Oscureciendo los zapatos rojos

“Estoy en la búsqueda de lo que no puede ser alcanzado: la perfección”; Andrew Vachss, escritor estadounidense.

derby-blucher-noruegos-norway-vidal-fernandez-rojos-oscurecidos-00

      Perseguimos la perfección aun conscientes de que nunca la lograremos. De manera similar a como el burro del cuento sigue a la zanahoria que pende de la caña de quien lo monta, nosotros perseveramos en aspirar a lo inalcanzable. Pero con otra intención. Como motivación para mejorar con cada paso.

      La perfección, como resultado que es, no significaría ninguna recompensa. Solo guía el camino. Lo verdaderamente importante es disfrutar del proceso.

      El último par de zapatos de Vidal Fernández fue un ejemplo de esto. Eran similares a los que yo quería, pero no exactos. No me quedaba totalmente convencido con el tono como comenté en el artículo, y la solución era tan sencilla como devolvérselos a Vidal para que oscureciera la pala solo un tono -no más- y tiñera de negro el canto (de la suela).

      Dejar las prendas a nuestra completa satisfacción suele ser cuestión de matices, y ahora mi calzado lo está. Insisto en que la firma de Vidal Fernandez no hace este servicio solo para mí, sino que se lo ofrece a cada cliente que lo demande.

      Por otro lado es positivo que demandemos a las casas un trato personalizado. Para ellos y para nosotros. Máxime en la época que vivimos, todos a un paso de teclado y cuando la logística del transporte es extraordinaria. Hace algunas décadas resultaba impensable que un cliente contactara con una marca, pero hoy lo más valioso para ellas son nuestras preferencias y hemos de aprovecharlo.

      Este concepto es uno de los pilares del éxito de INDITEX, puesto que al fin y al cabo saben que somos los que compramos y anhelan satisfacer nuestro gusto.

      Insistí por dos motivos. Primero porque creo que al calzado de hombre le favorece la oscuridad. Máxime para aquellos zapatos de vestir clásico, o de cordones y para acompañar a un pantalón de tono medio como era mi intención. Y segundo porque cuando nos quedamos con alguna prenda sin el total grado de satisfacción, es fácil que pronto la terminemos descartando. Y ambas cuestiones son significativas en una pieza que nos debe acompañar durante muchos años.

      Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía Jose M. Salgado
Zapatos: Vidal Fernández. Pantalón: Gant (azul) y Cortefiel (gris). Calcetines: Urban.

[mc4wp_form]

  • Alberto

    Gracias David. Al final te saliste con la tuya.
    He de decir que a un servidor tambien le gustan más con ese toque de oscuridad. Un saludiño!

    • vestirseporlospies

      A ti amigo Alberto.
      He de reconocer que a todas las personas que más lejos llegaron de cuantas que he conocido en mi vida procedián de la siguiente manera: fijaban su objetivo y siguieron adelante hasta conseguirlo… en las grandes o pequeñas cosas… Me puede la búsqueda de la excelencia.
      Saludos cordiales también para ti querido amigo,

  • Anonimo

    En eso tienes toda la razón, lo más importante es que el comprador este totalmente a gusto con el artículo comprado y sobre todo cuando va a ser lucido por uno mismo. Pero lo dicho, eran perfectos como estaban, sin desmerecer por supuesto el acabado final que también me gustan. Un saludo

    • vestirseporlospies

      Muchas gracias estimado Necho, soy consciente que a ti te gustaban más al anterior versión pero me resultaban un poco claros para acompañarlos con tonos medios u oscuros de pantalones como suelo. Cuestión de gustos… pero lo interesante es lo que apuntas, cada uno el suyo y facilitado por las firmas.
      Saludos cordiales,