Pantalón de lana gris con chaqueta de franela azul

“Cada día, es una pequeña vida”; Quinto Horacio Flaco (65-8 a. C.), poeta romano.

franela-lana-mezclando-lanas-conjunto-chaqueta-pantalon-0

      Cada vez tenemos menos tiempo y más ocupaciones en las que invertirlo. Esto nos invita a ser prácticos. Existen teorías, normas, reglas, criterios sobre como vestir; pero qué mejor que escribir sobre ello apoyándome en los atuendos que elijo. Si os parece, vemos por ejemplo el vestuario de mi último viaje.

      A la hora de elegir las prendas para el otoño-invierno, las lanas son al frío lo que los algodones para el calor. Imprescindibles. Y al igual que le sucede al tejido de origen vegetal, las telas obtenidas del pelo animal combinan igual de bien entre ellas.

      Lanas y franelas casan a la perfección. Y a muchos nos gusta utilizarlas con el conjunto por excelencia: el clásico de chaqueta azul con el pantalón gris. Actualizarlo con un sutil estampado como el marco de ventana rojo difuminado en la chaqueta, y oscureciendo el tono del gris del pantalón al máximo es un estilo personal. Caben infinidad de variantes.

franela-lana-mezclando-lanas-conjunto-chaqueta-pantalon-04

      Prefiero que ambos tonos sean oscuros. El marino para la chaqueta y el antracita de los pantalones. Con todo siempre es aconsejable disponer de los tres tonos principales de grises para los pantalones: antracita, media y claro para intercambiarlos, ya que todos combinan igual de bien con el azul.

      Respecto a la camisa; opté por la azul clara porque entona dentro de un conjunto de chaqueta pantalón y prefiero reservar las blancas para los trajes. Además, acompaña en informalidad y es más propia de la luz natural.

      Siempre le presto el mayor cuidado a la zona inferior. En este caso me decanté por unos calcetines de igual tono a la chaqueta, azul marino, y para el calzado se imponía uno marrón oscuro. El modelo de doble hebilla me pareció propio para la informalidad de un conjunto de estas características.

      En los complementos, la corbata y el ribete del pañuelo de bolsillo jugaban con el tono de los cuadros de la chaqueta. El granate. Así no introducía nuevos “colorines” que siempre es un embrollo.

      Los recursos son limitados y las opiniones, a menudo, variadas. Debatirse entre ellos resulta complicado, pero tomarse un poco de tiempo siempre mejora el resultado.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo