

      Es tiempo de tricotinas. El calor se hace de rogar y la primavera se dilata. Disfrutamos de jornadas con un clima que va de fresco a moderado con temperaturas que oscilan entre los 13 y los 18 grados ºC. Poco rigor parece para vestir franelas o lanas como el cashmere, pero que nos dejaría helados de anticipar el uso del lino, las lanas frías o mezclas con seda. 

      Hace ya varios meses que le encargué a Alberto Olego, mi sastre de mano, unos pantalones de tritotina y aunque los recogí en Semana Santa no ha sido hasta hace pocas fechas cuando tomaron el relevo de los de franela.

      El tejido es mezcla al 50% de lana virgen con tergal (terileno, fibra sintética de poliéster). Lo que les confiere una consistencia notable. Su peso es de 410 gramos por metro lineal y el número de catalogo 7222 de la firma inglesa Bower Roebuck.

      A pesar de su consistente peso, similar al de las franelas, no retiene tanto el calor corporal como ellas porque permiten una mucho mayor transpiración debido a sus características líneas. Verdaderos microsurcos que se aprecian a simple vista.

      Se agradece la consistencia de un pantalón de estas características para un vestuario algo más serio que la informalidad que aporta un chino o vaquero.

      En cuanto al color, es mi color favorito y seguramente el más fácil de utilizar en nuestro vestuario. Trato de disponer de al menos un pantalón de este tono para cada temporada. Fría, cálida e intermedia.

      Por cierto, que el pasado pantalón también azul marino que me hizo este mismo sastre berciano era de 270 grs. 100% de lana virgen y a la chaqueta afranelada con la que lo presenté le sentará mejor este de tricotina. Pues los 370 gramos del peso de la franela están más próximos a los de este pantalón de cavalry twill, así como su grosor.

      Recordando el artículo referido a la correcta confección de pantalones y teniendo en cuenta mis medidas antropométricas: cintura de 46 centímetros, cacha de 51 cm., muslo 30 cm., gemelo 22 cm. y tobillo de 13 cm. Estos pantalones tienen las siguientes dimensiones: 45-54-33-23-21. Por lo que tallan la silueta de mi pierna de manera cuasi perfecta.

      Como detalles cuenta con botones en su interior para sostener con tirantes (los cuales me son innecesarios en la práctica), forro de raso en la cara anterior de los muslos, un pasador para la cinturilla que oculto en las fotos, dos ceñidores laterales (que también son mera estética pues la medida hace que me asienten) y el dobladillo del bajo que provoca una bonita caída gracias a su peso.

      Diseño exclusivo y expresamente solicitado, Olego Valle factura 220,00 €uros por cada unidad. Y bien merecidos que me parece por que estoy tan satisfecho que ya le he encargado otro par en verde, idénticos… en cuanto los tenga, también los presento. ¿Cómo se ven?

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía José M. Salgado