Otra propuesta sport para el buen tiempo

“Un padre enseña más que un centenar de maestros de escuela”; George Herbert (1593-1633), sacerdote inglés.

      Llevamos nuestra infancia con nosotros. Cuando menos algunas instantáneas resultan imborrables de nuestra memoria. (Por favor, no dejes de contarnos alguna tuya en los comentarios). Uno de aquellos primeros recuerdos que me han perdurado con especial nitidez es la imagen de mi padre con su polo Fred Perry, inmaculadamente blanco, durante los días de vacaciones en las playas Cantábricas de Asturias.

      Lo acompañaba con pantalones de sport, siempre largos y rara vez vaqueros, y aunque disfrutaba de muy pocas jornadas de descanso esta fotografía permanece indeleble en mi mente.

      A mi, hoy, me gusta tanto esta prenda que la visto con asiduidad. El polo blanco es mi preferido, aunque no me ha dado buen resultado en la firma Lacoste. En concreto el de piqué y tres botones tiene una calidad muy por debajo del resto de colores. No teniendo lógica, lo he puesto en conocimiento del responsable de zona y alude al suavizante. Sin embargo, lo cierto es que con el resto de la colada no sucede igual.

      El conjunto de un polo liso y un pantalón ligero, en este caso de finísima pana de algodón marrón claro, me encanta. Siendo uno de los conjuntos que más utilizo durante mis días de asueto con buen tiempo, me ha valido para probar un día más los zapatos de ante de Vidal Fernández. Los cuales con un cinto de la misma firma que el polo en piel pulida marrón con un grabado imitando a la piel del cocodrilo entiendo que combinan suficientemente; porque -sabemos- nunca hemos de casarlos.

      El pantalón de pana es de Massimo Dutti. De cuando hacía ropa de calidad y duradera. Lleva conmigo muchos años y se conserva a la perfección, si bien es cierto que tuvieron la mala idea de ponerle unas decorativas tiras de piel en el mismo que destiñeron al primer lavado. Por suerte las pude cortar y en los siguientes lavados se fueron borrando las manchas originadas.

      Esta propuesta, nada innovadora, que ya usaban nuestros padres y a buen seguro continuaran nuestros hijos resulta muy socorrida para evitar la anterior de los pantalones cortos en momentos comprometidos. Puesto que con un look tan sport como el anterior NO podremos acudir a los compromisos que nos surjan en la urbe como llevar a los niños a un cumpleaños, la casa de su amigo del colegio o recogerlos de un campamento urbano. En tales circunstancias, NO hay necesidad de enseñar las piernas.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado

Si deseas recibir de forma cómoda nuestras publicaciones, déjanos tu e-mail de contacto y te haremos llegar -periódicamente- una actualización con nuestros últimos artículos. Estamos a tu disposición. Muchas gracias y buena suerte

O consulta todos nuestros artículos desde la página de archivo