Oxford full brogue negros de CARMINA

“La belleza es el misterio de la vida. No está en los ojos sino en la mente”; Agnes Martin (1912-2004), pintora canadiense.

      Las cosas bellas no garantizan la felicidad. Ser feliz requiere capacidad para valorar la belleza, cierto; pero sobre todo disponer de la suficiente sensibilidad para reconocerla. En cuanto a las posesiones, propias o anheladas, lo único demostrado es que restan libertad y solo reconfortan aquellas que se lograron con esfuerzo.

      Hace dos semanas me puse de nuevo en contacto con Betty Albaladejo, Directora de Exportación de la firma balear Carmina Shoemaker y descendiente de sexta generación de su fundador, Matias Pujadas, para la adquisición de mi nuevo par de zapatos que ya forman parte de mi “joyero” particular. Me siento halagado con su contacto y amabilidad.

      Le tenía echado el ojo al modelo full brogue negro desde hacía tiempo, porque un par de zapatos totalmente perforados siempre es importante para completar el armario calzador, toda vez que hayamos cubierto los más básicos.

      Practicar un micro agujereado completo le confiere al modelo un punto intermedio de formalidad. Válido para sustituir a cualquier zapato marrón con garantías sea cual sea el color del pantalón, así como para utilizar en casi cualquier oportunidad. Tanto con corbata como sin ella. Puesto que este clásico inglés tiene una versatilidad que lo hace apto para un amplio abanico de posibilidades.

      Salvo para trajes de ceremonia o con vaqueros se pueden utilizar en cualquier ocasión.

      La horma es la denominada Rain, de las quince diferentes que dispone la marca mallorquina. Tiene una forma semi cuadrada en la punta tipo Vega, con un buen calce en la zona del empeine lo que le hace cómodo.

      Se trata de un zapato robusto y como detalles cuenta con una esquina interna matada (con bisel) en el tacón para evitar enganches con el bajo en el caso de ponernos los pantalones con ellos puestos. Operación que sabemos desaconsejada pero que habla del cuidado durante su fabricación.

      Además cuenta con cinco puntas delanteras de protección y nueve traseras para la sujeción de un tacón realizado con la mitad posterior en goma para evitar resbalones. Aquí es donde pongo el único inconveniente, pues solicité de forma explicita que me los facilitaran con la puntera de metal pero se olvidaron de esta opción.

      El cosido de la doble suela de piel de becerro está realizado por el método Goodyear Welted a la vira plana. Como se viene haciendo desde que en 1869 Charles Goodyear lo utilizara por primera vez.

      No voy a descubrir ahora a CARMINA, cuando llevo utilizando sus zapatos más de un lustro y calza los pies más exigentes de medio mundo desde 1866, pero si conviene reconocer una vez más el orgullo de contar en España con una firma tan reconocida como influyente en el sector de la moda internacional.

      Todo amante del calzado suspira por su calidad, porque CARMINA es sinónimo de exclusividad.

      Para piezas atemporales y conservar para toda la vida, a día de hoy, no recomiendo otra casa zapatera.

      Toda vez que hemos cumplido cierta edad, cada vez que adquirimos un nuevo par, bien lo podremos hacer pensando en nos acompañarán el resto de nuestros días. No quiero decir por ello necesariamente haber llegado, deseemos, al meridiano de nuestras vidas; sino que con un cuidado y mantenimiento adecuados no sería de extrañar que nos durarán otras cuantas décadas.

      Hoy, muchos disponemos de calzado con más de 20 años en buen estado. Y pensando en que nuestros en días cada vez caminamos menos, disponemos de más unidades y tenemos mayores cuidadosos con ellos, no es descabellada esta suposición.

      Cuanto más tiempo permanezcan a nuestro lado, más bellos los valoraremos.

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado

[mc4wp_form]

  • Balmoral

    Buenas tardes, David:

    No he podido evitar corregirle un error gramatical: “toda vez” significa “ya que”, no significa “siempre y cuando”, ni tampoco significa “una vez que”. Por lo demás muy buen artículo.

    Muchas gracias y un saludo.

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias por tu corrección querido Pablo y feliz tarde también para ti.

      Lo cierto es que por más que leo y escribo no termino de dominar nuestra bella y compleja lengua… demasiados años de ciencias e ingeniería me temo. Seguiré trabajando aunque a buen seguro me hará falta mucho más tiempo para dominarla como debo 🙂

      Saludos cordiales y muy agradecido por tu amabilidad.

      • Balmoral

        Gracias a ti, David. De verdad, es un placer leer tus artículos. Enhorabuena por el blog, del que soy fiel seguidor 🙂

        ¡Y perdona por el apunte gramatical!

        • vestirseporlospies

          El placer es mio por contar con lectores como vosotros… los que hacéis del blog lo que es.

          Nada que perdonar, todo lo contrario, me has enseñado, y eso siempre es muy de agradecer. (Soy consciente de mis limitaciones y solo deseo mejorar día a día…:-) )

          Un abrazo, estimado Pablo.

          PD. Si “Toda vez” sustituye a “puesto que” o “ya que” no veo razón para cambiarlo, pero déjame que lo eche una consulta con la almohada. 🙂 ¿no?

          • Balmoral

            Es verdad que en el primer uso puede haber dos interpretaciones (yo estaba pensando en la segunda):

            – Le tenía echado el ojo al modelo full brogue negro desde hacía tiempo, porque un par de zapatos totalmente perforados es importante para completar el armario calzador, ya que que hemos cubierto los más básicos.

            – Le tenía echado el ojo al modelo full brogue negro desde hacía tiempo, porque un par de zapatos totalmente perforados es importante para completar el armario calzador, siempre que hayamos cubierto los más básicos.

            En el segundo uso también caben dos interpretaciones, pero para encajar la de “ya que”, sería necesario cambiar el tiempo verbal:

            – Ya que hemos cumplido cierta edad, cada vez que adquirimos un nuevo par, bien lo podremos hacer pensando en que nos acompañarán el resto de nuestros días.

            – Una vez que hayamos cumplido cierta edad, cada vez que adquiramos un nuevo par, bien lo podremos hacer pensando en nos acompañarán el resto de nuestros días.

            Ya te he dado tema para la almohada 🙂

            ¡Un abrazo, David!

          • vestirseporlospies

            Muy agradecido querido amigo Pablo.
            Te asiste la razón, cambiado 🙂
            Otro abrazo para ti,

  • Santiago

    ¡El Stradivarius del calzado,si señor!
    En el escaparate de la tienda -en la Calle Unión- tienen en exposición un zapato cortado por su mitad y la gente,sobre todo los turistas que vienen de todo el mundo en peregrinación,le hacen fotos para enseñar a sus amigos.
    Una maravilla.Da pereza pagarlos,es verdad,pero cuando eres consciente de lo que calzas…Hasta te parecen baratos.
    Saludos.

    • vestirseporlospies

      Un abrazo querido Santiago, como estás…

      No te falta ápice de razón… a mi me encanta tenerlos en los pies, y hasta verlos en el zapatero-joyero. Belleza y calidad, todo un placer.

      Feliz descanso amigo,

      PD. La foto, que comentas, no tiene desperdicio… 🙂 en esa “ventanuca” pequeña

      https://uploads.disquscdn.com/images/8d01118ab2b3cdcb49e3e5a702955fd58940f03e7620b1b5a8a4db21eb4ef372.png

      • Santiago

        Efectivamente.Pero lo que no tiene desperdicio es ver a escandinavos,británicos,alemanes,rusos,…entrar con un papelito en la mano con la dirección apuntada por algún amigo,con expresión reverencial,ojipláticos,…y verlos salir con varias cajas de zapatos,arruinados pero felices…Ja,ja,ja,…
        Saludos

        • vestirseporlospies

          JAJAJAJA, gracias amigo Santiago y feliz día.

          Aunque supongo que para estos veraneantes, que no estarán faltos de liquidez, la excelente relación calidad precio les debe de dejar más que satisfechos… Para su nivel de vida debe ser percata minuta… y en comparación con sus Edward Green, Crocektt and Jones y tantos otros… entiendo que no habrá color 🙂

          Saludos cordiales, JAJAJAJA