Distínguete en cada ocasión; por grados de formalidad del vestuario del caballero

Organizar el vestuario del caballero, considerando cada ocasión y su grado de formalidad. Cuanto más formal es el atuendo, menor posibilidad de variación e innovación; y también menor número de ocasiones en la que es acertado su uso; así como en el sentido inverso, tendremos más posibilidad dar rienda suelta a nuestra originalidad, estilo y buen gusto.

      En esta zona, con sus capítulos específicos, trataremos de organizar el vestuario del caballero, considerando cada ocasión a la que se acude en función de su grado de formalidad.

      Cuanto más formal es el atuendo, menor posibilidad de variación e innovación; y también inferior el número de ocasiones en la que es acertado e indicado su uso; así como en el sentido inverso, tendremos más posibilidad dar rienda suelta a nuestra originalidad, estilo y buen gusto.

      Ampliaremos de manera pormenorizada todos cada uno de ellos, paulatinamente en cada apartado, más en esta ocasión baste una somera estructuración; Continuar leyendo “Distínguete en cada ocasión; por grados de formalidad del vestuario del caballero”

En las muñecas del caballero

Siendo fieles a nuestro lema de, en las muñecas un buen reloj y… muy poco más, en este apartado, tendrán cabida la amplia variedad de relojes que existen en la actualidad.

Entendemos que este complemento, como le pasa a la corbata, presenta al caballero que lo porta y muestra buena dosis de su elegancia concentrándola. Porque aglutina gran parte del gusto y de la personalidad de cada uno. Continuar leyendo “En las muñecas del caballero”

“Por” los pies del caballero

Entendemos que es la parte de nuestra fisionomía más importante a la hora de elegir cómo y con que vestir/calzar; además de que tenemos que reconocer, que es nuestra debilidad.

      Entendemos que es la parte de nuestra fisionomía más importante a la hora de elegir cómo y con que vestir/calzar. Además de la que tenemos que reconocer, como nuestra debilidad. Una buena elección de esta prenda constituye el primer paso para la más distinguida elegancia.

      Estudios universitarios de los más importantes centros de estudios europeos y americanos, ponen de manifiesto que los zapatos son el claro exponente de nuestro vestuario. Y hasta concentran y definen la propia personalidad. Nuestro perfil, grado de elegancia y hasta del estado de ánimo. Continuar leyendo ““Por” los pies del caballero”

Sobre el torso del caballero

Es la parte de nuestra anatomía que más superficie ocupa por lo que el vestuario que se va a utilizar para cubrirla y adornarla tiene una gran importancia debido al protagonismo que adquiere, lo que le otorga una notoriedad mayor.

      Es la parte de nuestra anatomía que más superficie ocupa. Por lo que las prendas que se van a utilizar para vestirla; cubrirla y adornarla tiene una gran importancia debido al protagonismo que adquiere, cuando menos por tamaño. Lo que le otorga una notoriedad singular.

      Podemos vestir esta zona de nuestro cuerpo con varias capas superpuestas, así como por una sola, y son de múltiples formas y variados usos en función de la estación climatológica. Y como no  la ocasión a la que se asiste. Continuar leyendo “Sobre el torso del caballero”

Las tendencias del caballero

Para nosotros el más amplio concepto de ser un caballero es algo primordial y prioritario.

El aspecto que se trasluce a través de la indumentaria, refleja un interior bien educado, estructurado y trabajado en todos los aspectos de la vida.

La elegancia es una cuestión de cultura y conocimiento no de medios económicos o posición social, por este motivo apostaremos por la formación y el asesoramiento -constante- en el apartado didáctico de este capítulo.

Complementaremos con la miscelánea del mayor número y variedad de temas relacionados con el mejor deleite del hombre. Continuar leyendo “Las tendencias del caballero”

Los sombreros del caballero

Los sombreros son una prenda muy poco usada hoy en día. A principios del pasado siglo era algo tan habitual en los caballeros, lo raro resultaba que no lo llevase cuando este salía a la calle, sea cual fuera la condición social de su portador. Sin duda, en la actualidad, es meramente testimonial su uso; más de hacerlo, con un acertado modelo y en la ocasión precisa, dará como resultado una imagen difícilmente superable.

El más alto exponente de este, es el de “copa”; para usarlo en las ocasiones de más alta formalidad o etiqueta; con frac o chaqué. Continuar leyendo “Los sombreros del caballero”