Oxford Flex blue. Mi experiencia.

“La simplicidad es lo más difícil de conseguir en este mundo, es el último límite de la experiencia y el último esfuerzo del genio”; Baronesa Dudevant, novelista francesa.

carlos-santos-shoes-goodyear-flex-oxford-blue-00

      El trabajo constante desarrolla grandes habilidades. Joan Miró, ese genio de la pintura del que muchos ignorantes opinan cuando ven -que no reconocen- sus cuadros aquello de: “mi hijo de cinco años lo puede hacer mucho mejor”, confesaba en una entrevista publicada en El País a sus 85 años que su rutina diaria era: “Me levanto todos los días a las ocho, me baño y bajo aquí, al taller Sert donde trabajo hasta la hora del desayuno. Luego continúo hasta las dos. Como, descanso veinte minutos e inmediatamente vuelvo aquí,al trabajo. Por la tarde reviso lo que he hecho por la mañana y preparo el trabajo del día siguiente. Pero la hora en que más trabajo es muy temprano, a eso de las cuatro de la mañana. Trabajo sin trabajar. En la cama. Entre las cuatro y las siete me entrego completamente a mi tarea. Después vuelvo a dormirme, entre las siete y las ocho. Casi siempre es así”.

      Nuestra experiencia personal nos habrá enseñado que a parte de ser agotador, el trabajo diario proviene de tanta tranquilidad como habilidad. Habilidad como la que dispone Ana Santos. Lo explico.

      Hasta la fecha todos los artículos que presento los elijo o diseño personalmente como no podía ser de otra manera. Aunque escuchando con atención el asesoramiento de los expertos, los cuales nos aportan tanto valor. Sin embargo en esta ocasión no fue así y fue la propia directora de Carlos Santos la que me hizo llegar los modelos que ella prefirió, sin consultarme, para que los probara.

      Cuando abrí el paquete sentía el imaginario hueso de melocotón ubicándose dentro mi garganta. ¿Cómo defendería algo que no había seleccionado?

carlos-santos-shoes-goodyear-flex-oxford-blue-02

      Me sorprendió la capacidad de acierto que demostró Ana con su elección, con buena dosis de intuición femenina no me cabe duda. Me gustaron. No disponía aún de un modelo de estas características –Oxford azules-, se adaptan a mi estilo clásico y sencillo, y era uno de los modelos que había confesado serían los siguientes en adquirir para completar mi armario.

      Si revisamos la colección que vamos completando, comprobaremos se integra perfectamente dentro de ella. Sin duplicarse.

      Se trata de un zapato con la horma formal que corresponde al Oxford, pero con un color tan claro que se hace casual. No apto para el uso con traje aunque pudiera servir para uno azul claro muy sport, sin embargo se puede vestir con cualquier otro atuendo.

      Propio para usar durante casi todo el año. Es decir, ni con mucho calor ni con frío porque su horma no es ni abierta, ni armada. Más bien es baja de caña.

carlos-santos-shoes-goodyear-flex-oxford-blue-06

      Para vestirlo opté por algo sencillo. Vaqueros con un jersey de cuello alto negro y con los calcetines azules de tono intermedio entre el zapato y el pantalón, para facilitar el encuentro. Todo el protagonismo para el zapato.

      Probé lo descubierto en el artículo del pasado sábado sobre el nudo de los cordones. Y como se puede comprobar en la foto (superior), si pasamos la segunda lazada por debajo o por encima del nudo este queda horizontal o vertical respectivamente.

      Como curiosidad comentar que la lengüeta esta cosida a un lado por dentro de la pala para evitar que se caiga.

      Pronto presentaremos otro modelo de esta colección, hasta entonces…

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
© Fotografía Jose M. Salgado

carlos-santos-shoes-goodyear-flex-oxford-blue-05

[mc4wp_form]

  • Carlos

    Preciosos zapatos… solo una pregunta… ¿los pantalones tan abiertos de campana obedecen a alguna intencionalidad?… da un aspecto un poco anticuado… Gracias y un saludo
    Carlos L

    • vestirseporlospies

      Gracias a ti estimado Carlos por tu comentario.
      La verdad es que yo con un 45 de pie suelo usar algo anchos los bajos, rara vez por debajo de 22, que es exactamente lo que tiene éste modelo de GANT. Bastante reciente por cierto. Aunque cierto es que me gusta más el 501 pero no me sienta igual.
      Saludos cordiales y a tu disposición,

  • Leo

    Buenos días:
    La verdad es que los zapatos son muy bonitos. Yo tengo unos del mismo color y diseño, en piel vuelta, aunque en calidad los suyos ganan por goleada. Y eso me lleva a hacerle una pregunta. No soporto las arrugas que salen en el empeine del zapato. Las considero antiestéticas, sobre todo en los zapatos de vestir (en los de sport no me molestan tanto), aunque use sus correspondientes hormas. Teniendo una economía muy discreta, mis zapatos son bastante aceptables, aunque mejorables. Así que si algún día decidiera hacerme unos zapatos a medida… ¿Tendría garantizada la ausencia de arrugas en el empeine? ¿O por muy buenos que sean los zapatos, la piel, las hormas… siempre saldrán esas arrugas? ¿Cual es su experiencia en ello?
    Muchas gracias de antemano. Siempre es un placer leerle y escribirle.

    • vestirseporlospies

      Estimado Leo, muchas gracias por su comentario y le contesto desde mi experiencia.
      Las arrugas en la piel del zapato son inherentes a ella desde que se comienza a usar en la zona donde se dobla al caminar. Ahora bien, si la piel del calzado es de calidad y está bien hidratada (con crema) son inapreciables a simple vista. Mi experiencia en zapatos de casi 20 años es que son micro arrugas lo que aparecen, pero en los que son de mala calidad se forman verdaderos pliegues (rugosidades). A mi me sucede igual y a diferencia de otros colegas, me encanta lo nuevo, pero la solera y vida que cogen nuestras prendas con el paso del tiempo es lo que les da su verdadero valor. En este caso la arruga es bella… y pronto le dedicaremos un artículo a esta cuestión…
      Las hormas ayudan a que la forma se conserve, pero poco pueden hacer por las arrugas que se forman con nuestro movimiento.
      Respecto al color azul, efectivamente, hemos comentado anteriormente que debido a su color informal son propios de la piel vuelta, más que de la pulida…
      Un saludo muy cordial y a su disposición,

    • Patricio Riquelme

      Estimado Leo,
      Con vuestro permiso y la mejor de las intenciones, me tomo la licencia de opinar en un tema en que no fui consultado ni invitado.

      Estoy totalmente de acuerdo con David, en que la arruga es inherente al zapato desde que se comienza a usar. En mi caso tengo un modelo Diplomat en mi haber que es el que más arrugas presenta en el empeine, presumo porque tiene una horma más holgada que los otros.

      Al principio, lejos de agradarme, lo encontraba muy molesto, al igual que Ud. No obstante, con el tiempo he aprendido a apreciar la belleza de estos detalles y el carácter que el tiempo va imprimiendo a un producto de calidad. Hoy, no puedo estar más de acuerdo con la opinión que se da.

      Un zapato es el mejor ejemplo de aquella frase que dice que “la calidad es recordada mucho tiempo después que el precio es olvidado”.

      Un abrazo desde Chile.

      • vestirseporlospies

        Muchas gracias estimado Patricio por tu comentario y por supuesto que debes tomarte esta -y más- licencia… nos aportas un gran valor.
        Saludos cordiales y un abrazo enorme a esta querida tierra chilena.

      • Leo

        Muchas gracias a ambos. La verdad es que mis primeros zapatos no fueron de una calidad excepcional, la verdad sea dicha. Empezar a trabajar y necesitar varios pares para no repetir con demasiada frecuencia me hicieron fijarme más en el precio y en la versatilidad que en la calidad. Con el tiempo, según ha ido aumentando mi educación en el vestir he ido mejorando la calidad de los zapatos, pero seguía viendo aparecer las arrugas, lo cual me generaba cierta frustración. Así que supongo que tendré que cambiar la mentalidad y aunque no creo que llegue a amarlas apasionadamente, me esforzaré por aceptarlas y tolerarlas.
        Saludos a Chile y a nuestro apreciado David.

        • vestirseporlospies

          Muy buenos días, estimado Leo… estuve buscando una foto de unos zapatos que tiene más de 20 años para mostrarte… Las arrugas aún hoy son inapreciables a simple vista, aunque lamentablemente no las guardé en sus correspondientes hormas y están deformados… Igual este ejemplo te puede valer… a mi me sirvió para no volver a dejar un calzado sin “pernitos” y para apreciar la piel de calidad… Abrazos y gracias,

    • David Pardo

      Las arrugas son inevitables. El príncipe Carlos de Inglaterra lleva usando sus zapatos de John Lobb desde hace más de cuarenta años como se ve en la foto y, a pesar de ser de los mejores zapatos que se pueden comprar, están llenos de arrugas. A pesar de eso, para mi gusto no desmerecen en absoluto. Antes bien, al contrario.

      • vestirseporlospies

        Gran apunte, e imposible mejor documentado. Muchas gracias amigo David y un abrazo,